La mujer y el empleo

Archivado en Documentacion, Mujeres e Igualdad

DESIGUALDADES

La mujer y el empleo


Son muchas las cifras que demuestran la desigualdad en el empleo. Ni siquiera los planes de igualdad de las empresas han podido hasta la fecha “abolir “  las diferencias  laborales entre hombres y  mujeres.



pdf
print
pmail

Entre las causas de la brecha salarial de género, tenemos que:

  • La mayoría del empleo femenino se concentra en el sector servicios, en puestos de trabajo de escaso reconocimiento social, con el consiguiente reflejo en los salarios.  
  • Las mujeres con las mismas cualificaciones o experiencia que sus compañeros, suelen ocupar puestos inferiores.
  •  Las mujeres optan por contratos a tiempo parcial y así poder compatibilizar el empleo remunerado con el trabajo doméstico y el cuidado de las personas dependientes de la familia.

Entre las consecuencias

  • Los efectos negativos en la autoestima de las mujeres.

  • La falta de independencia económica.

  • El mantenimiento de situaciones familiares inviables que pueden derivar en casos de violencia de género.

Las cifras hablan: 

  • En el año 2006 la brecha digital de género en España se sitúa 9 puntos por debajo de los hombres.
    Fuente:
    Instituto de la mujer 
  • El 16,30% de las mujeres españolas usan Internet frente al 25,10% de los hombres según datos estadísticos del 2006
    Fuente:
    Instituto de la mujer
     

  • En 2007, las mujeres de la Unión Europea ganan un 15% menos que los hombres.
    Fuente:
    Instituto de la mujer
  • Sólo el 27% de las mujeres utilizan las tecnologías de la información y comunicación frente al 73% de los hombres.
    Fuente:
    El periódico de Catalunya
  • Dentro de la empresa, la mayoría de las mujeres se encuadra dentro de la categoría profesional de administración, (61%) y de los servicios, (60%) o bien dentro de la categoría de no cualificados (48%).
    Fuente:
    Expansión y empleo
  • Según la Comisión Europea, las mujeres españolas cobran un 13 % menos que los hombres.
    Fuente:
    Cinco días


  •