Archivado en

Una historia conocida...

Navegando por Internet


En la p√°gina web http://www.lacartadelabolsa.com/, el pasado d√≠a 3 el Catedr√°tico de Estructura Econ√≥mica Santiago Ni√Īo Becerra publicaba la siguiente carta, que reproducimos de forma literal y casi √≠ntegra:


pdf
print
pmail
¬ďSoy director de sucursal de una entidad financiera muy importante de este pa√≠s, una entidad financiera que, hace solo siete u ocho a√Īos, era a√ļn conservadora, muy rigurosa con el riesgo y que tras renovar a toda su c√ļpula con (matices excesivamente detallados, resumo: personas provenientes del exterior) y con (√≠dem anterior: resumo: personas con master financieros USA debajo del brazo), se vio absorbida hace tan solo un lustro por la espiral de dar pr√©stamos y cr√©ditos a tutipl√©n.

Como en toda juerga, el √ļltimo a√Īo 2007 fue el peor, ten√≠amos multiconferencias con nuestro superior hasta dos y tres veces al d√≠a, llegaba a ser tan kafkiano que yo ten√≠a que dejar cualquier tarea que estuviera haciendo (como atender a buenos clientes, y con prisas) para escuchar por tel√©fono que era intolerable lo poco que se estaba haciendo (yo o cualquier compa√Īero porque las llamadas eran en grupo y con el cliente delante de mis narices). Las llamaditas duraban hasta media hora, se nos exig√≠a corregir sobre la marcha las previsiones de formalizaci√≥n de operaciones (hipotecarias, empresa y consumo), porque nos volver√≠an a llamar a media ma√Īana a ver c√≥mo √≠bamos. Hab√≠a que escuchar reprimendas, a veces con insultos, a compa√Īeros por sus escasos, dec√≠an, resultados.

Tres a√Īos antes, las competencias en oficinas hab√≠an aumentando significativamente, porque consideraban que nosotros conoc√≠amos el mercado y a nuestros clientes. Se podr√° imaginar Ud. (y cualquiera de nuestros jefes) que ante tal presi√≥n (y sin consideraci√≥n ninguna ante los diferentes mercados de las distintas oficinas) que directores m√°s presionados por sus objetivos (o por las amenazas) se dejaran llevar para adelante, y se concedieran operaciones muy dudosas.

En mi zona, en dichas multiconferencias el respeto se perdía de tanto en tanto, en otras los insultos y las vejaciones eran la norma, parecía que era mejor jefe el que más insultaba y se hacía imponer. Pasamos de ser una entidad financiera donde se conseguían directores de otras entidades de un día para otro, a llegar a darse el caso de una capital de provincia con cinco oficinas, donde cuatro estaban sin director porque se habían ido a otras entidades. Se primaban los resultados a muy corto plazo. Los directivos más listos, han sido esos que se han ido yendo de una entidad a otra, dejando las oficinas como unos zorros de subprimes y caos burocrático.

En el momento cumbre de la borrachera se buscaba el consumo y las hipotecas con prescriptores en talleres, muebler√≠as, y por supuesto inmobiliarias. Se han financiado coches de segunda mano de m√°s de cinco a√Īos (cualquier Johnny ten√≠a que sentirse importante al volante de un X o de un X (dos marcas de autom√≥vil de lujo) a 10 a√Īos!!!!, se han dado hipotecas donde se cobraban comisiones de verg√ľenza a repartir entre la inmobiliaria y la oficina a 50 a√Īos al 120%.

Ese √ļltimo a√Īo la proyecci√≥n de beneficios de mi entidad en su convenci√≥n anual era triplicarlos de 2007 a 2010!!!!.

Cuando revienta las hipotecas subprime en USA, yo le dec√≠a a mi mujer, que me re√≠a yo de las que hab√≠amos dado en mi entidad¬Ö que de alguna forma ese tsunami nos afectar√≠a. Se puede Ud. imaginar que la morosidad ha aumentado exponencialmente en nuestra entidad, mes a mes a paso firme y constante y que las llamadas que a√ļn recib√≠amos en noviembre de 2007 (cuando el consumo ya comenzaba a desplomarse y por tanto la concesi√≥n de pr√©stamos), es decir comenzamos a dejar de dar pr√©stamos porque la gente ya estaba saturada; y nuestros jefes dec√≠an que no lo entend√≠an!!!.

Como le digo, dichas llamadas de presi√≥n de vender pr√©stamos a cualquier precio, se han convertido en una obsesi√≥n: la captaci√≥n de recursos, la venta de seguros, y desde hace unos meses (con una intensificaci√≥n brutal este mismo verano), de objetivos de recuperaci√≥n de mora!!!!, y sabe vd que se est√° haciendo ante tal nueva presi√≥n???: se refinancia todo, parcheado como sea para evitar dicha mora y sacarla del balance que en unos meses volver√° a serlo con la masa crecida. El radio macuto, (muy eficiente, no se crea), habla de oficinas en Levante con tasas de mora del 15 y 20%.¬ď

A cualquiera, la lectura de la carta le sugerir√° distintas cuestiones y reflexiones. A nosotros nos surgi√≥ una duda: ¬Ņtrabajar√° este director en Caixa Galicia? No lo sabemos, pero ¬Ņa que lo parece?


El ¬ďestilo Santander¬Ē ha causado sensaci√≥n en el sector de bancos y cajas de ahorros, tambi√©n en la nuestra, en la que contamos con directivos de ese Grupo. Ahora, cuando toca asumir las responsabilidades por las decisiones equivocadas de ayer, oiremos las disculpas: Fue el mercado quien se equivoc√≥, todo el mundo hac√≠a lo mismo.


Septiembre 2008