"Los trabajadores cansados son peligrosos"

Archivado en

SINIESTRALIDAD LABORAL

"Los trabajadores cansados son peligrosos"


"Los trabajadores cansados son peligrosos, tanto con la maquinaria con la que trabajan como con el coche cuando regresan a casa. Hay que acabar con el opt-out que está generalizando en Europa la jornada de 60 horas"


pdf
print
pmail
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCIÓN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA

La modificación de la directiva sobre la ordenación del tiempo de trabajo está centrando el debate en el asunto más sensible de la Unión: el modelo social europeo. El debate parlamentario sobre este asunto que tuvo lugar en la mañana del martes pasado en Estrasburgo ha demostrado que, en este primer asalto, se ha impuesto el modelo social frente a los que desde el centro-derecha hablaron de falta de realismo por parte de socialistas y verdes, a los que acusan de poner en peligro la competitividad europea.

"Hay que acabar con el opt- out [cláusula que permite superar el tope de las 48 horas semanales mediante convenio colectivo o acuerdo individual entre empleador y empleado]", dijo el laborista británico Stephen Hughes. "Hay que intentar conciliar la vida laboral y familiar". "Los trabajadores cansados son peligrosos, tanto con la maquinaria con la que trabajan como con el coche cuando regresan a casa. Hay que acabar con el opt-out que está generalizando en Europa la jornada de 60 horas", dijo la verde británica Jean Lambert.

Izquierda Unitaria defiende tesis parecidas, aunque una parte del grupo negó su voto a los socialistas por considerar que la propuesta de Alejandro Cercas no ha ido lo suficientemente lejos. Aunque la mayor parte de los liberales y conservadores del PPE defendieron más la competitividad que los estándares de empleo, algunos se descolgaron. "El opt-out contradice el espíritu de la propia directiva", aseguró el liberal francés Bernard Lehideux. "Ciertamente, hay polémica interna en mi propio grupo", confesó la conservadora holandesa Ria Oomen-Ruijten.

En el Reino Unido, cuatro millones de trabajadores han suscrito la cláusula del opt-out que da carta blanca a los empresarios para que les exijan jornadas por encima de las 48 horas semanales. Los análisis de la Comisión Europea demuestran que allá donde se permite el opt-out las jornadas medias de los trabajadores son más largas. Mientras tanto, los primeros debates habidos en el seno del Consejo (formado por los gobiernos de los 25 miembros de la UE) demuestran que una decena de países son favorables a adoptar una fórmula que mejoraría su productividad.

España aplica el opt-out en la atención sanitaria y Francia lo hace para los médicos internistas. Sólo nueve países europeos no recurren a esta fórmula para ningún sector. Bélgica, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Irlanda, Luxemburgo, Portugal y Suecia alegan que los periodos de referencia para las 48 horas semanales ofrecen la suficiente flexibilidad para poder satisfacer las necesidades de los diferentes sectores.

El Pais