Archivado en Campa√Īas, Ciberderechos

Campa√Īa Europea contra las patentes de Software

Richard Stallman: cómo luchar contra las patentes de Software


Las patentes de software son el equivalente a las minas terrestres para los proyectos de software: Cada decisi√≥n en el dise√Īo de un programa lleva el riesgo de pisar una patente que puede destruir tu proyecto.


pdf
print
pmail
Desarrollar un programa grande y complejo significa combinar muchas ideas, a menudo ciento o miles de ellas. En un pa√≠s que permite las patentes de software, hay posibilidades de que alg√ļn fragmento sustancial de las ideas de tu programa ya haya sido patentado por varias compa√Ī√≠as. Tal vez cientos de patentes cubrir√°n diferentes partes de tu programa. Un estudio de 2004 encontr√≥ casi 300 patentes de EE.UU. que cubr√≠an varias partes de un s√≥lo programa importante. Es tanto el trabajo necesario para hacer semejante estudio que s√≥lo se ha hecho uno.

En la pr√°ctica, si eres un dise√Īador de software, normalmente ser√°s amenazado por una patente en un momento u otro. Cuando esto pasa, puedes escapar indemne si encuentras razones legales para derribar la patente. Puedes intentarlo; si tienes √©xito, significar√° una mina menos en el campo. Si esta patente es particularmente amenazante para el p√ļblico, la Fundaci√≥n de la Patente P√ļblica puede hacerse con el caso; √©sa es su especialidad. Si pides ayuda de la comunidad usuaria de ordenadores para buscar publicaciones previas de la misma idea para usar como evidencia para derribar una patente, todos debemos responder con cualquier informaci√≥n √ļtil que podamos tener.

Sin embargo, combatir las patentes una por una nunca eliminar√° el peligro de las patentes de software, igual que golpear con fuerza los mosquitos nunca eliminar√° la malaria. No puedes esperar derrotar cada patente que viene hacia ti, igual que no puedes esperar matar a todos los monstruos en un videojuego: m√°s pronto o m√°s tarde, una va a vencerte y da√Īar√° tu programa. La oficina estadounidense de patentes publica alrededor de 100.000 patentes de software cada a√Īo; nuestros mejores esfuerzos nunca podr√≠an eliminar estas minas tan r√°pido como ellos plantan m√°s.

Algunas de estas minas son imposibles de eliminar. Cada patente de software es da√Īina, y cada patente de software restringe injustamente c√≥mo vas a usar tu ordenador, pero no toda patente de software es legalmente inv√°lida seg√ļn el criterio del sistema de patentes. Las patentes de software que nosotros podemos derrotar son aquellas que son resultado de "errores", donde las reglas del sistema de patentes no fueron llevadas a cabo apropiadamente. No hay nada que podamos hacer cuando el √ļnico error es la pol√≠tica de permitir patentes de software.

Para asegurar una parte del castillo, tienes que hacer algo m√°s que eliminar los monstruos cuando ellos aparecen --tienes que acabar con el generador que los produce--. Derribar las patentes existentes una por una no har√° m√°s segura la programaci√≥n. Para lograr esto, tenemos que cambiar el sistema de patentes para que las patentes ya no puedan amenazar a los dise√Īadores y usuarios del software.

No hay ning√ļn conflicto entre estas dos campa√Īas; podemos trabajar a la vez en la fuga a corto plazo y la soluci√≥n a largo plazo. Si tenemos cuidado, podemos hacer que nuestros esfuerzos para derribar las patentes individuales de software valgan el doble, construyendo el apoyo suficiente para corregir el problema al completo. El punto crucial es no asociar patentes de software "malas" con patentes de software equivocadas o inv√°lidas. Cada vez que anulamos una patente de software, cada vez que hablamos sobre nuestros planes futuros, debemos decir sin dudas, "Una patente menos de software, una amenaza menos para los programadores: el objetivo es cero".

La batalla sobre las patentes de software en la Uni√≥n Europea est√° alcanzando una fase crucial. El Parlamento Europeo vot√≥ claramente a favor de rechazar las patentes de software hace un a√Īo. En mayo, el Consejo de Ministros vot√≥ deshacer las enmiendas del Parlamento y hacer una directiva a√ļn peor que la del principio. No obstante, por lo menos un pa√≠s que en su d√≠a apoy√≥ esto, ahora ha invertido su voto. Todos tenemos que hacer un esfuerzo supremo ahora mismo para convencer a otro pa√≠s europeo m√°s para que cambie su voto, y para convencer a los miembros recientemente elegidos del Parlamento europeo que resistan apoyando la votaci√≥n del Parlamento anterior. Por favor consulta www.ffii.org para m√°s informaci√≥n sobre c√≥mo ayudar y ponerte en contacto con otros activistas.

Empieza el curso, y el siguiente round de la lucha contra las patentes de software en Europa est√° a la vuelta de la esquina