Archivado en Comunicados, Salud Laboral, Empleo

CCOO BANESTO
Contra el miedo, información y diálogo

No hay razones para atacar el empleo en Banesto


La utilización del fantasma de la recesión económica está siendo aprovechada por Banesto para atacar la línea de flotación de su principal activo: los trabajadores y trabajadoras. Hasta el día de la fecha, mas de 20 compañeros y compañeras han sido despedidos por los más diversos y peregrinos motivos.


pdf
print
pmail

Además diariamente se producen presiones disfrazadas de ofertas para conseguir la baja del empleado en el banco. ¿Significa esto una guerra abierta de Banesto contra el empleo fijo? ¿Quiere emprender Banesto una reconversión encubierta con despidos y bajas incentivadas?  Tanto CCOO como UGT hemos salido al paso mediante circulares sobre esta ofensiva, a pesar de lo cual observamos que la actitud de Banesto no ha variado y continúan produciéndose bajas y sanciones en toda la geografía, sin más argumento que el excesivo celo que ahora se está poniendo en comportamientos que, hasta no hace mucho, se han venido alentando y aún premiando.

Desafortunadamente, la plantilla del banco sabe perfectamente lo que es una crisis. No podemos olvidar que hace apenas 15 años nos dejaron al borde del precipicio, y sabemos de siniestros personajes encargados de “sanear” el banco con métodos expeditivos a costa de los trabajadores; pero, ¿estamos en la misma situación? Nada más lejos de la realidad.

Banesto lleva acumulando beneficios desde 1996, con un 33,62% de beneficio medio anual hasta 2007. Tan solo en 2006, con la venta de Urbis, el banco obtuvo un 154,40% sobre el ejercicio anterior. En definitiva, el banco ha obtenido un beneficio acumulado del 1.683,47% desde aquel año, es decir, Banesto se ha multiplicado por 17 en doce años. El sueldo del Consejo de Administración ha crecido desde 2003 a 2007 un 201,93%, sin incluir dietas ni aportaciones a los fondos de pensiones, cuyo montante es de 38,64 millones de euros en 2007. Como podemos ver, una “crisis” en toda regla.

Estamos hartos, dolorosamente hartos, de que los responsables del banco hagan un “totum revolutum” de la situación para sacar beneficio: objetivos desmesurados, presiones, jornadas interminables, resultados diarios, amenazas, no renovación de contratos… en definitiva, tratan de meter el miedo en el cuerpo para buscar el fallo y hacer su particular “reconversión”. No se avisa, se persigue. Y no estamos dispuestos a verlas venir.  El banco debe examinar la situación con UGT y CCOO para buscar soluciones no traumáticas, y desde esa perspectiva, siempre estaremos dispuestos.

A partir de este momento, si Banesto sigue prescindiendo del diálogo sindical sobre la seguridad y la continuidad en el empleo, sacaremos el problema a la calle y expondremos a la sociedad los métodos y las contradicciones de “la mejor empresa para trabajar”.   

26 de mayo de 2008

SECCIÓN SINDICAL ESTATAL CC.OO.
SECCIÓN SINDICAL ESTATAL UGT