Archivado en Comunicados, Salud Laboral, Empleo

CCOO Banesto

… Y MÁS, Y MÁS Y MÁS


Hay un abismo entre la normativa que nos exige cumplir el banco y los métodos de trabajo que día a día nos impone. No queda más remedio que ajustarse a la normativa y recordar que, por no alcanzar objetivos no sancionan a nadie y por no cumplir la normativa te juegas tu puesto de trabajo.


pdf
print
pmail

 

… y más Normativa: Ya no solo prima vender y vender productos de cualquier manera, sino que además ahora se exige un cumplimento exhaustivo de la normativa, algo que antes era un inconveniente para conseguir los objetivos, hoy es la piedra angular de la nueva forma de hacer.
Ahora el banco nos bombardea con recordatorios sobre normativa, horas para leerla, horas para cumplirla y horas para explicarla a los clientes: más trabajo a los de siempre, a los que estamos en el tajo día a día. ¿Qué quieren las cabezas pensantes? Descargar de responsabilidad a la dirección del banco y echarla sobre los hombros de los empleados.
… y más Objetivos: Los cambios deben ser progresivos y se deben poner los medios para que se pueda cumplir con lo que se pide. Para empezar, si quieren aumentar el control normativo, tendrán que rebajar los objetivos y ampliar las plantillas.

… y más Trabajo: Para cumplir con esas exigencias se necesita adecuar la plantilla. Pues al contrario y como siempre, la falta de plantilla que sufrimos todo el año se incrementa de forma alarmante en vacaciones.
La solución de contratar personal se hace escasa en número y con tan poco tiempo previo que llegan sin preparación. Incluso a veces estos nuevos contratados se quedan solos en las oficinas para cubrir vacaciones.
Si lo que pretenden es alargar la jornada para hacer frente a todas las exigencias, entonces estamos incumpliendo lo que dice y ha firmado la Presidente con el acuerdo de Igualdad y Conciliación.
Apuntamos una solución, muy simple: prever recursos y preparar equipos de suplencia. De esta manera, no sólo garantizamos la salud laboral, sino que evitamos que la calidad se vaya también de vacaciones.
 
Julio 2008