Archivado en Documentacion

Comfia y la Responsabilidad Social de las Empresas (RSE)


Mucho más allá de la estéril polémica sobre su definición y sobre su voluntariedad, para Comfía la RSE es sobre todo algo que hay que medir.


pdf
print
pmail

COMFIA Y LA RSE

Gran parte de los indicadores de RSE son parte de nuestro trabajo: igualdad, salud laboral, empleo…  Pero también nos interesan los factores medioambientales y todos los impactos que tienen nuestras empresas sobre la sociedad. También nos interesa un buen gobierno corporativo (transparencia, equidad y democracia en los consejos de administración). Y nos interesa una RSE para toda la cadena productiva (no a la subcontratación irresponsable; no a la subcontratación de lo irresponsable). Todo ello da un sentido integral a nuestro trabajo, supone empleo de calidad, estabilidad, seguridad y menos riesgos para nosotros y para la propia empresa. A nadie más que a nosotros interesa la sostenibilidad de nuestras empresas. A nivel global somos los más interesados en una verdadera economía sostenible. (No sólo medioambiental, sino también social (hay más de “Una verdad incómoda”)).

 

Hay situaciones de sufrimiento incompatibles con los compromisos de RSE, con el nivel de beneficios y con la tecnología disponible. Tanto en nuestras empresas como a un nivel global.


Por fin la RSE admite que las empresas tienen una incidencia en la sociedad mucho mayor de la reconocida. Cada vez somos más los que sabemos que el poder que tienen las multinacionales es mayor que el de muchos gobiernos, sobre la legislación, sobre nuestra forma de vida. Y en Comfía tenemos algunas empresas globales, de las que dependen otras de nuestro propio sector o de otros sectores.


La Inversión Responsable, con criterios sociales y medioambientales es el elemento clave de la RSE. Y está en el ámbito de nuestra Federación. (Ya vemos la lógica y la “disciplina” del mercado. Del mercado inmobiliario, de las opas, de los Fondos de Inversión que compran y venden empresas). Es precisamente la RSE la que puede dar al mercado algo de orden y disciplina.


La RSE es también una buena herramienta contra las deslocalizaciones. Establecer criterios sociales y medioambientales hace compatible la inversión exterior (para nosotros es fundamental crear empleo en África, por ejemplo) con la protección de nuestros puestos de trabajo


El trabajo en red, fundamental.


Somos una red de 10.000 delegados y delegadas. Estamos en los Consejos de Administración de las Cajas de Ahorro; pertenecemos a las comisiones de gestión de nuestros fondos de pensiones. Y tenemos acciones de las empresas en las que trabajamos.


Nos estamos organizando en redes sindicales globales (en nuestra Confederación, con nuestras Fundaciones, en la UNI, nuestra federación internacional, en el CSI…) y nos estamos poniendo de acuerdo sobre lo inaceptable con redes de la sociedad civil (ong´s, consumidores…).


Vamos a usar esa red para contrastar la realidad con las (solemnes) declaraciones que sobre la RSE están realizando nuestros líderes empresariales. Veremos hasta qué punto son sinceras. Hasta dónde serán capaces de llegar en transparencia, en equidad, en participación. No vamos a permitir que además, las nuevas ideas, los nuevos productos, ahonden en las diferencias.


Para ello además, los representantes de los trabajadores estamos consiguiendo nuestro espacio en los procesos de Diálogo Social, en la Subcomisión de RSE del Congreso de los Diputados, en el Parlamento Europeo. Hemos de ocupar este espacio. La RSE es un proceso en construcción y si no participamos puede que no nos guste su resultado. 


Vamos a poner en práctica el plan de RSE aprobado en nuestro último congreso. Vamos a hacerlo porque ya parte de nuestro trabajo, porque CCOO es un sindicato con un fuerte compromiso social, y porque si la evaluación de la rse la hacen sólo esas mismas empresas será una tragedia, no sólo para el mundo del trabajo sino para el futuro de la Humanidad.


Comfía - CCOO Área de RSE