Archivado en

CCOO Asepeyo

Cada trabajador pagará 150 euros para sufragar el plan de rescate de Zapatero.


Los españoles financiarán la compra de activos del Gobierno para ‘salvar’ a bancos y cajas, que incluye un alto pago de intereses. Los expertos alertan de que la operación puede dañar la imagen de la deuda nacional.



pdf
print
pmail

10-10-2008 - El presidente del Gobierno tiene ya sobre la mesa su plan de rescate a la banca: un sistema de compra de activos de las entidades financieras por un importe total de hasta 50.000 millones de euros. Pero no explicó quien pagará el plan.

El importe se conseguirá a través de emisiones de deuda. Pero, éstas tendrán un doble coste que recaerá sobre los hombros de los trabajadores españoles: por un lado, la carga financiera de la emisión, teniendo en cuenta un pago de intereses aproximado de entre un 4,5% y un 5% supone directamente un abono anual de intereses de entre 2.250 millones y 2.500 millones de euros.

El número total de trabajadores españoles que cotizan a la Seguridad Social y pagan el IRPF se sitúa en torno a los 20 millones de contribuyentes. Por lo que la simple división del coste anual por intereses entre ese volumen de declarantes revela ya un coste por año de unos 125 euros. Y todo ello en un escenario en el que la vida media de la cartera de deuda del Estado es de 7 años.

Pero los expertos consultados por EXPANSIÓN rechazan que ésa sea únicamente la fuente de costes del plan lanzado por el presidente del Gobierno. La segunda fuente de costes será el impacto sobre todo el resto de la deuda española emitida. Según los Presupuestos del Estado presentados para el año 2009, el volumen de deuda total de España se sitúa en 364.100 millones de euros –8.091 euros por habitante y 18.205 euros por contribuyente–. Los analistas aseguran que la nueva emisión de esos 50.000 millones sería calificada por el mercado como de menos fiable que las previas realizadas por España, por lo que, presumiblemente, tendría que pagarse más intereses al colocarla.

Pero, además, si la compra de activos que realiza el Estado con ese dinero reviste la más mínima duda de albergar activos de dudoso cobro, los mercados descontarán que la economía española puede estar más afectada por la crisis de lo inicialmente previsto, lo que supondría una penalización en la imagen de toda la masa de deuda comercializada, o, lo que es lo mismo, que debería pagarse más intereses en cada futura emisión adicional. El coste adicional por este motivo podría ser de 500 millones de euros al año, con lo que el sobrecoste total se elevaría a 7.000 millones de euros. Así, cada trabajador y contribuyente deberá pagar 150 euros en 2009 por el plan de rescate de Zapatero. Pese a que Solbes aseguraba ayer que el nuevo fondo del Gobierno “no costará ni un céntimo al contribuyente” .

Las dudas sobre la calidad de estos activos serán clave para el futuro, pues si realmente la imagen de la deuda española empeora, también lo harán los ingresos del Tesoro cuando venda en un futuro los títulos que compra ahora. O, lo que es lo mismo: los contribuyentes apenas recuperarán nada de los 150 euros que pagan ahora.

A esto se añade otro problema extra: el pago de la deuda se suma a una subida del IRPF para 2009 de otros 2.500 millones de euros, lo que elevará el pago del impuesto en torno a 400 euros por año para las clases medias.

EXPANSIÓN

 


Participa en nuestra encuesta:
¿ESTAS SATISFECHO CON TU SALARIO?


 Opina en nuestro blog



 [VISITA NUESTRA PÁGINA]