Archivado en

MOBBING

'Mobbing', cuando el trabajo martiriza


El acoso moral en el trabajo o 'mobbing' no es un fen√≥meno nuevo. Sin embargo, demostrar que se est√° siendo v√≠ctima parece ahora m√°s sencillo que hace unos a√Īos.


pdf
print
pmail
 
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCI√ďN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA

 

Tener un enemigo declarado en el lugar de trabajo no se considera mobbing. Tampoco protagonizar una discusi√≥n acalorada con un superior o un compa√Īero ni estar estresado y angustiado por la carga de trabajo. Para que haya un caso de aut√©ntico acoso moral en el trabajo hay que tener pruebas que demuestren una voluntad persistente de da√Īo a la v√≠ctima y una degradaci√≥n evidente del profesional en su puesto. Adem√°s, hacen falta testigos que lo corroboren.

M√°s de trescientas sentencias han tratado el acoso moral en el trabajo en Espa√Īa, pero muy pocas han tenido un final feliz para la supuesta v√≠ctima ¬Ėhay casos en los que el desgaste psicol√≥gico del acusado ha terminado en suicidio¬Ė, que no lo suele tener f√°cil para demostrar la situaci√≥n que denuncia. S√≥lo en un proceso se ha reconocido la obligaci√≥n de la acosadora a indemnizar a la v√≠ctima, ya que generalmente son las empresas las que terminan cargando con la responsabilidad.

Seg√ļn el psic√≥logo y experto en mobbing, I√Īaki Pi√Īuel, que ejerci√≥ como perito en este caso, se trata de una sentencia pionera en Espa√Īa que, adem√°s, arroja un cambio de tendencia. "Err√≥neamente, en la mayor√≠a de los pleitos anteriores por casos de mobbing, son las empresas las que se enfrentan a los tribunales, cuando el acosador es siempre una persona f√≠sica y debe ser el responsable". Es por eso, tambi√©n, que cada vez son m√°s las compa√Ī√≠as que, mientras no se establezca una regulaci√≥n legal de este problema ¬Ėcomo existe en Francia y en los Pa√≠ses Bajos¬Ė, han puesto en marcha protocolos establecidos para prevenir cualquier situaci√≥n de acoso. La creaci√≥n de estos protocolos obliga a las empresas a comprometerse en firme ante un supuesto caso y a los trabajadores a acatar las normas, por lo que la responsabilidad final siempre recae en estos √ļltimos. Esta iniciativa est√° teniendo un desarrollo muy importante en el sector p√ļblico, que es donde se registran m√°s denuncias de acoso. Un estudio elaborado entre 4.200 funcionarios del cuerpo de t√©cnicos de Hacienda, promovido por la Agencia Estatal de la Administraci√≥n Tributaria arroja que el 21 por ciento de los mismos padece mobbing. "Entre las conductas m√°s reincidentes que se han denunciado se cuentan el aislamiento del profesional, la sobrecarga de trabajo, el corte de las comunicaciones, la desacreditaci√≥n del empleado y las ofensas verbales y f√≠sicas", se√Īala Jos√© Mar√≠a Cardona, abogado del bufete Sagardoy. √Čste a√Īade que "los tribunales tambi√©n indican que hay acoso cuando al trabajador le dejan de asignar tareas o le ubican en dependencias insalubres".

Perfil
Para Pi√Īuel, por regla general, existe tanto un prototipo de acosador como de v√≠ctima. "El primero responde a un perfil psicol√≥gico definido por su inseguridad y su vulnerabilidad; la v√≠ctima, en la mayor√≠a de los casos, es un profesional v√°lido, eficaz y que su superior ve como una amenaza", explica este psic√≥logo, que a√Īade que el mobbing lo padecen hombres y mujeres en la misma proporci√≥n, aunque ellas acosan m√°s a otras mujeres.

Seg√ļn un estudio realizado por Pi√Īuel en la Comunidad de Madrid, el acoso moral es mayor en el sector servicios y menor en la construcci√≥n, aunque los primeros casos registrados en Espa√Īa se han dado en el sector industrial.

El presidente de la Asociaci√≥n Nacional de Abogados Laboralistas, Jos√© Luis Roales¬ĖNieto, se√Īala que, en cualquier caso, cuando el acosador sea un compa√Īero de trabajo la v√≠ctima debe comunicarlo a sus superiores, ya que si √©stos no hacen nada y permiten que contin√ļe el acoso, se convierten en acosadores por omisi√≥n, al no tomar las medidas oportunas.

Roales-Nieto recomienda tambi√©n a la v√≠ctima que "tenga la cabeza fr√≠a para poder conservar evidencias del acoso, guardar pruebas y que cuente con apoyo psicol√≥gico paralelo". Si alguien padece esta situaci√≥n y tiene en cuenta estas cuestiones, tiene casi ganado el pleito laboral, seg√ļn Roales¬ĖNieto.

Cardona a√Īade que, en la mayor√≠a de los casos, el mobbing termina con el trabajador abandonando el puesto, que adem√°s suele ser el principal objetivo de los que inician el proceso. "El hostigamiento en el centro de trabajo persigue perjudicar a una persona con el fin de que se aburra y se vaya de la empresa sin ninguna indemnizaci√≥n", apunta Roales-Nieto.

Cómo se detecta un caso
- En primer lugar, el mobbing debe distinguirse del estr√©s, la depresi√≥n, la ansiedad o el desgaste personal provocado por el trabajo o causas ajenas al mismo, que no tienen que ver ni con los jefes ni con otros compa√Īeros.
- El acoso puede darse entre compa√Īeros y entre jefes y empleados, en ambas direcciones.
- En todo proceso de mobbing, el acosador persigue da√Īar a la v√≠ctima, en muchas ocasiones por miedo, envidia o rivalidad.
- Contar con testigos es imprescindible para poder sacar adelante una denuncia de estas caracter√≠sticas. En la mayor√≠a de los casos, los compa√Īeros prefieren mantenerse al margen y mirar para otro lado.
- Las empresas pueden establecer protocolos para prevenir posibles casos de acoso en el lugar de trabajo y evitar así malentendidos.
- Los casos m√°s habituales que han llegado a los tribunales tienen que ver con el aislamiento de los profesionales, la falta de asignaci√≥n de tareas, la ridiculizaci√≥n del trabajador en p√ļblico, la limitaci√≥n de sus posibilidades de comunicaci√≥n, la obligaci√≥n de realizar tareas humillantes respecto a su puesto y, en menor medida, las agresiones f√≠sicas y sexuales.
- El n√ļmero de bajas laborales por casos de mobbing se ha incrementado en los √ļltimos a√Īos debido a una mayor concienciaci√≥n social.
- Pese a que las mujeres suelen acosar m√°s a otras mujeres, el n√ļmero de afectados en ambos sexos es similar.
- En Espa√Īa, seg√ļn el Informe Cisneros de la Universidad de Alcal√°, se pueden contabilizar hasta 2,5 millones de trabajadores afectados.

Expansión y Empleo