Archivado en

Próxima reunión de los Sindicatos del Santander con Relaciones Laborales.

Negociación del transporte colectivo en los Servicios Centrales de Boadilla del Monte.


En las últimas semanas se están desarrollando diversas reuniones con la Dirección del Grupo Santander encaminadas a reconducir por la vía de la negociación del Acuerdo de condiciones de los trabajadores de CGS-Boadilla la decisión del Santander de eliminar las rutas de transporte de los empleados de Servicios Centrales en Boadilla.


pdf
print
pmail

El objeto de estas reuniones ha sido el estudio por todas las partes de la nueva situación que se creará a partir de la llegada del tren ligero a la Ciudad Financiera. La Empresa ha manifestado su intención de redefinir el sistema de transporte colectivo de que disfruta la ciudad, y que hasta ahora era necesario por la ausencia de transporte público suficiente que conectara la CGS con la red de metro de Madrid.

Por otra parte, de los datos de ocupación de las rutas ofrecidos en la Comisión de Transporte, se constata la continua disminución de usuarios del transporte colectivo, lo que nos hace temer seriamente por su extinción paulatina, sin la posibilidad, en ese caso, de negociar contrapartidas para todas y todos por la desaparición del sistema.

Y estas reuniones tienen lugar porque el citado Acuerdo recogía, en su artículo 6, “la participación de los representantes de los trabajadores en la definición y dinámica del sistema de transporte mediante autobuses que habilite la Empresa...” Es por lo que CGT no está presente, porque no sólo no firmó este Acuerdo, sino que lo impugnó ante los tribunales (y lo perdió, por cierto). Ahora caen en la cuenta de lo importante que era el Acuerdo, pero ya es tarde para participar.

Está claro que sin Acuerdo nunca habría habido transporte colectivo en Boadilla, también que, gracias al Acuerdo, podemos estar presentes con la Empresa en la definición del mismo, y que nuestras propuestas sean oídas y tenidas en cuenta.

Hemos planteado alternativas y contraprestaciones a la supresión de las rutas y seguimos negociando. Sin negociación, habría decisiones unilaterales que nos perjudicarían sin contemplar contrapartidas. Podremos protestar, sí, pero no avanzaremos ni mejoraremos otras condiciones. Las actitudes derrotistas y maximalistas de algunos no benefician los procesos negociadores, sino que los enturbian y conducen al fracaso.

Nuestra actitud ante los retos que se plantean cotidianamente es clara: gestión de lo colectivo, avance global en las condiciones de trabajo, mejoras para todos. Tenemos la voluntad de participar en las decisiones de la Empresa, para que éstas se tomen teniendo en cuenta la opinión de los trabajadores a través de sus representantes, y no de manera unilateral. No todos participan de esta filosofía.

Nuestras secciones sindicales en todo el Grupo Santander han acreditado a lo largo de muchos años una clara competencia negociadora, que se ha traducido en la obtención de gran cantidad de acuerdos beneficiosos para los intereses globales de trabajadores en el Grupo Santander. Por ello hemos merecido la confianza mayoritaria en las elecciones sindicales.

Os seguiremos informando.