Archivado en

LEGAL

La fiscalía lleva a 650 empresarios a juicio por accidentes laborales


El 40% de las muertes en el trabajo a√ļn escapa al control de los tribunales


pdf
print
pmail
 La clandestinidad que ha envuelto durante a√Īos los accidentes laborales tiende a remitir. Los fiscales presentaron el a√Īo pasado 650 escritos de acusaci√≥n por delitos relacionados con la siniestralidad, casi el doble (un 86% m√°s) que en 2006. El escrito de acusaci√≥n es el paso decisivo para determinar la responsabilidad de un accidente en los tribunales y supone la apertura de juicio. El mayor celo de los fiscales y la colaboraci√≥n con la Inspecci√≥n de Trabajo han facilitado el cerco a la siniestralidad laboral, una lacra que cada a√Īo cuesta la vida a casi 1.000 trabajadores.

La mayor parte de esos escritos de acusaci√≥n corresponde a procesos antiguos. "Algunos datan de 1999. La actuaci√≥n de los fiscales ha logrado que afloren esos casos", explica Juan Manuel de O√Īa, responsable de la fiscal√≠a especial que desde abril de 2006 se ocupa de perseguir los accidentes en el puesto de trabajo. Los datos, que este a√Īo se han demorado m√°s de la cuenta por la huelga de funcionarios de justicia que paraliz√≥ durante semanas los juzgados, reflejan esa mayor actividad, aunque a√ļn queda mucho por hacer.

La cifra m√°s elocuente de la tarea pendiente procede de 2007. De las 844 muertes en el tajo que se produjeron en ese ejercicio, la fiscal√≠a lleg√≥ a controlar 503. Es decir, un 40% de los fallecimientos a√ļn escapa a los ojos de la justicia, aunque el porcentaje ha mejorado en los dos √ļltimos a√Īos.

De O√Īa explica que los que pasan inadvertidos son fundamentalmente accidentes de tr√°fico (por ejemplo, la muerte de un transportista), m√°s dif√≠ciles de perseguir en los tribunales y de determinar la culpa, aunque tengan consideraci√≥n de accidente de trabajo porque se han producido en jornada laboral. "En construcci√≥n y en industria est√°n pr√°cticamente controlados", subraya el fiscal.

En 2007, esa mayor persecuci√≥n coincidi√≥ con los accidentes de trabajo en el m√≠nimo nivel de la democracia. De O√Īa aventura que el endurecimiento de la acci√≥n penal ha incidido en la mejora de esas cifras. Pero de momento, los logros de 2007 no parecen tener continuidad. Las muertes por accidente han crecido un 5,8% en los cuatro primeros meses del a√Īo, pese a que el menor empuje del empleo, especialmente en la construcci√≥n, deber√≠a contribuir a relajar esas cifras.

Otro elemento de mejora en el √°mbito judicial ha sido el n√ļmero de sentencias penales promulgadas. En 2007 hubo 337 en los juzgados de primera instancia, un 35% m√°s que el a√Īo anterior. La Fiscal√≠a no tiene datos sobre cu√°ntas de ellas son condenatorias, pero las sentencias a empresarios o a responsables de prevenci√≥n de riesgos han aumentado en los √ļltimos a√Īos.

Tambi√©n ha crecido el n√ļmero de quienes no se conforman con el primer dictamen que reciben. Los recursos, generalmente ante la Audiencia Nacional, han aumentado casi un 83%, aunque en este caso el porcentaje es menos representativo, pues se trata de cantidades peque√Īas (86 el a√Īo pasado).

El mayor n√ļmero de operaciones que registran los juzgados corresponde a las diligencias previas, primer paso para saber si un accidente (o una actividad de riesgo) es constitutivo de delito. Los fiscales abrieron el a√Īo pasado 917, un 18,6% m√°s. La mayor√≠a de ellas proceden de avisos de la Inspecci√≥n de Trabajo, que colabora estrechamente con la Fiscal√≠a. "Algunas se archivan sin m√°s", se√Īala Juan Manuel de O√Īa.

El reto consiste ahora en revertir la tendencia ascendente de este a√Īo para lograr una nueva reducci√≥n de los accidentes. El Ejecutivo deber√° desarrollar los pactos que alcanz√≥ en 2007 con patronal y sindicatos. Las principales carencias se dan en las empresas m√°s peque√Īas, donde la prevenci√≥n es a√ļn deficiente.

LUC√ćA ABELL√ĀN
El Pais