Archivado en

Barclays Bank Nov. 2006

Prolongaciones de jornada. El caso Barclays


Todos conocemos el problema de las prolongaciones de jornada en la banca española, una auténtica lacra social que conlleva mucha veces infringir la ley, dañar a la Seguridad Social, de la que dependen nuestras pensiones futuras, y perjudicar gravemente la conciliación de la vida laboral y familiar.


pdf
print
pmail

Comisiones Obreras viene realizando desde hace años encuestas y estudios para conocer el alcance real de este problema en nuestro sector y su evolución en el tiempo.

Los resultados de estas encuestas nos dicen que las prolongaciones de jornada se dan en toda la banca, cualquiera que sea su tamaño, si bien destacan los casos del Banco de Castilla, Banco Pastor o Bankinter, en los que las realizan más del 80% de sus plantillas. También se dan en todos los grupos profesionales, pero, en general, los técnicos prolongan más la jornada que los administrativos. Las mujeres parece que lo hacen más que los hombres y, como era de esperar, los trabajadores de oficinas y agencias prolongan más que los trabajadores de las oficinas principales y servicios centrales.

En cuanto a la excusa de tener horarios alternativos a los de Convenio, nuestros estudios demuestran que sólo el 16,5% de los que prolongan la jornada reconocen tener tales horarios alternativos y, aún así, un 77% de ellos prolongan su jornada.

Hay muchas razones (excusas) para prolongar las jornadas, pero, según las encuestas, casi el 55% lo hacen por obligación, es decir, por exceso de trabajo y falta de plantilla, lo que significa una política deliberada de las empresas. El 31% dice que prolonga la jornada para tratar de conseguir el cumplimiento de los objetivos y por la presión de sus superiores. Sólo el 4,65% de los trabajadores dicen que prolongan la jornada por necesitar cobrar complementos salariales.

En general, los trabajadores afirman muy mayoritariamente que no compensa a medio plazo prolongar la jornada. Así lo dicen el 82% de los encuestados, lo que nos permite concluir que que no hay un estado de satisfacción con estas prolongaciones y que muchos trabajadores no tomarían hoy las mismas decisiones que tomaron en el pasado con respecto a su rumbo profesional, en vista de la presión que hoy soportan.

Si se dejasen de prolongar las jornadas en la banca, podrían crearse 12.093 puestos de trabajo, que equivalen a más de 29 millones de horas anuales de trabajo. Esto significa que la Seguridad Social pierde 345 millones de Euros en horas extaordinarias no cotizadas.

¿Qué pasa en Barclays?.


Todos sabemos que las prolongaciones de jornada son moneda de uso corriente en Barclays, especialmente en algunas áreas y oficinas. Según nuestra encuestas, casi el 60% de la plantilla prolonga su jornada, con una media de 6 horas a la semana. estas cifras son algo inferiores a la media del sector, pero son cifras preocupantes.

En el caso de este banco, al contrario de lo que sucede en otros, son los hombres los que prolongan más la jornada (56%), frante a las mujeres (39%). Las categorías más afectadas son los niveles V a VIII, con un 55% de los casos.

En cuanto a la edad, son los trabajadores comprendidos entre los 30 y lo 50 años los que muy mayoritariamente prolongan su jornada (72%). Las comunidades autónomas en las que más se prolongan las jornadas son Madrid (73%) y el País Valenciano (22%). Como era de esperar, en las agencias se dan más prolongaciones (60%) que en los servicios centrales (34%).

Mayoritariamente, los trabajadores de Barclays afirman que es el exceso de trabajo el factor que obliga a la prolongación de jornada, seguido por el cumplimiento de objetivos y sentirse obligado a hacerlo por cobrar complementos.

Si no se realizaran prolongaciones de jornda en Barclays, podrían crearse 195 nuevos puestos de trabajo, de forma que es evidente que esta conducta crea perjuicios claros al conjunto de la sociedad.

Prolongar la jornada de trabajo puede darnos dinero hoy, pero a costa de nuestra felicidad personal, también hoy, y a costa de un futuro mejor para todos.