Archivado en

IN MEMORIAM MIGUEL PESQUERA

Miguel, amigo

No estoy muy seguro de lo que pensaría Miguel acerca de estas palabras, pues a menudo, se paraba en el quicio de la puerta del despacho y, mirándote como de reojo, decía: “Yo no entiendo de barcos ni de cuatreros, pero un botones (uno de ahorro, etc,…) vale menos que la ceniza del cigarro que me estoy fumando”. Tal y como, siendo Miguel botones, le espetaba cada día un antiguo compañero – y afiliado- de Cámara de Compensación cuando a la altura de su mesa le recogía cheques y letras. Esta era una de las maneras en las que Miguel demostraba sus afectos.


pdf print pmail

En momentos así siempre es difícil conciliar la congoja que nos atrapa con el tributo que merece un amigo y compañero, de muchos, que es Miguel Ángel Pesquera. Suele decirse que faltan las palabras, o mas bien que las que encontramos no expresan los términos justos para honrar a un amigo, para reconocer la memoria de este "little Big Man" – como en la peli de Dustin Hoffman, a quien siempre se dio un aire-.

Miguel es uno de los nuestros. Y eso también significa que lo es de mucha gente. Personas a las que dedicó lo mejor de si mismo, a su manera, con su aparente hosco carácter, que pretendía esconder lo entrañable del mismo, con la socarronería de quien sabe que los éxitos nunca son definitivos y la fortaleza que da perder muchas veces para terminar ganando algunas. 

Como abogado ganó muchas demandas. Perdió también otras. La mayoría de éstas últimas eran de las que le decíamos "Miguel, este conflicto lo tenemos que meter, es una cuestión sindical". Porque siempre vemos razones sindicales donde la doctrina lo niega y nuestra acción sindical no alcanza, y él siempre decía lo mismo "yo, a las que toquemos, pero no lo veo… y de la Audiencia no conviene abusar que son muy suyos (ya la presidiera Iglesias Cavero o Ricardo Bodas)".

Pero, ¿y cuando se gana, lo ganas tú y se beneficia de ello la mayoría? Miguel ha protagonizado alguna de esas victorias. Victorias contra leyes injustas e ilegales que perjudicaban a la mayoría. Miguel, como viejo bolchevique - bastante descreído por la vida y por el tiempo, pero bolchevique al fin y al cabo – sabía lo que ser mayoría significa. 

Casi todas esas victorias tenían que ver con el principio de Igualdad. Miguel obtuvo la primera sentencia contra la exclusión de derechos laborales que una Reforma Laboral infligió a las personas con contratos de aprendizaje. También hizo rectificar a los gobiernos en materia de cuotas participativas de las cajas de ahorros. Y tuvo actuaciones memorables en los juzgados, como cuando se terminó considerando el atraco como un riesgo laboral.

Es un abogado excepcional, formado en el día a día del quehacer de un sindicalista, con el esfuerzo y el espíritu de superación del que viene de abajo y estudia y trabaja, y trabaja y estudia, y dedica quizá demasiado tiempo además a eso que llamamos militancia, ya fuera política o sindical, o ambas... Y lo resta de otras dedicaciones vitales.

A Miguel, como a tantos que empezamos a volar en los setenta y ochenta, su parte indomable le hizo pasearse On the Wild Side, pero siempre hizo buenos amigos y amigas, que estuvieron ahí para las que tocaran. El ejercicio de la abogacía le aportó un equilibrio vital que le ayudó a reconciliarse consigo mismo. Pero, sin duda, en la esfera de lo privado son tres mujeres las que han sido determinantes para que conociéramos al Miguel más completo, al menos, en el periodo de tiempo que más le he conocido y tratado. Paloma, su hermana, de la que lleva un pedazo de su encarnadura misma y que nos ha permitido disfrutar del regalo de su compañía hasta ahora. Carmen, su mujer, que - a pesar del carácter indómito de Miguel - le aportó la serenidad y me atrevería a decir que compartió y aportó los años más felices de su vida. Y Carmen Lei, su hija, su sonrisa, que ha sido el motor, estrella y guía para superar no pocas dificultades.

Porque Miguel es también mucho esfuerzo para sortear dificultades. Cornadas que da la vida y, últimamente muy graves y con diversas trayectorias, la salud. Miguel es un fuerte frágil. Superó lo insuperable, pero como suele ocurrir, sin avisar, se nos ha roto. Y nos tiene hecho añicos el corazón.

Miguel es muy reservado y pocas veces hablaba de él mismo y de sus gustos, pero una vez me comentó lo mucho que le gustaba una cantante, Pasión Vega, tonadillera moderna de boleros, tangos y habaneras, lo cual también dice mucho de Miguel mismo; y vienen a la memoria los versos de una de sus canciones, en la despedida de un mosquetero…


“No hubo una aventura
que no nos tuviera en cuenta,
no hubo una cintura
que no compartiéramos a medias,
abonados al sufragio de causas perdidas,
veíamos la entrada sin ver la salida.

Todo es gris, un desconsolado camino gris
…
mis sueños son grises mis lágrimas grises
y a mi corazón le falta color sin ti”

(La vida en gris)

Infórmate

CCOO Servicios es un sindicato, es Comisiones Obreras en los sectores de Comercio, Financiero, administrativo, de las TIC, Hostelería, Contact-center, Oficinas, Turismo... Leer más


Síguenos en Telegram

Dónde estamos


OFICINAS CENTRALES
Ramírez de Arellano, 19
28043 Madrid
Tel: 91 540 92 82
Asesoría Madrid 91 536 51 63-64
Otras Comunidades
Fax: 91 559 71 96
Email: contacta@servicios.ccoo.es