Discriminación Laboral y miseria moral

Archivado en

Delegados y carrera profesional, aceite y agua.

Discriminación Laboral y miseria moral


Se repite una historia que no por conocida deja de ser dolorosa, una delegada de CCOO es relegada de una promoción aduciendo su rol sindical.


pdf
print
pmail
En recientes fechas una delegada de CCOO en Citioperaciones se animó a integrarse en un proceso de promoción laboral convocado por la empresa, después de 5 años de permancencia en su posición, lo hace a su vez animado por otros delegados, que, como ha quedado demostrado posteriormente estaban profundamente equivocados en su valoración del proceso.

Una vez iniciado el mismo, y superada la primera fase de la selección nuestra protagonista se encuentra con que en una dinámica de preguntas parte de ellas se centran directamente sobre sus funciones sindicales y si eso puede desvirtuar su juicio en situaciones sobre las que pueda tener una responsabilidad, por supuesto "conflicto de intereses".

El siguiente capítulo dejará a nuestra candidata eliminada de la posición a cubrir y a la espera de recibir una entrevista de balance.

Tardará un mes, y después de reclamarlo en dos ocasiones, cuando reciba ese balance. Y en el mismo se vuelve a centrar la cuestión sobre sus funciones sindicales y "lo mal visto que eso está".

El interlocutor en la entrevista olvida que efectivamente, los "mal vistos" han posibilitado multitud de beneficios colectivos de los que él mismo está siendo claramente beneficiario (ayudas por hijo y escolaridad, incrementos de salario, aumento de tiempo vacaciones, lactancias, disfrute de festivos, planes de carrera, administración de personal y un largo etc.)

Olvidan los responsables del departamento objeto de la selección que fué el Comité de Empresa, sus delegados, los que gestionaron un cambio colectivo de horario extremadamente conflictivo en un momento crítico de nuestra actividad. Y que fueran los mismos delegados los primeros en cambiar de horario para favorecer esa dinámica no se recuerda facilmente, "¿tu rol sindical puede desvirtuar tu juicio en situaciones determinadas?".

¿Se puede tener más miseria moral y lectura sesgada de la realidad?.

Sufren amnesia al no recordar que varias de las personas que alegaron motivos dudosos o abiertamente falsos para no cambiar de horario, no mostrando flexibilidad alguna en un momento en que se decide la continuidad o no del departamento en que trabajan 150 personas fueron rápidamente promocionadas alegando su "dedicación e implicación, y que aportarán la flexibilidad necesaria, como ya han venido demostrando con anterioridad". Muchas de ellas se integran ahora en equipos de selección, irónico.

Se pierde también en la memoria cómo importantes responsables en tiempos recientes han tapado y matizado importantes conductas, censurables en extremo, de supervisores que han llegado a engañar y aprovecharse de la buena fe de las personas para promocionar sus propios interesés y de un selecto grupo de allegados. Olvido que favorece una ausencia de conflicto...y de no asumir riesgos y responsabilidades. Ahora bien, nadie llega a cuestionar que el responsable pueda tener ninguna distorsión o conflicto de rol que le haya llevado a tomar una decisión semejante.

No quiero seguir por que no hay espacio suficiente para citar más miserias.

Ya para finalizar sólo dos apuntes.

Personas como éstas son las que integran los equipos de selección (apañados estamos con la credibilidad de los mismos), permitiéndose el lujo de poner trabas profesionales a las personas de las que ellas mismas sacan un provecho profesional y personal indiscutible.

Como sección estamos orgullosos de nuestra actividad y rol en defensa del colectivo, y este tipo de personas no harán que perdamos la fe en nuestros objetivos y formas de actuar, de hecho nos hace reafirmarnos en ello por mucho que la historia se empeñe en demostrar que delegados sindicales y carrera profesional es una relación similar al aceite y el agua.