Archivado en

Pertenecer al Banco con mayores beneficios del mundo no nos asegura un futuro con garantias.

FATAL COMPAÑEROS, FATAL....


Trabajamos en un Grupo que este año será el primero en beneficios de toda la banca MUNDIAL. Que "sólo" ganará más de 10.000 millones de euros (a los nostálgicos de la peseta: un billón seiscientos setenta mil millones de pesetas); que es capaz de incrementar sus ingresos, con la que está cayendo, en un 13%, y sujetar sus costes por debajo de la inflación (3,5%); que mejora su ratio de eficiencia de grupo en 3,5 puntos porcentuales en un muy competitivo 40,7% (en el Grupo Santander Consumer ese ratio es 13 puntos aún mejor), a pesar de lo fatal, compañeros, fatal... que lo hemos hecho en España.


pdf
print
pmail

31-10-2008 -  

   
En definitiva, el Grupo Santander, del que formamos parte, se encuentra en una situación de salud envidiable: 68 millones de clientes, una tasa de morosidad muy por debajo de la media del sector en todos los mercados donde operamos, provisiones genéricas de 6.300 millones de euros que fortalecen el Balance, plusvalías de casi 600 millones de euros por la venta de la sede de Boadilla; ratios de solvencia elevados y una posición de liquidez que nos aleja de la posición de la mayor parte de la competencia nacional e internacional. Además de incrementar el pago a sus accionistas, ellos han debido hacerlo mejor que nosotros los trabajadores, en un 10% sobre los dividendos del año pasado. Incluso parece estar en disposición de devolver a inversores millonarios de Banif lo perdido en la ruleta en que se jugaron sus dineros, a éllos la avaricia les va a salir mejor que a otros.
    Lamentablemente, y desde la perspectiva que tenemos de estas globales buenas noticias, desde el "sur" del grupo donde nos situamos, pertenecer al Santander no está siendo sinónimo de contar con unas garantías de futuro sobre nuestras condiciones laborales.
    El sector del mercado en el que nos movemos siempre ha sido el de mayor exposición a las crisis, y ésta se está manifestando con una vilurencia nunca conocida y que está llevando a un descenso de nuestra actividad crediticia que no está siendo contrarrestada, bajo nuestro punto de vista, con medidas que nos acerquen a las difíciles circunstancias del mercado. Abunda en nuestra organización y especialmente en la Red de Oficinas una sensación de impotencia que no es capaz de combatir la Dirección con medidas incentivadoras de la actividad que no sean las muy antiguas de la presión al colaborador, sin aportar soluciones imaginativas que intenten corregir, o por lo menos limitar la caida de nuestra cuota en un mercado claramente deprimido.
    En Servicios Centrales la situación no es mejor, con constantes rumores de externalización del departamento de Operaciones que empeoran la sensación de crisis que a todos nos embarga.
    En estas circunstancias , y sin contar todavía con un diagnóstico claro, y mucho menos, de un plan para invertir la situación, la Dirección de Santander Consumer España propone a una serie de compañeros de la Red de oficinas la posibilidad de pasar a una empresa del Grupo, cuya razón social es la compraventa de inmuebles. De repente, nuestra Dirección ha encontrado su verdadera vocación convirtiéndose en Agencia de Empleo del Grupo como mejor forma de contrarrestar la caída de los beneficios de nuestra Unidad.
    No es así como entendemos que se solucionan los problemas. Siempre debe partirse de un diagnóstico que debe compartirse con lealtad mutua entre la Dirección y sus colaboradores. A partir de ahí, las soluciones sí deben pasar por entender nuestra Unidad como parte de un gran Grupo, para conseguir adecuar la estructura, si fuese necesario, a las circunstancias actuales. La empleabilidad dentro del Grupo puede significar una mínima tranquilidad para los empleados de Santander Consumer, pero no es suficiente. No es lo mismo una oferta de empleo en el Banco Santander que pasar a una sociedad de compraventa de inmuebles que en Diciembre de 2007 contaba con un único trabajador en su nómina.
    Aunque ayer mismo el Director de Relaciones Laborales reconocía no contar aún con ningún diagnóstico ni plan de aplicación, sí dejaba entrever la posibilidad de una reestructuración de la Unidad sin dar mayores datos al respecto. Los movimientos que están produciendose en paralelo a esas manifestaciones son absolutamente contradictorias, por lo que sus planes deben conocerse de forma inminente.
    Ante las dificultades y los problemas no vamos a asistir como convidados de piedra en decisiones que nos van a afectar en nuestra realidad laboral en los próximos tiempos.
    Esta Sección Sindical de CC.OO. siempre ha optado por la intervención en los constantes procesos de cambio que nos han acontecido desde que eramos Finamersa, Centroban, Unileasing, Bansafina, etc., pero nuestra capacidad de influencia siempre ha sido proporcional al respaldo que nuestros representados nos daban.
     Ya somos muchos los afiliados a nuestra Sección Sindical de CC.OO., pero en estos momentos de dificultades,  la protección que supone estar afiliado a CC.OO. seguro que compensa el pequeño sacrificio de la cuota por pertenecer a un sindicato de más de un millón doscientos mil trabajadores en España.

 

 

Grupo Santander Consumer España Sección Sindical Comfia-CC.OO.