Archivado en

IGUALDAD

La revolución pendiente


Las mujeres copan s√≥lo el 10% de los puestos directivos. La mujer en Espa√Īa est√° peor retribuida que en el resto de Europa en todos los niveles laborales


pdf
print
pmail
Hay que aprender a gestionar la diversidad en los consejos de administraci√≥n. Las mujeres somos m√°s pragm√°ticas y tratamos los temas con m√°s realidad que los hombres. Es decir, preguntamos, ¬Ņcu√°nto dinero vale este proyecto cuyos resultados no se ver√°n hasta dentro de dos a√Īos? ¬ŅQu√© recursos humanos necesitamos para ponerlos en marcha? Tambi√©n evitamos que los hombres se distraigan en las reuniones con temas banales al perseguir que sean cortas, pero efectivas". As√≠ de contundente se muestra la emprendedora Bego√Īa Maestro, que ha puesto en funcionamiento cuatro compa√Ī√≠as de diversos sectores, tras trabajar en el ICO. Esta directiva est√° presente en el consejo de administraci√≥n de tres de las sociedades fundadas por ella junto a distintos socios.

Que las mujeres accedan a puestos directivos, como le ha sucedido a Maestro, en las empresas en Espa√Īa no es habitual. S√≥lo un 10% de los puestos de la direcci√≥n general en Espa√Īa est√°n ocupados por f√©minas, cifra que ha disminuido cuatro puntos en dos a√Īos, seg√ļn pone de manifiesto un estudio realizado por Iese en colaboraci√≥n con la consultora de recursos humanos Icsa. Y lo peor es que los salarios en este nivel son un 24% inferiores a los de los hombres.

Adem√°s, en estos cargos de alta direcci√≥n, una ejecutiva espa√Īola gan√≥ de media el a√Īo pasado 42.583 euros menos que una italiana o 24.063 euros menos que una francesa. Estas diferencias se mantienen en mandos intermedios y en puestos inferiores estando siempre la mujer espa√Īola peor remunerada.

"Con la crisis, ha descendido el n√ļmero de mujeres en puestos de direcci√≥n general y en direcciones comerciales, mientras que se mantienen las cifras en recursos humanos", se√Īala Nuria Chinchilla, profesora del Iese. Esto se debe a que "la crisis se ha cebado con la mujer y en m√°s de una empresa se han dejado de aplicar pol√≠ticas de igualdad", subraya Ernesto Poveda, director general de la consultora ICSA. "Las compa√Ī√≠as -a√Īade-que las han implantado como medida de flexibilidad las mantienen, mientras que las sociedades que lo hicieron por imagen en tiempos de crisis se han olvidado de estas pol√≠ticas a favor de la mujer".

Para Chinchilla no es que exista un techo de cristal, sino de cemento "porque muchas mujeres se niegan a mimetizar a los varones en el trabajo". Y explica: "Ellas con el ascenso laboral piensan en el futuro de su familia, en la profesi√≥n... mientras que los hombres √ļnicamente consideran el aumento de ingresos y en la pr√≥xima promoci√≥n laboral".

Elena Terol, socia fundadora de la empresa de cazatalentos Excellent Search, se√Īala que "los directivos cuando salen de casa s√≥lo piensan en su reuni√≥n de trabajo, mientras que las directivas dejan la nota a la empleada del hogar con la hora que hay que acudir a recoger a los hijos, el men√ļ que hay que cocinar o c√≥mo hay que lavar la ropa... as√≠ como en el trabajo. En definitiva, las mujeres tienen demasiados temas en su cabeza". Para Chinchilla, la revoluci√≥n pendiente es que el hombre entre en casa. "Algunos que han pedido el permiso por paternidad se sienten el raro de la pel√≠cula porque no es habitual en nuestras empresas".

CONCHI LAFRAYA
La Vanguardia