La Audiencia Nacional reconoce que el atraco es un riesgo laboral