Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Empleo

CCOO BANESTO
La política disciplinaria es para corregir conductas, no para reducir plantilla.

DESPIDOS DESPROPORCIONADOS


Banesto est√° volviendo a utilizar el despido como √ļnica sanci√≥n ante faltas diversas. Hemos de recordar que a principios de a√Īo ya impulsamos una campa√Īa en contra de los despidos abusivos y desproporcionados que conseguimos detener.


pdf
print
pmail

Ahora vuelven a reincidir con esa política, aplicando la máxima sanción a situaciones que entendemos no son ni siquiera faltas; quieren utilizar el despido, aprovechando cualquier excusa, para prescindir de quienes les parecen poco rentables o simplemente molestos.
 
Recientemente hemos tenido dos despidos totalmente desproporcionados por unas irregularidades cometidas. Uno por no haber cancelado a su vencimiento una p√≥liza de cr√©dito para primera vivienda algo inferior a 20.000 ¬Ä y otro por no haber presentado durante dos semanas los oportunos partes de confirmaci√≥n de baja. En ambos casos la √ļnica comunicaci√≥n que han tenido del banco ha sido la carta de despido.

En la del primero se le acusa de haber hecho disposiciones de su cuenta de cr√©dito, del a√Īo 1996, sin la autorizaci√≥n de RRHH y de haberlas hecho en tres oficinas distintas de aqu√©lla en la que estaba asignado con el fin de ocultar a sus superiores dichas disposiciones. Muchos recordar√©is que, hasta que se formalizaron en la Oficina Instrumental los cr√©ditos para primera vivienda, las p√≥lizas se emit√≠an en la propia sucursal. Era pr√°ctica habitual aceptada que muchos de nosotros dispon√≠amos de ellas con absoluta normalidad hasta el vencimiento, momento en el cual se cancelaba la p√≥liza con un ingreso extraordinario.

Le hemos ense√Īado al banco extractos de cuentas de varios compa√Īeros de esa √©poca en la que no s√≥lo hac√≠amos disposiciones en efectivo, sino que ten√≠amos domiciliada la n√≥mina, dispon√≠amos de talonarios de la 172, hac√≠amos traspasos y transferencias, domicili√°bamos los recibos, las tarjetas, los impuestos¬Ö En fin, que la utiliz√°bamos como una cuenta de cr√©dito normal sin que en ning√ļn  momento hubi√©ramos necesitado ning√ļn permiso de RRHH. ¬°M√°s conocimiento que tener el abono todos los meses de la n√≥mina¬Ö!

La segunda acusaci√≥n que formulan se cae por su propio peso con m√°s facilidad que la anterior: no s√≥lo ha dispuesto en tres sucursales, sino en muchas m√°s en las que ha estado trabajando en estos √ļltimos 5 a√Īos, incluida la suya propia, ya que ha estado cubriendo los numerosos huecos de su provincia y de las lim√≠trofes que se produc√≠an por bajas y vacaciones.

En el caso de la trabajadora de Granada el banco no ha tenido a bien verificar si ha habido alg√ļn problema en la recepci√≥n de las bajas por la valija interna, despu√©s de varios meses de baja enviando los partes de confirmaci√≥n sin problemas. La falta de un solo env√≠o parece que bien hubiese merecido una revisi√≥n de la valija o simplemente haber solicitado una nueva copia.

El compa√Īero de Navarra tiene 47 a√Īos, entr√≥ hace 30, es operativo y lleva muchos a√Īos en ventanilla. La otra compa√Īera de Granada tiene 26 a√Īos con 1 de antig√ľedad. El banco ha entendido que no le resultan rentables y les ha aplicado la sanci√≥n m√°xima de despido

La pol√≠tica disciplinaria que tenemos recogida en el Convenio Colectivo es para corregir conductas, no para quitarse de encima a trabajadores aprovechando cualquier excusa. La desproporci√≥n entre las supuestas faltas y la sanci√≥n aplicada es de tal magnitud que no podemos consentirla bajo ning√ļn concepto.

Hemos intentado sin √©xito entregar una carta al Director General de RRHH con 300 firmas de la Territorial del Pa√≠s Vasco, Arag√≥n, Navarra y La Rioja, por lo que vamos a realizar concentraciones en las Oficinas Principales de dicha Territorial y vamos a denunciar esta pol√≠tica ante la opini√≥n p√ļblica.

 27 octubre de 2008