Archivado en

Aprobado el informe de José María Fidalgo al Consejo Confederal de CC.OO.

Nuestra visión del diálogo social no es oportunista


El secretario general de CC.OO., José María Fidalgo presentó su informe ante el Consejo Confederal del sindicato reunido por primera vez desde la celebración de su 8º congreso en el mes de abril de 2004. La marcha del diálogo social, que “apoyamos sin reservas si bien rechazamos que se confunda con aceptación de iniciativas del Gobierno”, y la puesta en marcha del Plan de Trabajo que la dirección ejecutiva de CC.OO. ha decidido y que el Consejo ha aprobado para dar cumplimiento al Programa de Acción del congreso.



pdf
print
pmail
Recuerda Fidalgo los objetivos del Programa de Acción: avanzar en la modificación de nuestro modelo productivo que mejore en simultáneo la competitividad y la calidad del empleo, para crear más riqueza y más empleo y sostener y mejorar así el sistema de protección social. “Entendemos que se precisan reformas para conseguir estos objetivos y el diálogo social es la mejor vía para producirlas…Nuestra visión del diálogo no es oportunista ni asumiremos que diálogo se confunda con aceptación de iniciativas del Gobierno y así lo hemos advertido a nuestros interlocutores en público y en privado”.

El secretario general de CC.OO. hace un recorrido por la agenda de diálogo social según prioridades temporales: SMI (“aceptamos desvincular el valor monetario del SMI del índice –ahora llamado IPREM que determina el acceso a rentas o prestaciones públicas y demandamos junto a UGT la revalorización de ambos a inflación real”); Pensiones (“manifestamos el acuerdo con el incremento de pensiones mínimas, indebida e innecesariamente anunciado antes de abrirse la Mesa de Diálogo Social correspondiente”). El incremento anunciado para 2005 es para las mínimas con cónyuge a cargo del 6,5% (325.659 perceptores) y para las mínimas sin cónyuge a cargo, incluidas las de viudedad (1.919.940 perceptores) un 5%. “Estimamos este razonable incremento en un coste para el sistema de 383 millones de euros; Programas de fomento del empleo (“hemos reivindicado el sostenimiento presupuestario de las anteriores políticas de incentivo a la contratación indefinida); Revitalización de las instituciones laborales (“hemos propuesto el fortalecimiento de las instituciones que, con participación de los agentes económicoas y sociales, son responsables de aspectos como la intermediación para la contratación o en materia de seguridad y salud en el trabajo”); Formación Profesional -PGE 2005- (“hemos acordado una nueva distribución de la cuota -60% para Formación Continua y 40% para Formación ocupacional- y el gasto para 2005 se incrementa un 19% la primera y un 25% la segunda”); Negociación Colectiva y jubilación forzosa (“de acuerdo con UGT y CEOE hemos pedido la reposición de la potestad del Convenio Colectivo para establecer la jubilación forzosa de trabajadores”); Decreto de extensión de convenios colectivos; Transposición de la Directiva de la Sociedad Anónima Europea; Salud laboral (“se ha reivindicado la continuidad del acuerdo de diciembre de 2002 cuyo principal fruto fue el reglamento del Art. 24 de la Ley de Prevención de RRLL”); Inmigración (“se está discutiendo un borrador de Reglamento presentado hace unos días que determinará la regulación de flujos, permisos de residencia y de trabajo..”); Protección social (“la mesa de protección social debe tener objetivos más ambiciosos, por estratégicos, que un nuevo incremento de las pensiones mínimas. Al menos dos: la consolidación y mejora a medio y largo plazo de todo el Sistema y el establecimiento de un nuevo pilar del Sistema de Protección Social, el derecho a atención de las personas dependientes… De no ponerse en marcha en esta legislatura, desde un gobierno de izquierdas, nos tememos que alternativas no solidarias, como el seguro de dependencia puedan sustituir a lo que debe configurarse como un derecho subjetivo universal y un instrumento financiero y asistencial capaz de satisfacer el ejercicio del derecho””); Empleo (tras la conclusión del trabajo de los expertos, la mesa tripartita comenzará el intercambio de propuestas para buscar las reformas más pertinentes para reducir la temporalidad y acomodar las reglas del mercado de trabajo a las demandas económicas y sociales). En las próximas semanas se convocarán reuniones de cuadros de todas las organizaciones donde se informará del proceso, de su sentido general y de los pormenores, por miembros del Secretariado Confederal.

