No más accidentes laborales. No más enfermedades profesionales. Por un empleo sano y seguro.

Archivado en

28 de Abril: Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo

No más accidentes laborales. No más enfermedades profesionales. Por un empleo sano y seguro.


Como podemos comprobar en temas como la violencia de género y la seguridad vial, la sociedad, igualmente, ha de ver y asumir la situación existente de siniestralidad laboral en nuestro país como algo INTOLERABLE y hacerla suya. Una sociedad moderna y avanzada no puede convivir con esta insoportable lacra de sufrimiento y de pérdida de vidas de trabajadores.


pdf
print
pmail

El próximo 28 de abril, Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo debe servir de recuerdo y homenaje a todas las víctimas de esta lacra social que son la siniestralidad laboral y las enfermedades profesionales. Por otro lado, es un Día de reivindicación en el que los agentes sociales queremos hacer una llamada de atención a toda la sociedad respecto a este problema.

En nuestro sector, son bastante concretos los riesgos diarios a que nos enfrentamos con motivo de nuestra actividad laboral: Aquellos derivados de las condiciones de los lugares de trabajo, los factores ergonómicos y los derivados de la organización del trabajo, más conocidos como riesgos psicosociales.

Dentro del primer grupo, los riesgos derivados de las condiciones lugares de trabajo, son numerosas las instalaciones que todavía no cumplen la legislación vigente al respecto: Instalaciones generales, temperatura, humedad, ventilación, iluminación y riesgos de incendio son algunos de ellos.

En el segundo grupo, que afectan los factores ergonómicos, estos riesgos tienen como consecuencia las lesiones músculo-esqueléticas que alcanzan día a día a una mayor parte de la población. Los esfuerzos físicos y posturales diarios bien por manipulación manual de cargas, movimientos repetitivos o trabajo con pantallas de visualización de datos son el origen de estas lesiones.

Por último, unos de nuestros riesgos más presentes menos valorados por las empresas: Los riesgos psicosociales.

Son condiciones de trabajo, derivadas de la organización del mismo, para las que tenemos estudios científicos suficientes que demuestran que perjudican la salud de los trabajadores y trabajadoras. Estos estudios identifican cuatro grandes grupos de riesgos psicosociales: El exceso de exigencias psicológicas del trabajo, la falta de influencia y de desarrollo en el trabajo, la falta de apoyo social y de calidad de liderazgo y las escasas compensaciones del trabajo.

En nuestro sector, si bien los riesgos por las condiciones de los lugares de trabajo y los factores ergonómicos se identifican y se intentan corregir a través de la evaluación de los mismos, respecto a los riesgos psicosociales nos encontramos en una lucha constante para que se traten del mismo modo.

No son muchas las empresas que identifican, evalúan y establecen los mecanismos necesarios para eliminar los riesgos psicosociales, ya que las propias empresas son conscientes que los modelos actuales de organización del trabajo son los causantes de este problema, con lo que se verían obligadas a modificar dichos modelos, incidiendo a su vez en sus objetivos estratégicos y económicos. De ahí que enfermedades físicas y psíquicas, directamente derivadas de estos riesgos, se incrementen año tras año entre los trabajadores de nuestra actividad.

Como sindicato, CC.OO. aceptamos el reto y compromiso adquirido con los trabajadores que depositan su confianza en nosotros día a día.

Este año 2007, se ha actualizado por fin el listado de enfermedades profesionales, que ya databa de 1978. Debido a los nuevos procesos productivos y tecnológicos realizados a través de actividades como telemarketing o informática, se recogen enfermedades antes no contempladas como profesionales y que en la actualidad se ha demostrado su relación directa con el trabajo.

También es importante la sentencia de la Audiencia Nacional sobre una denuncia de CESICA y COMFIA-CCOO en la se dictamina que el atraco es un riesgo laboral, por lo que se deben poner los mecanismos necesarios para proteger a los trabajadores de este riesgo. Pero lo más importante, quizá, es que por fin los daños a la salud no sólo físicos sino también los psíquicos derivados del mismo, se reconozcan por todos como accidente laboral.

Por la Seguridad y Salud en el Trabajo, desde CC.OO. seguiremos trabajando en esta dirección, y con nuestro Delegados de Prevención en vuestras empresas, os animamos a los trabajadores y trabajadoras que les hagáis llegar vuestras inquietudes al respecto. Somos vuestra voz y vuestra fuerza.