Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Viaje de incentivos 2006


El viaje de incentivos: ¿premio o castigo?


pdf
print
pmail

Si bien nos alegramos del hecho de que los compañeros y compañeras que hayan hecho los presupuestos tengan una merecida recompensa (aun cuando los que no lo han conseguido también merecerían una distinción, por aguantar lo que tienen que aguantar, que no es poco) queremos denunciar desde esta Sección Sindical de CCOO las injusticias que comete la Dirección en este asunto.

Denunciamos a la Dirección por discriminar (una vez más) a todos los empleados y empleadas que, en su condición de interinos, aun cuando hubieran trabajado todo el año, no tienen derecho al viaje. Al parecer, alguien todavía no se ha informado bien sobre lo que dice nuestro Tribunal Constitucional al respecto. Esto es, que nadie puede ser discriminado por motivo del tipo de contrato que tenga. Por lo tanto, la Sección Sindical de CCOO, una vez más, toma nota y pondrá en marcha las acciones pertinentes par que esta situación se regularice.

Denunciamos a la Dirección, por negar el derecho del viaje de incentivos a aquellos empleados y empleadas que habiendo sido trasladados (y no por voluntad propia) no acabaron  el año a su oficina. Además, ni siquiera aplican un criterio de proporcionalidad, simplemente no van y punto. Aunque hayan sido trasladados en el mes de noviembre o diciembre.

Denunciamos a la Dirección, por negar el viaje a todos aquellos empleados y empleadas que, por cualquier motivo, no pueden ir en las fechas establecidas.

Denunciamos a la Dirección, por abuso, por tacañería y por negligencia (¿a qué país de riesgo nos dirigiremos este año?)

Las oficinas que han conseguido hacer el presupuesto tienen derecho a percibir aquello que les toca. Buscar excusas para saltarse este derecho es injusto e inadmisible, y demuestra una vez más que tenemos una dirección de tercera para una plantilla de primera.

Recapacitemos todos y todas sobre lo que estamos dando y lo que recibimos a cambio, y actuemos en consecuencia.


Mataró, 9 de noviembre de 2006