Archivado en

FRATERNIDAD MUPRESPA

PLAN SALUD SIN HUMO


PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO EN EL LUGAR DE TRABAJO


pdf
print
pmail
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCIÓN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA

 

 

 

<> 
 

El consumo de tabaco constituye la primera causa de morbimortalidad prevenible en nuestro país, motivo ya suficiente por si mismo para intervenir en el lugar de trabajo.

Puesto que el humo de tabaco representa el principal componente de la contaminación de interiores, es motivo suficiente para establecer medidas restrictivas al consumo de tabaco en el centro de trabajo.

El consumo involuntario del humo de tabaco constituye un riesgo para la salud publica; el Instituto Nacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo (NIOSH) ha clasificado el aire contaminado por humo de tabaco como agente cancerigeno.

 

AIRE CONTAMINADO POR HUMO DE TABACO (ACHT) constituido:

Humo exhalado por el fumador

Humo emitido por el cigarrillo en su combustión espontánea

Contaminantes emitidos por el cigarrillo en el momento de fumar

Contaminantes que se difunden a través del papel del cigarrillo entre las caladas

 

Para aquellos adultos que viven en hogares donde no existen fumadores, el medio laboral supone la principal fuente de exposición ambiental al humo de tabaco; no hay que olvidar que la tercera parte de la vida de un adulto transcurre en el lugar de trabajo, incluso puede ser la única fuente de exposición para aquellos no fumadores que no convivan con fumadores activos.

Motivos que justifican la intervención en el mundo laboral

MOTIVOS

EFECTOS

DE SALUD PUBLICA

MEJORA LA SALUD DE TODOS LOS TRABAJADORES

SOCIALES

EVITA CONFLICTOS ENTRE FUMADORES Y NO FUMADORES

LEGALES

MEJORA EL CUMPLIMIENTO DE LEYES Y NORMATIVAS

 

 

Previsiblemente a partir del 1 de enero de 2006 los trabajadores que quieran fumar deberán hacerlo fuera de su centro de trabajo, bien en la calle, jardines o espacios al aire libre de los que dispongan si así lo permite la empresa.

La empresa deberá proporcionar el apoyo explicito al “PLAN SALUD SIN HUMO”, sin dejar ningún resquicio de duda sobre la posición favorable de la Dirección al respecto.

Sería deseable que las medidas específicas en relación al tabaco formaran parte de una política global de salud en la empresa, pues se está comprobando un mayor éxito y eficacia entre los empleados gracias a esta estrategia.

En el “PLAN SALUD SIN HUMO” en la empresa, deben participar:

-                     Fumadores y no fumadores

-                     Trabajadores con distintos niveles de responsabilidad

-                     Servicio de Prevención- Medicina del trabajo

-                     Personal sanitario de Fraternidad Muprespa

-                     RRHH

-                     Comité de seguridad y salud

-                     Comité de empresa

-                     Dirección de la Mutua

 

ACTUACIONES PARA LA APLICACIÓN DEL PROGRAMA “SALUD SIN HUMO” EN FRATERNIDAD MUPRESPA

 

1.            Campaña de sensibilización de los trabajadores

Para iniciar la campaña de información y sensibilización hacia los trabajadores se podrán utilizar los canales y recursos habituales: FRATERNET, correo electrónico, tablón de anuncios, folletos, carteles, colocación de carteles y anuncios en lugares visibles, notas informativas dirigidas a cada empleado, etc.

Las restricciones y prohibiciones del consumo de tabaco en el lugar de trabajo requerirán, no obstante, de un periodo de transición suficiente para asegurar que la información ha llegado a todos.

Los trabajadores tienen que ser informados antes de la puesta en marcha de la nueva normativa y sería muy apropiado establecer un calendario que facilité el transito hacia la nueva situación.

Los trabajadores de nueva incorporación deben recibir detalles de la normativa existente en la empresa con respecto al tabaco.

 

2.            Limitación de espacios y tiempos en los que se pueda fumar

A la entrada en vigor de la Ley, previsiblemente a partir del 1 de enero de 2006, y dadas las características como empresa de FRATERNIDAD MUPRESPA no  se habilitarán espacios en los que este permitido fumar. Se podrá fumar solamente en los espacios al aire libre. Se entiende como espacio al aire libre aquellos lugares que estén comprendidos dentro de las instalaciones de FRTERNIDAD MUPRESPA, según el criterio establecida por la Empresa.

