Archivado en

Va a ser interesante poner luz y taquígrafos a las reuniones con la Caja para que la plantilla pueda tener una información más veraz.

La falsedad por bandera.




pdf
print
pmail

Efectivamente va a ser mucho más interesante poner luz y taquígrafos a las reuniones con la Caja. Para que la plantilla pueda tener una información más directa y evaluable sobre las propuestas y las “intenciones” de cada parte.

 

 

Porque lo cierto es que el día 28, el viernes pasado, a las 9 de la mañana CC.OO., ELA y la Empresa (7 personas en total) mantuvimos una reunión para seguir intentando buscar una salida al convenio. Y lo cierto es que, tras exponer los dos sindicatos que había acuerdo sobre la trasposición de categorías a niveles, se mantenía el desacuerdo sobre los ascensos por antigüedad ya que no contemplábamos ninguna propuesta que no mantuviera el actual salario de 37.000 euros como final de dichos ascensos. Y ahí se lío la de “Dios es Cristo”. El alto representante de BBK (el más alto de los cuatro que asistían) recogió los papeles y tras un tenso intercambio de “golpes” dialécticos anunció que “ellos ya tenían todo ese tema muy valorado” y que la postura de los dos sindicatos le parecía una “tomadura de pelo”. Un “alto representante de CC.OO.” (aunque, la verdad, más bajo) le insistió en que reconsiderara la postura y que no tirara por la borda lo avanzado. El “alto representante de la caja” insistió en que no había nada más que hablar y puso fin a la reunión, sin nueva fecha para continuarla. Por eso el encabezamiento de nuestra nota de ese día: “La caja rompe las conversaciones”. Es decir, exactamente lo que había sucedido en la reunión.

 

 

Y no es menos cierto que el mismo día 21, con la nota ya en la Intranet, el director de Recursos Humanos y un representante de CC.OO. mantuvieron una conversación para ver si era posible continuar las conversaciones. El día 3 lo veremos.

 

 

Tan prolijo relato viene a cuento porque lo menos que se le puede pedir a la caja es que sus representantes tengan un mínimo de entereza, se responsabilicen de sus actos y no traten de descargar sus responsabilidades con el manido soniquete de “CC.OO. no quiere convenio en BBK”.