Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Jornada

Circular CC.OO. en Grupo Banco Popular
noviembre 2008

Crisis, malos modos y errores en la gestión


Se veía venir. La crisis económica está poniendo cada vez más en evidencia a los profesionales que no son capaces de trabajar en un entorno difícil. Entre ellos a quienes carecen de suficiente criterio para la gestión de los equipos y de las personas.
No menos preocupante es el empeoramiento de las relaciones laborales que se está produciendo. Quienes menos culpa tienen de la mala situación actual son los trabajadores, por eso resulta profundamente injusto que los efectos de la misma recaigan indebidamente sobre ellos.


pdf
print
pmail
 

En los últimos tiempos venimos observando un aumento de los malos modos en muchas oficinas del Grupo, aunque más en unas zonas que en otras. Resulta perturbador comprobar que ciertos directivos entienden que la falta de respeto y la intimidación son herramientas adecuadas para desarrollar su gestión. Lo más grave es que esta clase de irregularidad se está manifestando abiertamente en niveles cada vez más altos dentro de la organización de nuestra empresa.

En lo que respecta a la relación personal, es alarmante que algunos no se priven del trato indigno hacia sus empleados. Desde CC.OO. entendemos que estas actitudes deben ser erradicadas inmediatamente, pues las consideramos inaceptables.

No menos preocupante es el empeoramiento de las relaciones laborales que se está produciendo. Quienes menos culpa tienen de la mala situación actual son los trabajadores, por eso resulta profundamente injusto que los efectos de la misma recaigan indebidamente sobre ellos, sobre todo si se recurre a la amenaza de traslado, o incluso de despido, para lograr que la plantilla prolongue -todavía más- la jornada laboral, acepte una mayor movilidad geográfica o asuma una carga de trabajo exagerada. Todo ello, no lo olvidemos, en un entorno de escasez de personal en demasiadas oficinas.

Es más que inquietante constatar que ciertos responsables no están afrontando la situación con serenidad, trasladando tensiones innecesarias a la plantilla. El miedo no ayuda en absoluto a un adecuado desarrollo de la tarea diaria; que más bien requiere de un claro apoyo al empleado y de una gestión diligente. Es necesario aportar imaginación para afrontar un contexto difícil, procurando la identificación de la plantilla con la mejor orientación del Grupo al respecto y abandonando prácticas obsoletas de dirección de personal.

Esperamos un cambio.

En cualquier caso, los trabajadores saben que pueden contar con CC.OO. para hacer valer sus derechos.

Noviembre de 2008