Archivado en

UNA MIRADA DE G√ČNERO

Menor respuesta institucional, menos oportunidades y menos derechos: m√°s violencia contra las mujeres


violencia de genero acoso derechos ley
Una ecuaci√≥n que no falla. Son m√°s que conocidos los detonantes de la violencia de g√©nero, una violencia que hasta el momento, en lo que va de a√Īo, se ha cobrado la vida de 56 mujeres (seg√ļn datos oficiales, 48 m√°s otras 7 en estudio), dejando a 40 menores sin madre. Sin contar con otras v√≠ctimas colaterales (familiares, personas allegadas, hijos e hijas) cuyas vidas se ha llevado por delante esta violencia machista que asesina d√≠a s√≠ y d√≠a tambi√©n. Y eso, hablando s√≥lo del resultado m√°s extremo, la muerte, pero no debemos olvidar la otra violencia, m√°s invisibilizada, que pone en riesgo e impide una vida segura y con derechos a  m√°s de 2,15 millones de mujeres. En este contexto, desde CCOO nos preguntamos ¬ŅPor qu√© los poderes p√ļblicos no se toman como una cuesti√≥n de Estado la lucha contra la violencia machista? Porque sus medidas son claramente insuficientes y algunas van en direcci√≥n contraria. Exigimos que desde los gobiernos se prioricen actuaciones y recursos, es intolerable continuar contando estas muertes anunciadas.


pdf
print
pmail

Desde 2003, en poco m√°s de una d√©cada, llevamos m√°s de 800 mujeres asesinadas. Una contabilidad intolerable, incompatible con un Estado de Derecho. Un dato incontestable que cuestiona de facto el sistema democr√°tico. Corresponde a toda la sociedad luchar contra este problema social que trasluce en este resultado dram√°tico e irreversible para estas mujeres asesinadas la insuficiencia de la respuesta institucional y la persistencia de graves discriminaciones de g√©nero. Corresponde a los poderes p√ļblicos proporcionar las medidas y actuaciones suficientes, tanto de car√°cter simb√≥lico como con recursos, incluidos los financieros, para asegurar la prevenci√≥n, la atenci√≥n y protecci√≥n a las mujeres y menores que la sufren, y para combatir de ra√≠z contra su caldo de cultivo, fomentando una nueva cultura de igualdad, corresponsabilidad y respeto.

 

 ¬ŅY qu√© hace el gobierno? ¬ŅPrioriza la lucha contra la violencia de g√©nero? ¬ŅDedica recursos proporcionados a una problem√°tica tremenda que se lleva por delante la vida de una mujer cada 5 d√≠as? ¬ŅForma a profesionales, para que sean capaces de detectar la violencia y poner en marcha los protocolos adecuados? Una muestra, la dotaci√≥n en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2015. Conozcan estos datos, y val√≥renlos.

 

Como se dice en el editorial del √ļltimo n√ļmero de la revista Trabajadora ?Se trata de unos PGE que dan la espalda a la Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres, en los cuales el programa 232.B destinado a tal fin est√° dotado con 20,8 millones ?, lo que supone una reducci√≥n del 38% en cuatro a√Īos, si tomamos la referencia del a√Īo 2010 (?). Igual tratamiento recibe el capitulo 232C de actuaciones para la prevenci√≥n integral de la violencia de g√©nero, y aunque para este a√Īo se ha producido un incremento de 1,87 millones a√ļn es un 25% inferior al del a√Īo 2010, no siendo admisible que los recortes y las pol√≠ticas de austeridad afecten a las actuaciones contra la violencia de g√©nero, que en lo que llevamos de a√Īo se ha cobrado la vida de 42 mujeres (octubre 2014). Recortar en la prevenci√≥n y en la asistencia a las mujeres que padecen la violencia de g√©nero se traduce en un incremento de violencia y en dejar a las mujeres que la vienen padeciendo en mayor indefensi√≥n ante la misma?.

 

Desde CCOO llevamos tiempo dici√©ndolo y no somos las √ļnicas voces: El Parlamento Europeo ya dio la voz de alarma en febrero de 2013 sobre el riesgo del aumento de violencia contra las mujeres como efecto combinado de la crisis y de las pol√≠ticas de austeridad y recortes sociales, incluidos los  realizados en pol√≠ticas de igualdad y prevenci√≥n de la violencia de g√©nero; porque los problemas econ√≥micos favorecen que se produzcan m√°s situaciones de maltrato psicol√≥gico, violencia f√≠sica, acoso sexual? y muchas mujeres, empobrecidas por la precariedad laboral que les afecta especialmente, no encuentran la protecci√≥n que necesitan, dados los recortes recursos del Estado y las Administraciones P√ļblicas.

 

Adem√°s, en cuatro a√Īos de crisis han descendido un 10% las denuncias por estas causas, indicativo de que las afectadas no encuentran o no conocen los resortes de la protecci√≥n integral que el Estado, en sus diferentes Administraciones, debe proporcionar. Los recortes en pol√≠ticas de igualdad y prevenci√≥n esta violencia tomados por el gobierno y CCAA suponen menos recursos y menos servicios, con cierre de casas de acogida, muchas de ellas gestionadas por organizaciones de mujeres que supon√≠an el recurso m√°s cercano y m√°s pr√≥ximo a las afectadas. Tambi√©n el n√ļmero de mujeres sin empleo ha aumentado, con m√°s 2,3 milllones de desempleadas registradas; tambi√©n su desprotecci√≥n social y, por tanto, su riesgo o realidad de pobreza. La igualdad ha retrocedido, con la reforma educativa que la ha postergado de la ense√Īanza. Es la ecuaci√≥n perfecta. M√°s exposici√≥n y menos prevenci√≥n y protecci√≥n, m√°s violencia contra las mujeres.

 

Desde CCOO exigimos a los poderes p√ļblicos que coloquen en el centro de su agenda la lucha contra esta violencia, en protecci√≥n y atenci√≥n, y tambi√©n en la prevenci√≥n de sus causas. Hay una parte que corresponde hacer a los gobiernos, como hay otra que podemos y debemos hacer la sociedad. Un gobierno que elimina o  recorta recursos y que activa pol√≠ticas educativas retr√≥gradas que favorecen papeles sociales del pasado (que imponen modelos de sumisi√≥n a las mujeres, con ?vuelta a casa? inducida), no puede sorprenderse del auge de esta violencia entre la poblaci√≥n joven. Porque es econom√≠a y es ideolog√≠a ultraliberal y patriarcal.

 

Exigimos mejoras en la aplicaci√≥n de la Ley Integral contra la violencia de g√©nero; que se repongan los recortes del gasto p√ļblico efectuados en prevenci√≥n y atenci√≥n a las v√≠ctimas; que se recuperen asignaturas con el objetivo educativo de igualdad entre mujeres y hombres en la ense√Īanza, como Educaci√≥n para la ciudadan√≠a.  Desde CCOO ponemos todo el empe√Īo y trabajo para acabar con la violencia y la discriminaci√≥n, y no dejamos de proponer y aplicar en la medida que podemos medidas en el √°mbito laboral, introduciendo en la negociaci√≥n colectiva garant√≠as de protecci√≥n laboral para las v√≠ctimas de violencia de g√©nero, formando a quienes negocian convenios colectivos y planes de igualdad, impulsando la negociaci√≥n de protocolos de actuaci√≥n frente al acoso sexual para incluir en convenios colectivos y planes de igualdad.

 

#ExigeCCOO

√önete a CCOO, a nuestra lucha diaria, y EXIGE tus derechos: m√°s empleo de calidad, m√°s igualdad, m√°s corresponsabilidad.