Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Empleo

CCOO BANESTO
La política disciplinaria es para corregir conductas, no para reducir plantilla.

DESPIDOS DESPROPORCIONADOS


Banesto está volviendo a utilizar el despido como única sanción ante faltas diversas. Hemos de recordar que a principios de año ya impulsamos una campaña en contra de los despidos abusivos y desproporcionados que conseguimos detener.


pdf
print
pmail

Ahora vuelven a reincidir con esa política, aplicando la máxima sanción a situaciones que entendemos no son ni siquiera faltas; quieren utilizar el despido, aprovechando cualquier excusa, para prescindir de quienes les parecen poco rentables o simplemente molestos.
 
Recientemente hemos tenido dos despidos totalmente desproporcionados por unas irregularidades cometidas. Uno por no haber cancelado a su vencimiento una póliza de crédito para primera vivienda algo inferior a 20.000 € y otro por no haber presentado durante dos semanas los oportunos partes de confirmación de baja. En ambos casos la única comunicación que han tenido del banco ha sido la carta de despido.

En la del primero se le acusa de haber hecho disposiciones de su cuenta de crédito, del año 1996, sin la autorización de RRHH y de haberlas hecho en tres oficinas distintas de aquélla en la que estaba asignado con el fin de ocultar a sus superiores dichas disposiciones. Muchos recordaréis que, hasta que se formalizaron en la Oficina Instrumental los créditos para primera vivienda, las pólizas se emitían en la propia sucursal. Era práctica habitual aceptada que muchos de nosotros disponíamos de ellas con absoluta normalidad hasta el vencimiento, momento en el cual se cancelaba la póliza con un ingreso extraordinario.

Le hemos enseñado al banco extractos de cuentas de varios compañeros de esa época en la que no sólo hacíamos disposiciones en efectivo, sino que teníamos domiciliada la nómina, disponíamos de talonarios de la 172, hacíamos traspasos y transferencias, domiciliábamos los recibos, las tarjetas, los impuestos… En fin, que la utilizábamos como una cuenta de crédito normal sin que en ningún  momento hubiéramos necesitado ningún permiso de RRHH. ¡Más conocimiento que tener el abono todos los meses de la nómina…!

La segunda acusación que formulan se cae por su propio peso con más facilidad que la anterior: no sólo ha dispuesto en tres sucursales, sino en muchas más en las que ha estado trabajando en estos últimos 5 años, incluida la suya propia, ya que ha estado cubriendo los numerosos huecos de su provincia y de las limítrofes que se producían por bajas y vacaciones.

En el caso de la trabajadora de Granada el banco no ha tenido a bien verificar si ha habido algún problema en la recepción de las bajas por la valija interna, después de varios meses de baja enviando los partes de confirmación sin problemas. La falta de un solo envío parece que bien hubiese merecido una revisión de la valija o simplemente haber solicitado una nueva copia.

El compañero de Navarra tiene 47 años, entró hace 30, es operativo y lleva muchos años en ventanilla. La otra compañera de Granada tiene 26 años con 1 de antigüedad. El banco ha entendido que no le resultan rentables y les ha aplicado la sanción máxima de despido

La política disciplinaria que tenemos recogida en el Convenio Colectivo es para corregir conductas, no para quitarse de encima a trabajadores aprovechando cualquier excusa. La desproporción entre las supuestas faltas y la sanción aplicada es de tal magnitud que no podemos consentirla bajo ningún concepto.

Hemos intentado sin éxito entregar una carta al Director General de RRHH con 300 firmas de la Territorial del País Vasco, Aragón, Navarra y La Rioja, por lo que vamos a realizar concentraciones en las Oficinas Principales de dicha Territorial y vamos a denunciar esta política ante la opinión pública.

 27 octubre de 2008