Archivado en

LABORAL

Los factores psicosociales y sus consecuencias hoy


Inés Dalmau, Profesora Asociada del Dep. de Organización de Empresas de la UPC: "Aunque se han multiplicado los estudios sobre el estrés, el mobbing o el burnout, por desgracia no podemos decir que tengamos las soluciones a estos fenómenos."


pdf
print
pmail
 
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCIÓN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA

 

Aunque en la última década se han multiplicado exponencialmente el número de trabajos, estudios y proyectos en España relacionados con el estrés, el mobbing, el burnout... -y con sus causas, los factores psicosociales-, por desgracia no podemos decir que ya tengamos las soluciones a estos fenómenos. Veamos algunos ejemplos:

Las consecuencias negativas de los llamados factores psicosociales son, en general, fáciles de ver pero difíciles de acotar. El estrés, el mobbing y el burnout son metáforas fáciles de comprender y de reconocer, pero difíciles de definir. La especificidad del burnout, por ejemplo, se ve mejor reflejada en una definición abstracta -no observable directamente-, que en un listado de síntomas. Resulta difícil conocer sus factores organizacionales específicos.

Caemos en algo que se podría denominar ‘la trampa de la popularidad’: conocemos realmente el número de personas afectadas por el mobbing y su impacto en las organizaciones. Sabemos que en ciertas organizaciones los costes relacionados directa e indirectamente con este fenómeno son altos. Pero ¿lo son de verdad? ¿No existirá un ‘efecto moda’? ¿No ocurre con el mobbing lo que sucedió cuando se empezó a hablar del estrés o de la depresión?... Estos constructos difíciles de delimitar y evaluar hacen que sea intrínsecamente difícil conocer su incidencia y su nivel de repercusión real, especialmente a nivel organizativo. Deberíamos sin duda disponer de mejores estudios y herramientas para aumentar nuestro nivel de conocimiento real sobre las consecuencias de estos fenómenos.

¿Serán los factores psicosociales y sus consecuencias aquello que miden los métodos más utilizados actualmente, de la misma manera que la inteligencia es, según algunos autores, lo que miden los tests de inteligencia? Para dar un ejemplo, el 90% de los estudios publicados sobre el burnout utilizan las medidas proporcionadas por un método específico: el MBI. Esto tiene su parte positiva, ya que nos permite integrar y comparar resultados. Pero no debemos olvidar que el MBI ha sido desarrollado de manera inductiva a partir del análisis factorial de un grupo arbitrario de ítems. Entonces, los métodos que estamos utilizando ¿nos dan suficientes garantías?

Quizá dispongamos de muchos datos... pero de pocos conocimientos. Podemos llegar a hablar de más de 1.500 estudios sobre estrés en España; pero mayoritariamente se trata de estudios descriptivos, basados en relatos personales, o bien de presentación de modelos teóricos: existen pocos estudios de causalidad. Quizás una manera de mejorar este nivel de conocimientos sea insistir en los estudios longitudinales, cuidando a la vez la generalización de los posibles resultados. En cualquier caso se necesitan investigaciones que analicen las posibles relaciones con indicadores objetivos, para así poder incidir de modo más claro en el entorno organizacional.

Nos queda un largo camino por recorrer; aunque ya esté iniciado, cuantos más seamos y mejor hagamos nuestro quehacer, antes y mejores serán los resultados que podamos ofrecer sobre estos temas a la comunidad.

Inés Dalmau, professora associada del departament d’organització d’empreses Universitat Politècnica de Catalunya (UPC)

PrevenciónIntegral.com