Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

La necesaria remodelación del Organigrama debe basarse en 5 criterios: profesionalidad, independencia, preparación, experiencia y ética

ANTE UNA NUEVA ETAPA (I)


Una vez finalizado el proceso de renovación de los Órganos de Gobierno, como ya informamos el pasado 18/02/04, y garantizada la estabilidad de la Caja y la continuidad del proyecto iniciado a finales de 2001, es el momento de encarar con responsabilidad una remodelación del Organigrama que permita la necesaria renovación del equipo directivo tras 25 años y el inicio de una nueva etapa con empuje e ilusión.


pdf
print
pmail
Como recordaréis, a finales de 2001 CC.OO. hizo una apuesta por la estabilidad de nuestra Caja, sacándola de la peligrosa inestabilidad en la que había caído y que tanto daño estaba haciendo a su imagen. Como resultado de aquella apuesta, plasmada en el Acuerdo sobre Órganos de Gobierno 14/12/2001, se introdujo estabilidad en los Órganos de Gobierno, mayor control sobre la política de empresas participadas y la Obra Social y la aplicación del Acuerdo Laboral de Fusión.
No obstante, el hecho de que la Ley Financiera obligase a una nueva renovación a corto plazo desaconsejaba introducir cambios de profundidad en el ámbito directivo, siendo preferible esperar a la constitución de los nuevos Órganos.
Una vez configurado el nuevo Consejo a primeros de 2004, no hay motivos para seguir demorando la reestructura-ción del Organigrama, imprescindible dado que el equipo directivo actual va a culminar una gestión de casi 25 años. De ahí que el Presidente haya iniciado un proceso de discusión con los grupos que conforman el Consejo; un proceso que incluye la sustitución del Director General y el Director Gral. Adjunto, que han decidido facilitar el proceso con su marcha voluntaria.
Una vez hecho público este proceso, queremos remarcar los criterios que estamos defendiendo como orientadores del nuevo organigrama y la nueva etapa:
1)Máximo consenso posible en la votación del Organigrama. Los Estatutos obligan, a propuesta nuestra, al voto de 2/3 del Consejo para elegir el Director Gral.
2)Profesionalidad: La reestructuración del Organigrama y el nombramiento de puestos de responsabili-dad debe basarse en criterios objetivos de preparación, experiencia, profesionalidad e independencia.
3)Ética y responsabilidad social, con especial atención al control de la política de empresas participadas.
Queremos, en cualquier caso, transmitiros tranquilidad. Estamos ante el ini-cio de una nueva etapa y entendemos que los cambios crean inquietud. Pero estamos convencidos de que nuestra Caja va a seguir siendo una entidad líder y rentable, porque cuenta para ello con la mayor de las garantías: la capacidad y profesionalidad de sus más de 2.000 trabajadores y trabajadoras. Seguiremos informando.