Archivado en

Granado pide que la prevención sea una prioridad en la negociación colectiva, incluso por encima de las mejoras salariales

La Seguridad Social financiará este año 90 plazas para formar especialistas en Medicina del Trabajo


La Seguridad Social, a través de 16 mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, financiará este año 90 de las 105 plazas de médicos internos y residentes (MIR) convocadas por el Ministerio de Sanidad en la especialidad de Medicina del Trabajo, según anunció hoy el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado.


pdf
print
pmail
 Granado, que participó en un encuentro de delegados de prevención de UGT, explicó que, de esta forma, la Seguridad Social financiará el 86% del total de plazas de formación en Medicina del Trabajo convocadas en la oferta 2006-2007 y confió en que en 2008 puedan superarse las 150 plazas.

En total, la oferta de MIR en Medicina del Trabajo se ha incrementado este año un 47%, al pasar de las 71 plazas convocadas en 2006 a 105 en 2007. Esta decisión, subrayó Granado, forma parte de la estrategia de prevención de riesgos laborales y enfermedades profesionales, pues la actuación de estos especialistas en "fundamental" para efectuar políticas preventivas.

Hasta ahora, las mutuas de accidente financiaban la formación de estos especialistas en función de sus necesidades, pero el Ministerio de Trabajo ha decidido ampliar su colaboración con Sanidad y los gobiernos autonómicos para que aumenten los médicos formados en esta especialidad.

Un total de 16 mutuas, entre ellas Fremap, Mutualia, Ibermutuamur y Asepeyo, se han dirigido a 13 comunidades (Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, Galicia, La Rioja, Baleares, Murcia, Asturias, Madrid, Navarra, Comunidad Valenciana y País Vasco) para informarles de su disposición a financiar los gastos de formación de estos especialistas y suscribir con ellas el convenio correspondiente.

Granado señaló que hasta el año 2005 la especialidad de Medicina del Trabajo se impartía en unidades docentes, si bien, a raíz de los acuerdos de Bolonia, se obligó a estos médicos a realizar prácticas hospitalarias, incrementando los costes formativos. "El número de médicos que se estaban formando en este especialidad estaba cayendo brutalmente. Por eso hemos puesto en marcha este programa de financiación", agregó.

El secretario de Estado dio cuenta además de una resolución del Ministerio publicada hoy en el BOE y en el que se establecen las actividades preventivas a realizar por las mutuas durante este año. Junto a las actividades de ámbito general, se incluyen seis programas específicos, con actuaciones concretas de formación en prevención de riesgos para microempresas y pymes.

LA PREVENCIÓN, POR DELANTE DEL SALARIO.

Durante su intervención en este acto, el secretario de Estado de la Seguridad Social destacó la importancia que tendrá para la mejora de las políticas preventivas el nuevo cuadro de enfermedades profesionales y su sistema de notificación y registro, con los que espera conocer la verdadera realidad de las enfermedades de origen laboral.

De momento, estos cambios han permitido conocer ya una serie de datos sobre el comportamiento de las enfermedades profesionales en los primeros compases de 2007. De acuerdo con esta estadística, el 87,4% de las enfermedades profesionales registradas entre enero y febrero están causadas por agentes físicos, entre los que destacan las posturas forzadas y los movimientos repetitivos en el trabajo.

De los 2.379 partes de enfermedad profesional emitidos en estos dos meses, 1.384 (58,18%) correspondieron a hombres y 995 a mujeres (41,82%). Además, tres de cada cuatro de estos partes causaron baja laboral y la mayor parte de las enfermedades se concentraron en los sectores de actividad con más siniestralidad laboral.

Granado señaló que, con el sistema anterior, que ha estado vigente durante más de dos décadas, las enfermedades profesionales salían "baratas" a las empresas. Con el nuevo Real Decreto, en vigor desde el pasado mes de enero, la situación cambia. "Ahora saben que una enfermedad profesional es tan cara como un accidente de trabajo", dijo.

Aprovechando que estaba ante un auditorio formado por delegados de prevención y sindicalistas, el secretario de Estado se dirigió a ellos para pedirles que hagan de la prevención de riesgos una prioridad en los convenios colectivos, incluso por encima de las mejoras salariales. "Merece la pena perder una décima de punto del salario por ganar en salud. El dinero mejor gastado es el que vela por la salud de los trabajadores", enfatizó.

EUROPA PRESS