Archivado en

MUTUAS

Una mirada a las mutuas alemanas


Alemania fue el primer país del mundo en promulgar en 1894 una ley de aseguramiento de accidentes. Al amparo de esta legislación nacieron las "Berufsgeno ssenschaften" (BG), entidades mutuales encargadas del aseguramiento obligatorio de los accidentes de trabajo. Hoy las mutuas alemanas son un exponente de eficacia tanto en la gestión económica como en la prevención.


pdf
print
pmail
VISITANOS SI QUIERES ESTAR INFORMADO

SECCIÓN SINDICAL FRATERNIDAD MUPRESPA


Las 35 mutuas alemanas aseguran en conjunto a unos tres millones de empresas con aproximadamente 42.000.000 de trabajadores. La prevención ha sido siempre considerada como la tarea prioritaria de estas entidades. Desde hace décadas la siniestralidad no ha dejado de descender año tras año en las empresas aseguradas. La tasa de 2003 (29,4 accidentes con baja superior a tres días por mil trabajadores) viene a ser la mitad de la registrada en los años 80 y la cuarta parte de la de los 60. Desde que en 1998 se logró rebajar la fatídica cifra de los 1.000 accidentes mortales en jornada de trabajo, el número de muertes no ha dejado de reducirse progresivamente hasta llegar a los 735 del último año. En España, con una tercera parte de población ocupada (13.600.000 trabajadores asalariados), la cifra de ese mismo año ha sido de 1.033 muertos, es decir, más del cuádruplo en números relativos
Las cuotas empresariales para el aseguramiento de accidentes de trabajo han ascendido en 2003 a algo más de 9 billones de euros. En 1960 la cuota media equivalía a 1,52e por cada 100e de salarios mientras que en 2003 fue de 1,35e un dato realmente positivo sobre todo si se tiene en cuenta la tendencia al incremento de los costes de la asistencia sanitaria y la actualización anual de las pensiones. Al final de cada año fiscal las mutuas prorratean sus gastos entre sus miembros. Las primas se calculan teniendo en cuenta la masa salarial pagada por cada empresa y una clasificación de riesgo basada en la probabilidad y severidad de los accidentes en cada sector de actividad. La eficacia preventiva de una empresa se premia con reducciones en la prima y la ineficacia se penaliza con recargos.

La gestión paritaria y la especialización sectorial son las claves del éxito

Según Andreas Baader, presidente de la federación de mutuas HVBG, las razones de esta tendencia positiva tanto en lo económico como en lo preventivo hay que buscarlas en dos peculiaridades del sistema mutual alemán. En primer lugar, las mutuas están controladas paritariamente por representantes de los trabajadores y de los empresarios lo cual conlleva que todas las decisiones importantes se toman sobre la base del consenso. Por otra parte, cada una de las 35 mutuas se ocupa de un sector de producción específico lo cual garantiza un mejor conocimiento del terreno que pisan y por tanto una mayor eficiencia preventiva.

Las mutuas son entidades de derecho público controladas por el Estado pero que gozan de autonomía administrativa y se gobiernan por las propias empresas afiliadas y por los asegurados sobre la base de la paridad. Existe una asamblea general y un comité de dirección constituidos a partes iguales por representantes de los empresarios y de los trabajadores. Cada seis años se celebran elecciones para constituir los respectivos grupos de representantes en la asamblea general cuyos miembros eligen a su vez a los del comité de dirección.

La estructuración sectorial de las mutuas se corresponde con la estructura organizativa de las asociaciones empresariales y de los sindicatos con lo que se facilita la representación. Además, posibilita una verdadera especialización preventiva de las mutuas tanto en el conocimiento de los riesgos sectoriales y de las peculiaridades del tejido productivo como en la viabilidad de las soluciones prácticas. Ni qué decir tiene que el hecho de que cada empresa pertenezca a la mutua responsable de su rama de actividad elimina la competencia feroz por aumentar las cuotas de mercado que caracteriza al sector en España y que tanto entorpece la aplicación de políticas de prevención rigurosas y eficaces.

La actuación preventiva de las mutuas se basa en asesorar y controlar

Los servicios que en materia de prevención aportan las mutuas se encuadran en tres tipos de actividades:

Servicios técnicos de control: están formados por especialistas experimentados en la problemática sectorial de salud y seguridad. Realizan actividades de asesoramiento e información, investigación de accidentes o formación técnica. Trabajan en contacto con los empresarios, los técnicos de la empresa y los representantes de los trabajadores. Son los encargados de verificar el cumplimiento de las normas técnicas que elaboran comités de expertos coordinados por las propias mutuas y en los que participan técnicos, instituciones y agentes sociales.

Servicios técnicos de salud y seguridad: las mutuas ofrecen servicios técnicos externos de asesoramiento para aquellas empresas que no disponen de personal cualificado. Los asesores técnicos conocen bien la problemática de prevención del sector y están en condiciones de decirle al empresario qué es lo que debe hacer y qué medidas ha de tomar. Los técnicos de seguridad no tienen funciones de control.

Servicios de Medicina del Trabajo: las mutuas contratan especialistas que actúan como médicos de empresa para las empresas afiliadas, realizan los exámenes de salud a los trabajadores e imparten consejos médicos. Apoyan al empresario en materia de higiene, colaboran con los agentes de seguridad de la propia empresa y asesoran respecto a la utilización de equipos de protección individual o para la adaptación de puestos de trabajo.

Las mutuas también promueven campañas preventivas. El 28 de abril de 2003, coincidiendo con el Día Internacional por la Salud de los Trabajadores, la federación de mutuas HVBG lanzaba una campaña nacional contra los accidentes por caídas que pretende reducir este tipo de accidentes un 15% en dos años. Durante la campaña 2.500 expertos visitarán 700.000 empresas y se impartirán charlas informativas a 400.000 personas, empresarios y trabajadores, en los 36 centros de formación de las mutuas.

La federación de mutuas HVBG mantiene tres institutos especializados desde los que desarrolla actividades de investigación, asesoramiento y formación en salud y seguridad, y en los que trabajan unas 350 personas (150 de staff científico). En el último ejercicio los fondos de investigación HVBG ascendieron aproximadamente a 2.000.000 y en el periodo 1996-2003 se llevaron a cabo 79 proyectos. Por la academia de formación de las mutuas pasan cada año unas 10.000 personas que asisten a los diferentes cursos y seminarios.

Prevention-World