Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

CC.OO. desmiente las acusaciones sobre el bloque de la negociación.

La clave del Convenio Colectivo: verdades y mentiras.




pdf
print
pmail

LA CLAVE DEL CONVENIO

Hace ya varios meses que quedaron suspendidas las reuniones de la Mesa negociadora del Convenio. A la vista del planteamiento general realizado por la caja (que fue anticipado en sendas reuniones a todos los sindicatos y a “los 70” por el propio Sr. Irala), los sindicatos, unánimemente, consideramos que no tenía sentido entrar a discutir los desarrollos que concretaban la propuesta.

La ausencia de reuniones de la Mesa y el apagón informativo que se ha producido sobre el Convenio ha podido difuminar las razones por las que se llegó a esta situación y ha permitido que se instale en la plantilla una cierta sensación de extrañeza, terreno abonado, por otra parte, para el chascarrillo y la rumorología a la que algunos son tan aficionados.

Así, hemos visto cómo en las últimas semanas “se comenta” cuando no “se asegura” tanto que el convenio está bloqueado por la intransigencia de CC OO, como que CC OO tiene ya un convenio acordado con la empresa. Y todo, milagrosamente, al mismo tiempo.

¿ Cuál es el problema del Convenio?

Pues ni más ni menos que el mismo que hace tres meses: un planteamiento empresarial que implica una drástica reducción de costes a futuro, una reducción de derechos y expectativas económicas y profesionales para la plantilla actual (especialmente para la más joven) y un debilitamiento cualitativo del convenio como marco de regulatorio. Porque la pieza clave de la propuesta de la empresa consiste en un abaratamiento del salario de entrada, una importante prolongación del tiempo necesario para llegar por antigüedad a un nivel salarial inferior al que se llega actualmente, una devaluación radical de los puestos de dirección y subdirección de oficinas y de los segmentos de central, un alargamiento muy importante del tiempo de consolidación del salario de convenio de los puestos de responsabilidad que se desempeñen, sacar del convenio a un buen número de personas y una ampliación del volumen de la retribución variable dentro de unas retribuciones globales disminuidas. Todo en el mismo paquete. ¡Ah! y quitar los tres días de libranza.

No sólo en este Convenio la caja ha abundado en su interés por “homologarse” con las mejores cajas del convenio estatal en condiciones laborales. No hemos sido CC OO quienes hemos sacado a pasear el Convenio Estatal. Recientemente se publicaba un ranking de empresas en el que La Caixa, una caja acogida, con sus acuerdos de empresa como la mayoría, al Convenio Estatal, aparecía como la empresa más deseable para trabajar. La caja ocupaba el puesto 95 de 100.

Por eso, porque La Caixa ha hecho una expansión colosal desde hace años, incluida la que ha hecho en Bizkaia y porque si vamos a tener referencias nos parece un modelo a tener en cuenta, vamos a ver en un cuadro adjunto una comparación, a modo de ejemplo, de los niveles y retribuciones que recoge su clasificación de oficinas en comparación con la nuestra actual y con la que se nos propone. Se trata de ver si, como viene insistiendo machaconamente la Caja, nuestra clasificación está “fuera del mercado”. Queremos creer que la tercera entidad financiera del sistema está dentro del mercado, incluso en gran medida determina el mercado.

Queremos adelantar que ¡oh milagro! en La Caixa, a diferencia de nuestra empresa, la clasificación de oficinas se cumple con rigor más que notable.