Se ha demostrado que la restricción del consumo de tabaco dentro de la empresa produce los siguientes beneficios:

-                     Menor nº de fumadores entre los trabajadores

-                     Reducción de la prevalencia, con una disminución del nº de cigarros/día

-                     Contribuye a aumentar el nº de exfumadores

-                     Aceleran el proceso de cambio en el fumador, aumentando la motivación para dejar de fumar

-                     Reducción en el consumo global, debido por una parte al menor nº de fumadores y por otra a la disminución del nº de cigarros/día en los trabajadores que continúan fumando

-                     Disminución de la contaminación ambiental por humo de tabaco, disminución de la concentración ambiental de nicotina

-                     Mejora en el absentismo laboral, mejora el estado de salud de los trabajadores

-                     Consecuencias negativas: incremento de las salidas durante el horario laboral para fumar por parte de los fumadores con elevada dependencia a la nicotina (“fumadores exiliados”)

 

 

 

 

 

 

 

3.            Actividades de apoyo para establecer el plan “SALUD SIN HUMO EN LA MUTUA”

 

Folletos de autoayuda:

Información concisa y en lenguaje sencillo, se utilizan para llamar la atención sobre los efectos nocivos del tabaco, para provocar un cambio de actitud de los fumadores y promover consultas por parte del trabajador a los servicios médicos o de prevención Medicina del Trabajo

Consejo médico de “no fumar”, realizado por el médico de Fraternidad Muprespa:

El entorno laboral permite acceder a gran cantidad de población adulta sana.

El Servicio de Prevención Propio-Medicina del Trabajo y Los Servicios Médicos de La Mutua deben estar perfectamente capacitados para realizar tratamiento farmacológico y seguimiento de los trabajadores fumadores.

Programas de deshabituación:

La financiación de los Programas de deshabituación será subvencionada parcialmente por la Empresa, para mas detalle consultar a través del lugar establecido en Fraternet/entorno colaborativo/consultorios/Salud sin tabaco

Técnicas cognitivo/conductuales: Pueden ser individuales o grupales, siendo estas últimas las más aceptadas.

El tabaco se asocia a muchas situaciones cotidianas: Condicionamiento clásico (relajarse, estimularse, premiarse, etc.)

La intervención se dirige al conocimiento, entrenamiento y puesta en práctica de estrategias para el control de la ansiedad y para la generalización, en la vida cotidiana, de conductas alternativas al hábito tabáquico.

Este tipo de terapias sirve para:

-                     Reestructurar creencias erróneas respecto al tabaco

-                     Establecer un plan de control de estímulos

-                     Enseñar técnicas de autocontrol

-                     Reorganización del estilo de vida y aprendizaje de habilidades sociales: aprender a soportar la presión social, compañeros, amigos

-                     Prevenir las recaídas (aumento de peso, momentos de estrés, etc.)

 

Tratamiento farmacológico: Se recomienda ofrecer algún tratamiento farmacológico al fumador de 10 ó más cigarrillos/ día que desee abandonar el consumo.

Terapia sustitutiva de la nicotina (TSN):

·         Chicles: compuestos de nicotina 2 o 4 mg

·         Parches: duración de 16 h o 24 h.

Bupropión:

·         Inhibidor selectivo de la recaptación de noradrenalina y dopamina a nivel cerebral.

·         Imita el efecto de la nicotina y se reduce el deseo de fumar

 

Terapia combinada cognitivo/conductual y tratamiento farmacológico.

 

Motivación de los trabajadores que han abandonado el consumo de tabaco: Reforzar positivamente dichas conductas, motivar a los trabajadores a consolidar el abandono del tabaco, establecer el día del no fumador, experiencias de los exfumadores, incentivación, etc.

 

4.            Seguimiento de las actividades programadas

Realizar un seguimiento adecuado de las actividades realizadas, tipos de tratamientos de deshabituación indicados y control de su eficacia, número de exfumadores, recaídas y causas, conocer el impacto real de la intervención y realizar, en caso necesario, los ajustes oportunos.