Archivado en

JORNADA

Cambiar el horario laboral en Espa帽a es algo alcanzable


En Espa帽a nos levantamos a una hora parecida a la de los dem谩s pa铆ses europeos, pero nos acostamos, por t茅rmino medio, una hora m谩s tarde que ellos


pdf
print
pmail
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCI脫N SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA


Nuestras jornadas laborales son m谩s largas, pero menos productivas; solemos dedicar a nuestros almuerzos el doble de tiempo que ellos, y para algunos es lo mismo estar en el lugar de trabajo que trabajar'. Con semejante an谩lisis empieza Tiempo al tiempo el nuevo libro de Ignacio Buqueras, presidente de la Comisi贸n Nacional para la Racionalizaci贸n de los Horarios Espa帽oles y su Normalizaci贸n con los de los dem谩s pa铆ses de la Uni贸n Europea.

Durante la presentaci贸n del libro (editado por Planeta), Buqueras se mostr贸 muy optimista sobre un pr贸ximo cambio social y cultural que permita modificar el h谩bito y la jornada laboral en Espa帽a. 'Es un momento esperanzador y positivo. Se est谩 planteando muy seriamente este problema en muchos 谩mbitos y se va a abordar porque existe una gran presi贸n por parte de los ciudadanos. Con el libro he procurado llegar a la gente y explicarles que este cambio es asumible y realizable'. Y como no se deben hacer planes sin fecha, apunta 2009 o 2010 como meta para que se haya producido esa profunda transformaci贸n social.

Para demostrar que algo se est谩 moviendo resalta varios ejemplos. El primero, que lo cita en varias ocasiones, es que hace un a帽o hubiese sido impensable que la comisi贸n para la racionalizaci贸n de horarios que 茅l preside se hubiese reunido en el Congreso de los Diputados. Ser谩 el pr贸ximo 27 de febrero 'y ha partido del propio presidente del Congreso'.

Otro aspecto que denota movimiento en este sentido es la preocupaci贸n que varios miembros del Gobierno, incluidos el presidente y la vicepresidenta, han mostrado sobre las largas jornadas laborales que se est谩n cumpliendo en Espa帽a.

Y un tercer ejemplo es la subcomisi贸n que se ha creado en el Congreso de los Diputados para analizar los efectos perversos que los horarios laborales est谩n causando en la sociedad espa帽ola. Buqueras desvela a continuaci贸n que el Senado tambi茅n va a crear en breve su propia subcomisi贸n de trabajo.

Sin embargo, esa preocupaci贸n no parece que se vaya a traslucir, al menos a medio plazo, en medidas legislativas. 'No se trata de conseguir cambiar la voluntad de un presidente de Gobierno, sino de toda la sociedad', matiza Buqueras. Y va m谩s all谩. 'No es el momento del BOE o del decreto ley. Lo que hemos pedido al Gobierno, sobre todo, son gestos, que es m谩s importante que las leyes, que puede que ni siquiera se cumplan', matiza. Esto no quiere decir que Buqueras descarte reformas legislativas en un futuro. 'El Ministerio de Trabajo podr铆a acabar sacando alguna norma', dice.

Pero hablar de horarios laborales puede no ser bien recibido en todos los 谩mbitos. Concretamente, el autor de Tiempo al tiempo apunta que una mayor铆a del empresariado espa帽ol est谩 preocupado 'porque cree que racionalizar el horario implica acortar la jornada. Y no se trata de eso'. E incide en que no es lo mismo estar en el trabajo que estar trabajando. Se trata pues de organizar los esfuerzos y ganar en productividad, no de trabajar menos.

Jaime Montalvo, presidente del Consejo Econ贸mico y Social, que particip贸 en la presentaci贸n del libro, incidi贸 en este mensaje. 'No est谩 el pa铆s para trabajar menos', puntualiz贸. Sin embargo, se mostr贸 partidario de que los agentes sociales (presentes en el organismo que preside) aborden mediante la negociaci贸n colectiva posibles reformas.

De hecho, seg煤n datos del IESE, el 27% de las empresas espa帽olas ya se est谩 planteando f贸rmulas para conciliar la vida laboral y personal.

Incumplimiento del plan Concilia

Ignacio Buqueras puso ayer de manifiesto que la mayor铆a de los ministerios est谩n incumpliendo el Plan Concilia que el Gobierno ha aprobado para que los funcionarios puedan conciliar su vida laboral y personal. 'S贸lo en dos ministerios se cumple, y de forma parcial, seg煤n comprobaciones que hemos realizado. El resto sigue como hasta ahora, por lo que la ley se queda en cierto papel mojado', declar贸.

Aunque no fue m谩s expl铆cito, apunt贸 que los altos cargos, desde ministros hasta directores generales, contin煤an haciendo jornadas interminables. 'Eso repercute en un buen n煤mero de personas que tienen que alargar sus horarios, como conductores, secretarias, ayudantes, conserjes, etc. Y adem谩s, las luces y los ordenadores est谩n encendidas con el aumento de gasto'.
Buqueras adelanta que si en abril no cambia esta situaci贸n, empezar谩n a realizar de forma 'muy educada' advertencias a aquellos ministerios que incumplan.
'Esta ley est谩 muy bien sobre el papel y puede tirar del sector privado, pero primero tiene que funcionar y para ello todos los ministros deben asumirla'.

http://www.cincodias.com