Archivado en Comunicados, Salud Laboral, Jornada

La Inspección de trabajo dio la razón a CC.OO. en la denuncia reclamando a Banco Sabadell

¿Cargas de trabajo? Más no, gracias (5)


28 05 08 Es hora de decir ¡Más no, gracias! A las prolongaciones indiscriminadas de jornada, a las cargas de trabajo inhumanas, a la obligación de realizar tareas sin la formación adecuada...


pdf
print
pmail

¿Cargas de trabajo? Más no, gracias (5)
A mediados del año 2006 la Inspección de trabajo tuvo a bien pronunciarse sobre la denuncia que interpuso CC.OO. por la no aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, que obliga a las empresas a la realización de la Evaluación de Riesgos Psicosociales a sus empleados. Lo veníamos reclamando desde hacía más de diez años. Así pues, la resolución de la Inspección obligó a Banco Sabadell a evaluar estos riesgos que, aún no respetando los plazos marcados y escogiendo el método más benévolo para la empresa, arrojó unos resultados previsibles de riesgo de carga mental de los empleados, que aconseja una actuación para corregirlos lo antes posible. Este riesgo viene por el exceso de carga de trabajo, es decir, el exceso de volumen de trabajo para el tiempo de la jornada laboral, la diversidad de tareas que requieren el manejo de una gran información y la necesidad de respuestas inmediatas, en ocasiones sin las herramientas adecuadas.

Ha pasado ya un año desde que se dieran a conocer los resultados de la encuesta. En innumerables ocasiones desde CC.OO. hemos reclamado a la empresa la aplicación de medidas correctoras (soluciones a los riesgos detectados), y presentado en el CESS (Comité Estatal de Seguridad y Salud) una propuesta de dieciocho puntos que entendemos son imprescindibles para la solución de la situación limite que vivimos los empleados de este Banco. Esta propuesta fue rechazada punto por punto, bien por su negativa a aplicarlos o argumentando que eran cuestiones que ya se estaban llevando a cabo, al parecer nada más que en su imaginación.

Ahora afrontamos una nueva etapa en la que se anuncian cambios organizativos, CAR (Centros Administrativos Regionales) Plan Óptima, etc. Se dice que es para liberar trabajo administrativo en las oficinas, pero en algunos casos ya se anuncia que sobra gente antes que se monte el CAR; en otros se desmantela o reduce a mínimos las plantillas de suplencias y, por tanto, crecen los problemas para la realización de las vacaciones a las que legalmente tenemos derecho.

Desde CC.OO. iniciamos hace algunas semanas una batería de comunicados bajo el titulo genérico de "¿CARGAS DE TRABAJO? MÁS NO, GRACIAS", cuya intención ha sido concienciar a la plantilla sobre la "vara de medir" que emplea la empresa para valorar nuestro trabajo: esa famosa-desconocida ADM1, que lo mismo sirve para dividir nuestro cuerpo en cuartos, como en la pollería (sobra o falta un cuarto de empleado), como que por ejemplo, tenemos 3,24 minutos al día por empleado para atender el teléfono; es decir que lo que exceda de ese tiempo no se considera tiempo trabajado ¿No es esto una insultante hipocresía?

Creemos que ha llegado el momento de decir ¡MÁS NO, GRACIAS!:
· a esta falta de respeto por nuestro trabajo,
· a las prolongaciones indiscriminadas de jornada,
· a las cargas de trabajo inhumanas,
· a la obligación de realizar tareas sin la formación adecuada,
· a las campañas solapadas con objetivos irrealizables,
· a hacernos creer que la faena que nos asignan es nuestra y somos responsables de su realización,
· a robarle tiempo a nuestras familias y ocio con la convocatoria por las Zonas de caprichosas reuniones fuera de nuestro horario laboral,
· a escudarse tras una herramienta de medición del trabajo que se va adaptando a la plantilla asignada a la oficina, (mediante el subterfugio de corregir unilateralmente los tiempos de las tareas a la baja), en lugar de determinar el numero de empleados necesario,
· a muchas cosas más y, sobre todo,
· a que en el mismo paquete envuelvan nuestro salario y nuestra salud, porque los trabajadores vendemos nuestro trabajo a las empresas, jamás nuestra salud.

Mayo 2008