Archivado en

1º DE MAYO

Los sindicatos consideran que la reforma laboral es un triunfo sobre la patronal


La celebración del Primero de Mayo se convirtió ayer en un auténtico alegato contra la precariedad laboral. Comisiones Obreras y UGT celebraron la reforma laboral que se firmará el próximo día 9 como un triunfo sobre la patronal CEOE.


pdf
print
pmail
 
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCIÓN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA

 

Comisiones Obreras y UGT convirtieron el Primero de Mayo en una fiesta para celebrar lo que consideran un triunfo de sus posiciones frente a la resistencia de la patronal a modificar los contratos temporales. Las 46 manifestaciones y el medio centenar de actos conmemorativos del día internacional del Trabajo, que celebró su 120. º aniversario, se convirtieron en un alegato contra la precariedad laboral y las elevadas tasas de siniestralidad que aún se mantienen en las empresas españolas.

Los miles de trabajadores que ayer se manifestaron por las principales ciudades españolas lo hicieron bajo el lema Por la paz, empleo estable e igualdad.

Los secretarios generales de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, y de UGT, Cándido Méndez, en la manifestación celebrada en Madrid, que congregó a cerca de 60.000 personas según los convocantes, coincidieron en sus alocuciones en que el elemento diferenciador de esta convocatoria es que se ha celebrado bajo el signo de la paz en Euskadi.

Pero sin lugar a dudas el núcleo central de este Primero de Mayo, que se celebró en un clima festivo, ha sido el gran éxito logrado con la reforma laboral. "A partir de este momento comenzarán a reducirse de forma paulatina las elevadas tasas de precariedad, que llegan al 34%, y esto lo hemos conseguido sin abaratar el despido y sin modificar la legislación sobre la contratación laboral", explicó Cándido Méndez.

Es cierto que los sindicatos han cedido en la reducción de las cotizaciones sociales, pero han puesto freno al encadenamiento de contratos, de forma que todos los trabajadores con un contrato de más de tres años en una empresa pasarán a ser fijos. Además, se pondrá en marcha un plan de choque que contempla una serie de bonificaciones para que las empresas transformen los contratos temporales en fijos antes del 31 de diciembre del 2006.

Pero no solamente creen que han tenido un gran éxito en la lucha contra la precariedad, sino que han avanzado en la batalla contra la siniestralidad con la creación de un fiscal que perseguirá los delitos contra la salud laboral. Además, el Gobierno ha accedido a poner en marcha la ley de Igualdad poniendo límites a la discriminación. Se ha llevado a cabo la regularización de emigrantes. Y, sobre todo, se ha puesto en marcha la ayuda estatal para las personas dependientes.

El otro protagonista de la celebración del Primero de Mayo fue la presencia cada vez mayor de los inmigrantes tanto en Madrid como en Barcelona. Algunos destacados miembros de los sindicatos catalanas reconocieron que cada vez más los trabajadores inmigrantes serán los protagonistas de la celebración.

La manifestación en Barcelona fue menos numerosa que otros años. Según los organizadores se concentraron 30.000 personas, 6.000 según la Guardia Urbana. Las razones fueron el buen tiempo y la ausencia de graves conflictos laborales, lo que enfrió la movilización. Aun así, se hicieron oír los trabajadores de RTVE o de Dupont. Además, los sindicatos están a punto de ver como se cumplen algunas de sus reivindicaciones históricas como la de la ley de Participación. En Barcelona, por no haber, no hubo ni los tradicionales himnos de La Internacional y de Els segadors,a causa de un descuido.

En los discursos hubo unanimidad en los elogios al Estatut. Josep Maria Álvarez (UGT) avisó de la necesidad de "acabar con la catalanofobia", y Joan Coscubiela (CC. OO.) pidió al nuevo conseller de Treball, Jordi Valls "más dinamismo político, más iniciativas y, más coordinacición industrial". USOC y CGT realizaron sus respectivas manifestaciones en Barcelona.

En Girona, Tarragona y Lleida los trabajadores también salieron a la calle. Fuera de Catalunya, destacó la protesta de los trabajadores del campo de Andalucía. Más de un centener de jornaleros asaltaron un cortijo de la duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart, en Córdoba para protestar porque - aseguran- la aristócrata consigue buena parte de las ayudas al campo de la Unión Europea.

http://www.lavanguardia.es