Archivado en

Entrevista

La respuesta de los delegados fue rápida, uniforme y llegamos a todos los trabajadores.


 El pasado 17 de noviembre COMFIA-CCOO consiguió detener el despido de más de 300 trabajadores en la empresa Dinero Express, en su lugar se ha llegado a un acuerdo para acometer un proceso de reestructuración que mantiene el empleo. Para hablar sobre la negociación de este acuerdo vamos a entrevistar a Irma Torres, Delegada de Dinero Express, y Manuel Cabrera, adjunto de la Secretaria de Acción Sindical de Comfia Madrid.



pdf
print
pmail
   

¿Qué es lo  que proponía Dinero Express?

M.C. El 4 de noviembre nos encontramos con que la empresa llama a nuestra representación sindical para que se presente en las oficinas, sin decir los motivos. Una vez allí, la empresa comunica que se va a acometer una “reestructuración de los medios materiales y humanaos de la empresa”. Pero en realidad, en lugar de una reestructuración lo que pretendía era platear un Expediente de Regulación de Empleo encubierto que supondría el cierre de 90 oficinas de las 105 existentes. Los delegados al ver esto llaman al sindicato y nos ponemos manos a la obra, porque lo que vemos es que se iba a producir un desmantelamiento total de la empresa.

 

¿La empresa, en algún momento, mostró voluntad de negociar esta reestructuración con el sindicato?

 

M.C Nunca. La empresa nunca ha mostrado voluntad de negociación. Además esta es una empresa que nunca ha querido negociar con el sindicato. La empresa siempre quiso actuar unilateralmente, aquí nuestra actuación fue rápida al conseguir que la empresa entablara un proceso de negociación.

La respuesta de los delegados fue rápida, uniforme y llegamos a todos los trabajadores.

 

 

¿Qué actuación llevó a cabo el sindicato?

I.T Tratamos de frenar cualquier negociación individual con los trabajadores, ya que la empresa buscaba que se firmaran bajas voluntarias a cambio de una compensación. Para frenar esto los delegados de dinero express, con el apoyo de los delegados del BBVA, pudimos personarnos en  todas las oficinas de la red cuando la empresa les entregó la información a los trabajadores, y en ese momento la empresa comprendió que los trabajadores no estaban solos y no podían obviar al sindicato.

 

 

Además, el sindicato funcionó como una maquinaria bien engrasada poniendo en funcionamiento a todas las partes implicadas, delegados de Dinero Express, la sección sindical del BBVA ( al ser este banco la propietaria de Dinero Express), y tanto el sindicato de Comfia en Madrid como la Federación Estatal de Comfia.

 

Una vez la empresa se sienta a negociar con el sindicato, ¿cómo se desarrolla la negociación?

 

M.C. El objetivo de la empresa era despedir al mayor número de personas con el menor coste posible, aunque, claro, esto no lo manifestaban. Para nosotros, nuestro primer objetivo era mantener el empleo y planteamos desde el principio que se trataba de un ERE encubierto. Nuestra firmeza en este planteamiento ha sido la clave para forzar a la empresa a abrir un proceso de negociación con el que finalmente hemos conseguido un acuerdo satisfactorio, que incluye nuestro principal objetivo que era el mantenimiento del empleo.

 

¿Cuáles son los principales puntos que forman el acuerdo?

I.T. El más importante es que se mantiene el empleo al 80 por ciento de la platilla, manteniendo sus condiciones retributivas de jornada y horario. Las personas que quieran serán recolocadas en los centros de gestión que la empresa tiene en cinco provincias. Además, se acordó la compensación de los gastos de traslado de las quienes vayan a los centros de gestión. Se han  pactado 900 euros como base para gastos de traslados, pero si la cuantía  de estos fuese mayor, Dinero Express se hará cargo de la diferencia. Todo esto va acompañado de un acuerdo para que los trabajadores puedan pedir un anticipo de hasta 5 mensualidades a un 0 por ciento de interés con un descuento en nómina del 10 por ciento mensual hasta el fin del pago del préstamo

 

 

Otro de los puntos era la resolución del contrato de aquellos trabajadores que no quieran trasladarse de provincia. A ellos se les pagará 45 días por año trabajo, en lugar de  los 20 días que hay marcados legalmente. A parte los compañeros de Málaga tendrán la oportunidad de entrar en OP Plus (que es otra empresa del grupo) sin periodo de prueba, estos compañeros se irían con una indemnización de 20 días por año.

 

Otra cuestión importante de esta negociación es que hemos conseguido sentar en la resolución de este conflicto a la dirección de recursos humanos del BBVA, como empresa propietaria de Dinero Express. Ha sido para esto fundamental la colaboración que en todo momento nos han prestados los compañeros de la Sección Sindical del BBVA.

 

M.C. Querría agradecer la participación tanto de la sección sindical de BBVA, especialmente de Juanjo Giner (Secretario General)  como de la Federación Estatal de Comfia y a Manuel Sánchez secretario de empleo.