Archivado en Comunicados, Socio Economico

Resolución de la Comisión Ejecutiva Confederal

CC.OO. ante las próximas elecciones del 14 de marzo de 2004


Ante las próximas Elecciones Generales del 14 de marzo, la Comisión Ejecutiva Confederal de CC OO considera oportuno hacer pública la siguiente resolución:


pdf
print
pmail

1.- Las Elecciones Generales constituyen en todos los países democráticos la mejor expresión del compromiso de los ciudadanos y ciudadanas con la esencia misma del sistema democrático, pues no en vano a través de aquellas hacen un claro ejercicio de su soberanía al proceder a elegir a sus representantes para determinar a quién le otorga la confianza para gobernar, al tiempo que se les confía la elaboración de las leyes por medio de las cuales se ha de garantizar una convivencia democrática y perseguir un orden económico y social más justo. Por tal motivo hacemos un llamamiento decidido a la mayor participación en las mismas desde el convencimiento de que, de esta forma, se insufla mayor vitalidad y salud a la democracia misma.

2.- CC.OO., que constituye un claro referente de izquierdas y aspira a la transformación social y que, como sindicato plural agrupa en su seno a cuantos trabajadores y trabajadoras deciden afiliarse al mismo sin discriminación alguna, no asume ninguna opción partidaria como propia. No obstante, como sindicato que reivindica la mejora de las condiciones de vida y trabajo de todos los trabajadores y trabajadoras y que promueve la defensa de todo aquello que les afecte, considera que es su deber, desde el más escrupuloso respeto a la libre voluntad de las personas, señalar las exigencias mínimas que deberían atender los programas que aspiran a contar con el voto de quienes en este asunto, consideraran relevante nuestra opinión.

A tales efectos la C.E. de la C.S. de CC.OO. entiende que lo prioritario hoy es diseñar y poner en práctica una política económica que tenga como objetivo dotarnos de un modelo productivo sostenible, más solvente y más cualificado, capaz de generar más riqueza y mayor valor añadido, el cual ha de asentarse en mayor empleo y en una drástica reducción de la precariedad, con una mejor y permanente cualificación, y una mayor compatibilidad con el conjunto de las tareas familiares y ciudadanas.

Para ello y para que el bienestar que debiera derivarse del mismo se reparta bajo principios de mayor equidad, se hace indispensable

  • Potenciar y mejorar el sistema educativo público dotándolo de los medios adecuados, acordes con las viejas y nuevas necesidades, al tiempo que de manera laica, lo preservamos de las rancias acometidas a que quieren someterlo los que, tradicionalmente, se han opuesto al progreso y divulgación del conocimiento.

  • Fomentar y ensanchar a través de una mayor inversión pública y privada la Investigación y el Desarrollo como factores imprescindibles para un crecimiento económico más firme.

  • Ampliar y consolidar nuestro sistema de protección social mediante la mejora ordenada de las prestaciones del mismo y su extensión a aquellos campos que como el de los servicios a personas dependientes, las ayudas a las unidades familiares, o la protección a desempleados sin recursos alternativos, contribuyen al bienestar de la ciudadanía en general y a la aparición de nuevos espacios de actividad económica, que a su vez generan más riqueza y más empleos. Sólo así lograremos corregir y superar los importantes déficits que, en relación a la protección social sigue padeciendo nuestro país.

  • Poner en marcha un programa realmente favorecedor del acceso a la vivienda que corrija de manera efectiva el incremento espectacular en los precios y el fuerte endeudamiento de las familias españolas.

  • Crear y desarrollar un programa de mejora continuada de la calidad de los servicios públicos que sea claramente perceptible por la sociedad en general y vincule a ésta de manera efectiva con unas administraciones públicas concebidas al servicio de la ciudadanía e impulsoras destacadas de todo aquello que contribuya a la mayor cohesión social y territorial.

  • Para todo ello se hace indispensable definir un sistema tributario más justo en la distribución de los esfuerzos exigidos a los ciudadanos y con mayor suficiencia financiera para hacer posibles superiores niveles de crecimiento y gasto social. En este sentido, nuestra organización viene alertando desde hace bastantes años de forma muy argumentada y rigurosa, de los riesgos que se derivan de las sucesivas reducciones así como de la deslegitimación operada en el impuesto sobre la renta. En consecuencia, demanda un cambio de actitud y de mensaje en este ámbito para conseguir dotar de la necesaria credibilidad a las propuestas electorales formuladas, de modo que resulten coherentes con los diagnósticos de situación que las acompañan.

  • En otro orden de cosas, CC.OO. defiende también un cambio en la política exterior que implique un mayor compromiso con la construcción política europea y la defensa de su modelo social; la búsqueda de una solución pacífica de los conflictos y un orden mundial basado en la ampliación del derecho internacional y en la primacía de las instituciones multilaterales dependientes de la ONU

  • Igualmente, defendemos y demandamos la promoción de políticas solidarias eficaces que se enfrenten a los gravísimos problemas del hambre, la pobreza y la desigualdad extrema. En tal sentido el diseño de las políticas de inmigración ha de hacerse desde la búsqueda de una integración real de las personas inmigrantes y desde aquellos instrumentos de cooperación que contribuyan a erradicar las causas que la motivan.

Por ello y desde el mencionado respeto a la libertad de las personas en general y de los afiliados y afiliadas en particular, reiteramos nuestro llamamiento a una participación masiva en las Elecciones del 14 de marzo y en pro de aquellas alternativas que mejor respondan a las prioridades y objetivos arriba relatados.