Fidalgo analiza en su informe el Prespuesto de 2005 –“hablaremos con los grupos parlamentarios para buscar enmiendas que satisfagan nuestras demandas”- y advierte que las magnitudes presentadas en el anteproyecto eran esperables por dos motivos: el gobierno no ha tomado medidas económicas y fiscales extraordinarias y ha gobernado la economía con el presupuesto del anterior gobierno. Igualmente, recuerda que la Comisión Ejecutiva respaldó la posición de la CES ante el texto del Tratado Constitucional de la UE: pedir a los trabajadores el apoyo al Tratado, valorándolo como un moderado avance en la consolidación del proceso político de la UE, en el de codificación de derechos sociales y ciuidadanos, a pesar de las insuficiencias en materias como gobierno económico o política exterior, de seguridad y de defensa común. En política educativa se requiere un esfuerzo sostenido de financiación, y en política sanitaria “demandaremos a todas las fuerzas políticas que de forma acordada, nos aseguren el futuro del SNS”.

El secretario general de CC.OO. propone en la parte final de su informe los puntos del Programa de Acción que derivados del lema del congreso “Seguir creciendo, seguir decidiendo”, se concretan en acción sindical y desarrollo organizativo: Ampliar la afiliación, actuar con eficacia y transparencia, aumentar la presencia en la empresa, abordar las nuevas realidades productivas, todo ello especificado en una “hoja de ruta interna”. El Consejo Confederal debe acometer con decisión el impulso de estas tareas. “Partimos de una gran realidad. Ya superamos el millón de afiliados. Tenemos 110.000 delegados y delegadas en las empresas. Gestionamos millones de euros de cuotas y de recursos provenientes de programas subvencionados. Somos el primer sindicato y la mayor organización de este país y hemos crecido mucho en el anterior mandato. Pero el incremento afiliativo se erosiona con bajas constantes. Casi la mitad de los delegados no está afiliada a CC.OO. No conocemos la globalidad de nuestros recursos. Tenemos una doble estructura organizativa que compone una herramienta excelente para la intervención y la cooperación, pero hemos visto muchas veces, en vez de cooperación, desconfianza y rivalidad. Tenemos una gran responsabilidad, primero con la legalidad en materia contable y financiera. Después con nuestra legalidad estatutaria que exige lealtad, transparencia y cooperación. También con nuestros objetivos políticos fundacionales: gastar con eficacia para ser más fuertes en beneficio de los trabajadores. Además con nuestra predicada moral: no gastar aquello de que no disponemos, y por último, con nuestra base afiliativa y representativa: los intereses de los trabajadores, y en primer lugar los afiliados”.

Tras hacer referencia al decálogo de medidas de gestión (información confederal para una organización descentralizada, centros contables, política presupuestaria, recursos humanos, consolidación fiscal, consolidación institucional, plataforma tecnológica, política de inversiones plurianual hasta 2008), Fidalgo informa de la puesta en marcha el próximo año de una nueva publicación confederal para cuadros sindicales que con periodicidad garantizada, ofrezca datos, acciones y reflexiones para reforzar, con perspectiva confederal, sus tareas específicas en territorios, sectores y empresas. Valora Fidalgo la Escuela confederal de la Juventud que reunió a un centenar de cuadros sindicales jóvenes que debatieron de acción sindical desde la óptica de la reivindicación de la igualdad de trato, y reitera el objetivo de ampliar la afiliación que es ambicioso: contener las desafiliaciones, atención individualizada, cauces de comunicación entre la estructura y los afiliados, programas para colectivos específicos, y construcción de instrumentos ágiles y estables de participación.

Concluye Fidalgo su informe con una mención al cambio político ante una coyuntura económica con incertidumbres, en la inauguración de la UE de veinticinco miembros. “CC.OO. debe asumir su papel de liderazgo sindical, de referencia social. Debemos seguir andando por la senda que nos ha llevado a este lugar de tanta responsabilidad. Debemos ser más exigentes con nosostros mismos que con cualquiera de nuestras contrapartes. Y por ello ninguna tarea de las asumidas, que están bien diseñadas, que emanan de nuestro congreso, nos debe parecer excesivamente ambiciosa. Tenemos muchísimos recursos y muchísima responsabilidad. Es, pues, el lugar y el momento de dar un nuevo impulso con decisión y con ilusión”.