La patronal reclama que la regulación de empleo sea libre, sin autorización

Archivado en

CCOO Asepeyo

La patronal reclama que la regulación de empleo sea libre, sin autorización


Los empresarios insisten en que solucionar la actual crisis económica y la dramática tasa de paro en España pasa por flexibilizar los despidos, hasta tal punto que la CEOE reclama que los expedientes de regulación de empleo dejen de ser autorizados por la Administración pública.



pdf
print
pmail

18-02-2009 - La patronal se quedó ayer un poco más sola en su cruzada por abaratar los despidos. Tras la tajante negativa del presidente del Gobierno y la clara oposición de los sindicatos, el Partido Popular se pronunció ayer para rechazar de pleno la propuesta de los empresarios. Pese a todo, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, defendió un modelo de flexibilización en la extinción de contratos en el que ayer incluyó la reivindicación de no sujetar 'para nada' la tramitación de los ERE a la autorización de la Administración.

'No creo que ninguna persona que quiera el bien del país rechace esta propuesta', respondió Díaz Ferrán al ser preguntado si alguna formación política, en general, y el PP, en particular, apoyaban rebajar los despidos. Lo que el presidente de los empresarios quizás no esperaba es que el portavoz económico de los populares, Cristóbal Montoro, quién asistía al desayuno informativo, tomara la palabra. 'No se puede introducir más desconfianza', argumentó Montoro, dada la tasa actual de desempleados. 'La posición del PP es claramente contraria a abaratar el despido', concluyó. El portavoz defendió que la reforma del mercado de trabajo que plantea su partido va en la línea de la que se acordó en 1997 con patronal y sindicatos.

Algo contrariado, Díaz Ferrán admitió que en la tesitura actual 'ningún empresario va a contratar a nadie porque sea más barato despedirle', pero aseguró que la medida ayudaría a salir fortalecidos de la crisis una vez se toque fondo. Contrariaba así las optimistas previsiones, al menos a corto plazo, del presidente de la patronal madrileña, Arturo Fernández, que hace apenas una semana defendía que el nuevo modelo de despidos generaría un millón de empleos.

'No pedimos el despido libre', matizó Díaz Ferrán. 'Eso ya existe y es carísimo'. Su propuesta consiste en crear un contrato que rebaje la indemnización de 45 días por año trabajado a 20 -con un tope de un año- en caso de despido improcedente. El responsable de la CEOE expuso que dicha disminución aumentaría el número de contratos indefinidos frente a los temporales.

Agilizar los despidos colectivos

Siguiendo dicho razonamiento, Díaz Ferrán lanzó una nueva apuesta al foro económico para agilizar el mercado laboral: eliminar permanentemente la supervisión y autorización que la Administración ejerce sobre los ERE. 'Han de ser una solución rápida en una empresa para que se puedan conservar el mayor número de puestos de trabajo, y para que una vez pasado ese bache, esa empresa vuelva a crecer y crear empleo', sostuvo. Esta política eliminaría la intervención pública, que se limita a actuar cuando no existe un acuerdo en las condiciones del despido colectivo entre empresario y trabajadores, ya que si se da, se limita a aprobar el expediente.

Pese a la clara distancia entre las reclamaciones de la CEOE y los sindicatos, Díaz Ferrán confió en que los agentes sociales llegarán a un acuerdo en las mesas de diálogo social y en la negociación colectiva. Sin embargo, volvió a lanzar un guante al Ejecutivo advirtiendo de que si no se llega a acuerdo 'será el Gobierno quien deba gobernar'.

Juande Portillo
Cinco Dias


LA PARADOJA
Aguilar cobró 1,9 millones

El actual presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, sustituyó al histórico José María Cuevas en la presidencia y heredó de este al que había sido el secretario general durante 23 años, Juan Jiménez Aguilar. Pero Díaz Ferrán y Jiménez Aguilar no se avenían, por lo que el primero decidió prescindir del segundo. Para cerrar la operación con una salida honorable, la patronal decidió despedirlo, porque en caso de cese hubiera cobrado menos. Se llevó 1,9 millones de euros en concepto de indemnización. Se da la circunstancia de que Jiménez Aguilar estuvo a punto de perder esa suculenta suma de dinero, pero un oportuno desvanecimiento en plena junta directiva impidió que se materializara la renuncia.

El Periodico



 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]