Archivado en

Hasta julio han muerto 188 trabajadores en el trayecto de regreso a casa a causa de la fatiga de una jornada excesiva

La imprudencia laboral llevará a la cárcel al empresario responsable de un accidente


Los empresarios que sean imprudentes a la hora de prevenir los accidentes laborales podrán acabar en la cárcel: así se indica en el acuerdo marco firmado por los ministerios de Interior y de Trabajo, la Fiscalía General del Estado y el CGPJ y los sindicatos UGT y CCOO.


pdf
print
pmail
Gobierno, justicia y sindicatos se han aliado para poner freno a la sangría de accidentes laborales, y de forma especial con los que son mortales. Para ello, los ministerios de Interior y Trabajo firmaron ayer un protocolo con la Fiscalía General del Estado y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) un protocolo para fomentar la lucha contra la siniestralidad laboral. A él se han adherido CC. OO., UGT y el Consejo General de la Abogacía.

No se trata de un documento más. En esta ocasión todo parece indicar que van en serio. En él se contempla que los empresarios que cometan imprudencias en materia laboral pueden acabar en la cárcel. Pero tal vez lo más importante es que la actitud de policías y jueces para perseguir este tipo de delito va a ser prioritaria. Cada día mueren más de tres trabajadores en su puesto de trabajo. La siniestralidad en España es un 30% superior a la UE.

Es cierto que la situación ha mejorado, como subrayó ayer el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, el índice de siniestralidad se ha situado en el nivel más bajo de los últimos 21 años, pero no es menos cierto que en la construcción, que produce un tercio de los accidentes mortales se ha incrementado de forma continuada en los últimos años y en el 2006 el aumento ha sido del 3,5%.

La razón de la elevada siniestralidad en la construcción obedece fundamentalmente a la contratación de la mano de obra entre emigrantes en situación irregular. La otra razón es la falta de cultura de prevención por parte de las pequeñas empresas que subcontratan y no obligan a sus trabajadores a respetar las normas de seguridad.

Los datos son contundentes en los siete primeros meses han perdido la vida en accidente laboral 681 trabajadores, de ellos 188 en el trayecto de su casa al trabajo como consecuencia de la fatiga provocada por una jornada laboral excesiva.

Esta concienciación de la justicia y la policía explica que el número de procedimientos penales incoados por delitos de homicidios imprudentes en accidente laboral se hayan situado el año pasado en 487, lo que supone un aumento del 139%, según indica la memoria de la Fiscalía General del Estado.

CEOE ha advertido del peligro de que se criminalice la construcción. No ha suscrito el convenio porque permite a los sindicatos personarse en los procesos judiciales, aunque comparte la batalla contra la siniestralidad.

Mariano Guindal
La Vanguardia