Archivado en Documentacion, Prevision Social

CCOO insta al Gobierno a que permita valorar a vencimiento los activos de renta fija de los Fondos de Pensiones de Empleo


CCOO nsta al Ministerio de Econom铆a y Hacienda a desarrollar la Orden Ministerial que ya preve铆a la reforma del Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones de 2004, en relaci贸n al desarrollo de m茅todos de valoraci贸n de los t铆tulos de renta fija de los fondos de pensiones de empleo en atenci贸n a su permanencia en el balance del fondo de pensiones.


pdf
print
pmail
En 2004 se recogi贸 la posibilidad, para los Fondos de Pensiones de Empleo, que ya exist铆a en Espa帽a desde 1994 para las Entidades Financieras, de diferenciar entre cartera en negociaci贸n y cartera a vencimiento a efectos de criterios de valoraci贸n, no habi茅ndose llevado a cabo tal desarrollo normativo a d铆a de hoy causando con ello importantes perjuicios tanto a part铆cipes como a beneficiarios de los planes de pensiones de empleo.

Hay que tener presente que los planes de pensiones de empleo instrumentan compromisos por pensiones nacidos de la negociaci贸n colectiva, por tanto, el horizonte de inversi贸n de los fondos de pensiones donde est谩n integrados es, en su mayor铆a, el largo plazo, al estar restringida su movilidad y al ser las aportaciones al plan de pensiones resultado de la negociaci贸n colectiva y no de la voluntad individual derivada, en su mayor parte, de la optimizaci贸n fiscal.

Actualmente los activos de los fondos de pensiones est谩n obligados, salvo excepciones a valorarse diariamente a precio de mercado lo que no resulta coherente con la naturaleza de ahorro a largo plazo de los planes de pensiones de empleo, y adem谩s, introduce elementos de inestabilidad en dichos sistemas. Ello unido a la situaci贸n de crisis econ贸mica, ha
llevado a que en los 煤ltimos tiempos se hayan dado volatilidades hist贸ricamente altas tanto en renta variable como en renta fija. Si bien esta crisis puede entenderse excepcional por su intensidad no es menos cierto que no lo es en cuanto a la existencia de movimientos de ida y vuelta, ya que los mercados financieros se mueven por expectativas, no siempre bien fundadas. Por ello, es evidente que la credibilidad del valor de mercado como valor razonable ha quedado seriamente da帽ada.

La mayor铆a de los fondos de pensiones de empleo tienen establecida en su pol铆tica de inversi贸n un objetivo de inversi贸n consistente en mantener el poder adquisitivo de estos salarios diferidos m谩s un diferencial. En un escenario como el actual, que por temor a una subida de tipos, la duraci贸n de la inversi贸n en renta fija es minima y, por tanto, su rentabilidad esperada es baja e insuficiente, 茅sta debe ser compensada por la renta variable, a帽adiendo volatilidad al fondo de pensiones. En cambio, si al fondo de pensiones se le permitiera valorar a vencimiento esta renta fija, podr铆a invertir a un plazo mayor y con ello lograr铆a mayor rentabilidad y m谩s estabilidad, disminuyendo los activos con mayor riesgo y los costes de intermediaci贸n, al disminuir el n煤mero de operaciones.

Por ello, y al margen del momento financiero en el que nos encontremos, entendemos que tal desarrollo normativo deber铆a producirse para poder valorar una parte importante de la cartera, mayor o menor en funci贸n del colectivo, atendiendo a un criterio de vencimiento.

La no habilitaci贸n de estos criterios de valoraci贸n choca igualmente con varios movimientos que se han producido en los 煤ltimos dos a帽os, por un lado, con el borrador de 14 de julio de 2009 de la Norma Internacional de Contabilidad no 39 (NIC 39), en el que se estima como m茅todo adecuado para la renta fija la valoraci贸n a vencimiento, por otro lado, la duda sobre la credibilidad del valor de mercado ha llevado a las autoridades a modificar su aplicaci贸n. As铆 la Comisi贸n Europea, en su Decisi贸n de 13 de octubre de 2008, con el mismo objetivo de dotar de mayor estabilidad al sistema, ha contemplado la posibilidad, para las Entidades Financieras, de modificar los criterios de valoraci贸n de la cartera en negociaci贸n. Igualmente, y en el mismo sentido, el organismo estadounidense Financial Accounting Standards Board (FASB) ha adoptado decisiones similares el 2 de abril de 2009.

