Archivado en

SINIESTRALIDAD LABORAL

100 obreros muertos en 213 días en Madrid


Un nuevo accidente laboral redondea la cifra de operarios fallecidos en lo que va de año en la región. La obra de Getafe donde se electrocutaron dos hombres tenía seis subcontratas


pdf
print
pmail

 

 Luis Gustavo Valladares, ecuatoriano de 40 años, murió el viernes pasado en un accidente laboral en unas obras en el hospital universitario Santa Cristina, en el número 59 de la calle de O'Donnell, según informó ayer CC OO. Con esta nueva víctima, ya son 100 los muertos en accidente laboral en la región en lo que llevamos de año: 213 días. Cada dos días un obrero pierde la vida en Madrid.

"Valladares estaba colocando baldosas en el suelo cuando a una grúa que transportaba material por encima suyo se le rompieron las cadenas que sujetaban la carga", explicó Daniel Barragán, técnico de Salud Laboral de Fecoma-CC OO. Todo el material -cuadros metálicos de puertas y ventanas- se le cayó encima al obrero, que murió en el acto.

La víctima estaba subcontratada, como los dos obreros rumanos que murieron electrocutados el lunes pasado en la obra de un centro comercial de Getafe llamado Getafe3. CC OO denunció ayer que hasta seis empresas estaban subcontratadas en cadena en las obras del centro comercial. En el último eslabón estaban los dos obreros, que trabajaban para la última empresa. Los dos obreros, los hermanos rumanos Marius Costel y Mihail Lenhard, de 30 y 35 años, murieron electrocutados al tocar un foco.

El promotor del centro comercial Getafe3 es la empresa Murias Grupo y la constructora principal es Construcciones Murias. Ésta, según los datos ofrecidos ayer por CC OO, vende los locales comerciales a la empresa New Yorker. "New Yorker encarga la obra a Arquitecturas Reformas y Construcciones, quien a su vez contrata con Pavimentos Agustín Lancha S.L., que vuelve a subcontratar con Pulimol", denunció ayer Víctor García, responsable de Salud Laboral de Fecoma-CC OO.

En el último eslabón de esta cadena se encontraban los obreros rumanos, que trabajaban para Pulimol. EL PAÍS intentó ayer sin éxito recoger la opinión de Murias Grupo y del resto de empresas de la cadena de subcontratación.

Empresarios detenidos

La policía ha detenido a dos empresarios responsables de la contratación de los rumanos, según informaron fuentes policiales, por "un presunto delito contra los derechos de los trabajadores". Fueron puestos en libertad con cargos. Los dos trabajadores estaban en situación irregular, según confirmó ayer el consejero de Empleo, Juan José Güemes. Además, un informe provisional del técnico y del inspector de trabajo revela que momentos después del accidente ningún responsable de las empresas de la obra dio la cara ante la inspección.

El informe también señala que el día del siniestro los trabajadores de otras empresas se habían quejado de que había cortes de luz y que el foco "podría encontrarse en condiciones defectuosas, lo que pudo dar lugar a sobrecalentamiento de los conductores". A esto, el inspector y el técnico añaden que los dos trabajadores muertos "realizaban su trabajo sobre suelo mojado".

El sindicato UGT se unió también a las criticas por el goteo continuo de muertes laborales en la región. "Es inaceptable que se produzcan accidentes laborales que, en una elevada proporción, podrían evitarse", señaló Marisa Rufino, secretaria de Salud Laboral de UGT-Madrid. Para Rufino, el Gobierno regional "no hace cumplir la ley de prevención de riesgos laborales a las empresas".

El consejero Güemes respondió a las acusaciones de los sindicatos que "tres de cada cuatro muertes laborales se producen in itinere, en el trayecto al trabajo. El otro 25% son los accidentes laborales en sentido estricto, los que podemos abordar para mejorar las cifras", señaló Güemes.

El consejero añadió que el Gobierno regional ha dado más de 100.000 horas de formación sobre riesgos laborales a obreros y que un autobús recorre las obras de la región informando a los trabajadores. También recordó que la tasa de siniestralidad en la Comunidad de Madrid está por debajo de la media española y de regiones como Andalucía y Castilla-La Mancha.

El Pais