Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Empleo

CCOO BANESTO
Dos trabajadores despedidos de un modo injustificable

Despidos en expansión


Después de poco más de un año de la puesta en marcha del ambicioso Plan de Expansión, con la lógica apertura de nuevas oficinas y la contratación de nuevos empleados, llega el momento de ver los resultados y de justificar las inversiones millonarias. No parece que los resultados obtenidos merezcan la aprobación de la dirección y ha empezado una caza de brujas de algunos para justificar las malas cifras.


pdf
print
pmail

Nos estamos encontrando con la misma política represiva y sin miramientos de siempre, cuando algo va mal los responsables son los trabajadores. No se tienen en cuenta las condiciones de trabajo, cómo se han aperturado las oficinas sin medios, cómo se han nutrido de personal de la calle sin apenas conocimientos y cómo han vulnerado sus propias reglas y en lugar del apoyo de un trabajador antiguo del banco, en muchos casos se ha utilizado personal de nuevo ingreso sin formación específica de banca.

La receta siempre es la misma y cada vez funciona peor, las presiones, sinrazones y falta de escrúpulos derivan en una sangría constante de trabajadores que se marchan de Banesto amargados, con ganas de labrarse un futuro profesional y de conseguir la conciliación de la vida familiar y laboral en otro lugar, algo que parece imposible en esta entidad. Pero aquí no hay responsabilidad de nadie, cuando las cosas van mal la culpa es de los de siempre, de los que sufren presiones constantes, de los que prolongan la jornada, de los que subsanan los defectos, de los que tapan las insuficiencias, de los que soportan objetivos imposibles, de los que padecen multiconferencias a horas intempestivas… de los trabajadores de las oficinas.

Ahora la Territorial y la UTR de Madrid han decidido dar un escarmiento y que sirva de aviso a todos los demás, el despido de dos trabajadores de la UBM de Expansión Madrid Norte, en Cobeña y Alcalá de Henares, por causas tan nimias como ir a dejar la baja a la sucursal o sufrir la reclamación de una clienta descontenta. No son causas de despido, ni siquiera de sanción en el peor de los casos. Simplemente, Banesto está volviendo a su costumbre de imponer su sinrazón contra los trabajadores como medio para conseguir sus objetivos y para que algunos justifiquen su ineptitud, algo que ya hemos vivido en esta entidad y que pensábamos erradicado para siempre pero que vuelve recurrentemente de la mano de personajes incompetentes y sin escrúpulos. No hemos de asumir como inevitables estas políticas faltas de todo derecho, injustas y arbitrarias, hemos de denunciar sistemáticamente los atropellos, contra este tipo de actuaciones solo sirve la denuncia y os animamos a todos los que las sufráis os pongáis en contacto con los delegados de  CC.OO. de inmediato.

Octubre 2007