No obstante, lo m谩s incongruente de su no habilitaci贸n es el trato discriminatorio con otros instrumentos de previsi贸n social complementaria. Ya que tanto los seguros colectivos como las mutualidades de previsi贸n social pueden valorar su cartera de renta fija a vencimiento.

Es precisamente en la comparativa con las mutualidades donde se puede observar el perjuicio realizado a part铆cipes y beneficiarios de los fondos de pensiones del sistema de empleo. As铆, por ejemplo, mientras las principales mutualidades obten铆an m谩s del 5% de rentabilidad en 2008, los planes de pensiones del sistema de empleo perd铆an m谩s del 10%

脡ste no es un dato puntual. Observando informes de mutualidades se ve una rentabilidad estable en el medio y largo plazo, fruto seguramente de una buena gesti贸n, pero tambi茅n como se reconoce en los propios informes de una larga vida media de la cartera de renta fija, que en algunos casos supera los 14 a帽os. Esa vida media no tiene nada que ver con la que tienen los fondos de pensiones de empleo, que en general no superan los 4 a帽os, cuando la edad media del colectivo es inferior a los 45 a帽os y la causa no es otra que el sistema de valoraci贸n.

En general, la curva de tipos de inter茅s tiene pendiente positiva por lo que la rentabilidad de los plazos largos es superior a la de los cortos, salvo en momentos puntuales. En principio los tramos cortos de la curva est谩n ligados al ciclo econ贸mico, siendo m谩s bajos cuando hay recesi贸n y m谩s altos en caso de sobrecalentamiento. Mientras los tipos a largo suelen estar basados en la inflaci贸n.

Precisamente esa es la variable clave para los fondos de pensiones de empleo, que no buscan como objetivo la m谩xima rentabilidad posible sino una rentabilidad real ajustada a riesgo.

Sin embargo, si bien la rentabilidad suele ser creciente con la duraci贸n de la cartera, tambi茅n lo es el riesgo, si se mide 茅ste como la volatilidad del precio de mercado del activo. Y es precisamente la confusi贸n entre volatilidad y riesgo, causada por la obligaci贸n de valorar a precio de mercado la que lleva a duraciones cortas y hace gestionar en contra de la naturaleza largoplacista de los fondos de pensiones.

Igualmente, resulta incomprensible la resistencia del Ministerio de Econom铆a y Hacienda, en la actual situaci贸n de ataques a la deuda soberana, a desarrollar alternativas a la actual normativa, la cual incentiva estos movimientos especulativos, y por tanto, facilita los ataques a la deuda p煤blica espa帽ola. Entendemos, por tanto, que debe favorecerse la compra de deuda p煤blica y su mantenimiento hasta su vencimiento, desde luego para los inversores institucionales con movilidad restringida, desincentivando realizar plusval铆as coyunturales que aumentan la tensi贸n sobre nuestros propios costes de financiaci贸n de la deuda.

Por ello, y teniendo en cuenta el objetivo de los fondos de pensiones de empleo, que no es otro que obtener una rentabilidad suficiente; la previsibilidad de los flujos de entrada y salida en los mismos, que permiten estimar las necesidades de liquidez; as铆 como las ventajas evidentes mostradas en instrumentos de previsi贸n social de naturaleza semejante, reiteramos nuestra solicitud de que se permita a los fondos de pensiones de empleo valorar parte de su cartera de renta fija de acuerdo con el criterio de vencimiento, para lo cual es preciso el desarrollo de la Orden Ministerial prevista en el art铆culo 75.6 del Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones desde el a帽o 2004.

Una vez finalizados los trabajos, que hemos venido desarrollando con la Direcci贸n General de Seguros y Fondos de Pensiones, surgidos como consecuencia de la reuni贸n que mantuvimos el 23 de julio de 2009 con el Secretario de Estado de Econom铆a, hemos decidido, de forma conjunta con UGT, poner en marcha una campa帽a para solicitar la colaboraci贸n de las Comisiones de Control de los Planes de Pensiones de Empleo en demanda del desarrollo de la mencionada Orden Ministerial.

Declaraci贸n Conjunta con UGT

CCOO