Archivado en Comunicados, Empleo, Condiciones de trabajo

Las prolongaciones de jornada nos cuestan empleos


Reloj de arena que no avanza

Las prolongaciones ilegales de jornada, además de constituir un fraude, han conllevado la destrucción masiva de puestos de trabajo en el Sector. Esto se traduce en un exceso de carga de trabajo y en un aumento de la presión comercial.

[...]



pdf
print
pmail

Comunicado en PDF



La extensión no retribuida de la jornada laboral constituye una de las formas más graves de precariedad y de fraude a la Hacienda Pública y la Seguridad Social, además de suponer un elevado coste en puestos de trabajo. La elevada dimensión de este problema justifica sobradamente la decisión de establecer un registro obligatorio de la jornada laboral.

Hoy mismo la prensa se hace eco de la incidencia de las prolongaciones de jornada en el Sector Financiero andaluz, cifrada por CCOO en más de 800 empleos durante el año 2018. Y esto se produce en un contexto de pérdida de empleos y desmantelamiento de oficinas. Ya se ha perdido cerca del 40% de la red existente en los momentos previos a la crisis de 2008.

Cifras similares arrojan los estudios realizados en todo el territorio nacional. Y la reestructuración, lejos de terminar, continúa haciendo estragos en el Sector.

En las oficinas de Unicaja sufrimos las consecuencias de esta disminución del empleo: excesos de cargas de trabajo y presiones comerciales desmedidas. Y esto añadido a las crecientes necesidades de formación y unos medios técnicos insuficientes.

Por eso es importante que las prolongaciones de jornada no resten aún más empleos.

Lo cierto es que hoy estamos en disposición de negociar un sistema de registro horario que evite las prolongaciones ilegales de jornada tanto sectorialmente, en el Convenio Colectivo, como en el entorno de cada Banco. Y esto es así gracias a la lucha protagonizada desde hace años por CCOO en el Sector Financiero, pública, judicial y ante las Inspecciones de Trabajo. El último hito en esta lucha tuvo lugar el pasado 14 de mayo, cuando el Tribunal de Justicia Europeo, a instancias de una demanda de CCOO, sentenció la obligación de implantar un sistema objetivo, fiable y accesible que permita computar la jornada laboral diaria (ver comunicado).


En CCOO luchamos para mejorar las condiciones de todos los trabajadores y trabajadoras. Hay una gran diferencia entre quienes luchan para hacer posibles los cambios y entre quienes los acompañan.