Archivado en

SINIESTRALIDAD LABORAL

Los accidentes laborales se cobraron la vida de 1.352 trabajadores en 2006, según CC.OO.


El sindicato cifra en 12.000 millones el coste de la siniestralidad y propone ayudar a las pequeñas empresas en sus tareas preventivas


pdf
print
pmail
 Un total de 1.352 personas fallecieron el año pasado a causa de un accidente laboral, 17 menos que en 2005, según datos facilitados hoy en rueda de prensa por el responsable de Salud Laboral de CC.OO., Joaquín Nieto, que señaló que esta "ligerísima reduccción" resulta "claramente insuficiente".

El coste global de la siniestralidad laboral alcanza, según Nieto, los 12.000 millones de euros por año, el equivalente al 2% del PIB, y se ceba más sobre los trabajadores temporales y los extranjeros que sobre los fijos y los nacionales.

En conjunto, en 2006 se registraron 937.063 siniestros laborales con baja en el puesto de trabajo, con un crecimiento del 3,3% respecto a 2005. De ellos, 927.149 tuvieron un carácter leve (+3,5%), 8.937 fueron graves (-8,6%), y 977, mortales (-1,3%).

A los accidentes con baja en el puesto de trabajo, hay que sumar los llamados siniestros 'in itinere', aquellos que se producen en el trayecto de casa al trabajo o viceversa y que suelen estar relacionados con el tráfico.

Estos accidentes alcanzaron en 2006 la cifra de 96.094, un 4,2% más que en 2005. La mayoría, 93.718, fueron leves, con un incremento del 4,7%, mientras que 2.001 tuvieron un carácter grave y 375 resultaron mortales, con descensos, respectivamente, del 13,3% y del 1,1%.

En este punto, Nieto consideró llamativo que los accidentes 'in itinere' se elevaran en 2006 cuando los accidentes de tráfico en general se han reducido un 15%, en parte por la puesta en marcha del carné por puntos. Así, el responsable de CC.OO. indicó que quizá la subida de los siniestros 'in itinere' responde no tanto al comportamiento vial de los trabajadores como a factores relacionados con la fatiga, el cansancio y las prisas.

En su opinión, detrás de todo esto se esconde la falta de una política de movilidad en las empresas que se preocupe verdaderamente de proteger a los trabajadores frente a los accidentes 'in itinere'. Dicha política podría incluir entre sus medidas la posibilidad de flexibilizar los horarios de entrada al trabajo, la conveniencia o no de realizar horas extra que puedan incidir aún más en el cansancio de los empleados o la puesta en marcha de un transporte público colectivo que lleve a la plantilla a sus puestos de trabajo.

De momento, Nieto explicó que los accidentes 'in itinere' están siendo objeto de un estudio por parte de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, y también están existiendo contactos con la Dirección General de Tráfico (DGT) para abordar esta cuestión.

LAS PYMES NECESITAN AYUDA.

Analizando la siniestralidad laboral en función del índice de incidencia se obtiene que en 2006 se produjeron 6.020 siniestros por cada 100.000 trabajadores, proporción que se reduce hasta el 6,3 en el caso de los accidentes mortales. No obstante, aunque esta cifra ha experimentado un descenso del 4,5% respecto a 2005, el índice de incidencia de los siniestros mortales supera en dos puntos a la media de Europa, donde se registran 4,1 muertos por cada 100.000 accidentes laborales.

Llama la atención el hecho de que entre las pequeñas empresas (con menos de 10 de empleados) se produzcan 7.300 accidentes por cada 100.000 trabajadores, un 20% más que la media. En el caso de los siniestros mortales, las pequeñas empresas registran 10,2 muertos por cada 100.000 trabajadores, un 60% más.

Ante estas cifras, Nieto insistió en la necesidad de facilitar a las pequeñas empresas las tareas de prevención de riesgos, tal y como se contempla en la Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo que ha propuesto el Gobierno a los agentes sociales y que, ahora mismo, se encuentra en fase de consultas 'bilaterales'.

Asimismo, el representante sindical propuso que, con cargo a las cuotas de la Seguridad Social, las mutuas y el sistema presten asistencia preventiva a las pequeñas empresas sin necesidad de que paguen más, una medida que costaría "algunos cientos de millones", pero que la Seguridad Social puede permitirse ante su suficiencia de recursos. "Las mutuas prestan más apoyo a las grandes empresas que a las pequeñas y esto es un escándalo", criticó.

Respecto a cuándo verá la luz la Estrategia Española, cuyo objetivo es reducir la siniestralidad hasta alcanzar la media europea, el secretario de Salud Laboral de CC.OO. pidió al Gobierno que sea "valiente" y no sucumba a las "presiones" de los empresarios, a quienes conminó a cumplir de una vez por todas la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Europa Press