Archivado en

Conciliación de la vida familiar y laboral





pdf
print
pmail
Documento sin título

CONCILIACIÓN DE LA VIDA FAMILIAR Y LABORAL.

Trabajar más horas no significa ser más eficientes.

En nuestra empresa la cultura presencial del trabajador parece ser que es la única forma de poder acceder a puestos de mayor responsabilidad, (vulnerando de forma sistemática el Artículo 10º de nuestro Convenio Colectivo); si cumples en el trabajo pero no dedicas más horas de las que corresponden a la jornada laboral legal, no eres un trabajador considerado para ascender en tu carrera profesional.

Contrariamente la tendencia de las Empresas modernas, eficaces, y mejor valoradas por sus propios empleados va en dirección contraria. Basta con ojear las páginas de trabajo y economía de la prensa especializada o seria. Para ser eficientes no hace falta prolongar la jornada más allá de lo establecido legalmente, hace falta formación, buena organización del trabajo y sobre todo no tener empleados descontentos, fundamentalmente por no poder conciliar su vida personal con la profesional.

Nuestro objetivo es que Banco de Valencia esté en ese ranking también, y deberíamos ser nosotros, los profesionales de la misma, los que empecemos a hacerlo posible, ya que al parecer sus directivos no lo entienden.
Estar de 8 a 8 en la oficina no sirve para ser más eficiente, eso está obsoleto, hay otra regla del 8 mucho más moderna: 8 horas de trabajo, 8 de descanso y 8 para tu familia, amigos, aficiones etc..

Otra reflexión que deberíamos hacer: Si alrededor del 40% de nuestros compañer@s hace una media de 6 horas semanales no retribuidas, no cotizadas y no declaradas al fisco, tenemos un total aproximado de 5.000 horas semanales, teniendo en cuenta que nuestra jornada semanal es de 38 horas de media, resulta que podríamos tener 125 compañer@s más aportando un salario a su casa, y esto siendo muy “generosos” en el cálculo. Además, podríamos seguir con la incidencia de esto en la cuenta de resultados, ¿que parte de los mismos llega por esta vía?, ¿quien es el beneficiario?, etc.

 

Por otra parte, por si os sirve de ayuda, os reproducimos la propuesta de “DECALOGO” elaborada por la COMISION NACIONAL PARA LA RACIONALIZACION DE LOS HORARIOS.

1.- Separe lo personal de lo laboral. Intente seguir la regla de ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso y ocho horas de tiempo libre.

2.- Priorice. No todas las tareas pendientes son urgentes, unas son más apremiantes que otras. Organice su tiempo en función de éstas y no devalúe el sentido de la palabra “urgente”.

3.- Aprenda a decir “no”. Le ayudará a gestionar adecuadamente el tiempo y evitar tareas que no le corresponden.

4.- Planifíquese. La planificación es la piedra angular de la gestión del tiempo. Algo tan simple como escribir un listado de tareas es muy útil.

5.-Sea respetuoso con el tiempo. Si se ha comprometido a no extenderse más allá de un tiempo en la realización de una tarea, sea escrupuloso con su cumplimiento, y exija a los demás que lo sean también.

6.- Sea puntual. Si respeta los horarios de sus citas, o de comienzo de jornada estará más legitimado para salir puntualmente a su hora.

7.- Evite y combata el presentismo. Las empresas cada vez evalúan más a sus trabajadores de acuerdo con sus resultados. Pasar 12 horas al día en la oficina no nos ayudará a ser más valorados en el trabajo ni a ser más productivos ni más eficaces.

8.- Convoque reuniones sólo cuando sea necesario. A menudo se pueden sustituir por una simple conversación telefónica.

9.- Organice sus reuniones para que no es extiendan. Hay que fijar no sólo hora de inicio, sino también de finalización. Previamente, mande a los participantes un orden del día con los puntos a tratar, y encauce el tema de la reunión si se desvía.

10.- Sustituya las comidas de trabajo por desayunos. Igual de efectivos para la toma de decisiones, pero mucho más breves.

¡¡¡ BASTA YA DE PROLONGACIONES OBSESIVAS DE JORNADA LABORAL!!!

 

Valencia, 22 de mayo de 2008.