Archivado en Mujeres e Igualdad

8 de Marzo, ¬°Vivan las trabajadoras del textil!


Metiendo Bulla. - Joaqu√≠m Gonz√°lez MuntadasDirector √Čtica Organizaciones SL. - Homenaje de este blog a Mar√≠a Muntadas Nadeu (1925--2015). 
"Por cada mujer fuerte, cansada de tener que aparentar debilidad, hay un hombre d√©bil cansado de tener que parecer fuerte". (An√≥nimo)


pdf
print
pmail
Se acerca el 8 de Marzo y, como cada a√Īo, los medios de comunicaci√≥n dedicar√°n p√°ginas, programas e informativos especiales dedicados al D√≠a de la Mujer, dando cuenta de las m√ļltiples iniciativas y actos que con motivo de esta fecha se realizar√°n a lo largo y ancho de nuestro pa√≠s. Mientras, seguir√°n sin resolverse en los centros de trabajo, en la sociedad y en el mundo, discriminaciones, abusos, violencia hacia las mujeres. Queda mucho por hacer y por luchar. 

Para muchas personas en todo el mundo el 8 de Marzo es un d√≠a para recordar a aquellas obreras textiles que en el invierno de 1857 salieron a las calles de Nueva York, y a las m√°s de 15.000 que en marzo de 1908, medio siglo m√°s tarde, marcharon por la misma ciudad al grito de ?¬°Pan y rosas!?, sintetizando la exigencia de mejora de sus condiciones de trabajo, de una jornada laboral de 8 horas, de igualdad salarial, cuestiones pendientes a√ļn hoy en muchas empresas, y por el derecho de las madres a amamantar a sus hijos durante las 10 horas de trabajo. Y un d√≠a de homenaje a las 140 obreras que fueron asesinadas en la madrugada del 25 de marzo de 1911 al arder la f√°brica textil Triangle Shirtwaist en la que trabajaban, porque los propietarios hab√≠an bloqueado todas las salidas. 

El 8 de Marzo es una buena fecha para reivindicar el trabajo de miles de mujeres sindicalistas luchadoras del textil y la confecci√≥n de todo el mundo. Sindicalistas que han escrito p√°ginas heroicas del movimiento sindical que en la mayor√≠a de las ocasiones, injustamente, no consta en los libros. Luchadoras de ayer en los talleres e industrias europeas y de EEUU, que hoy siguen escribiendo sus luchas en el norte de √Āfrica, en Asia, en las maquilas de Centro Am√©rica, mujeres que son la principal riqueza de sus pa√≠ses, que tejen y cosen para las grandes marcas de la moda, que crean sindicatos y luchan por unas condiciones dignas de trabajo y de vida. 
Este 8 de Marzo es una buena ocasi√≥n para recordar la gran  importancia que tuvieron para el movimiento obrero de nuestro pa√≠s, y para los derechos de las mujeres trabajadoras, las duras huelgas que en los a√Īos 1976 y 1977 protagonizaron las m√°s 6.000 trabajadoras de la empresa Induyco de Madrid en defensa de unas reivindicaciones tan antiguas, pero tambi√©n tan actuales, como la mejora del salario y la reducci√≥n de la jornada, la creaci√≥n de una guarder√≠a, el cobro del cien por cien del salario real durante el embarazo, la supresi√≥n de las categor√≠as  profesionales discriminatorias, la igualdad salarial para trabajos de igual valor, el respeto personal y el fin del autoritarismo empresarial.  

Y fue otro 8 de marzo, en este caso del a√Īo 1977, cuando se escrib√≠a otra p√°gina de la historia de la lucha sindical y por los derechos de la mujer. Ese d√≠a las cientos de huelguistas de Induyco, reunidas en asamblea en la iglesia de Moratalaz (Madrid), acordaban terminar su dura huelga que hab√≠a durado m√°s de un mes. 

Las trabajadoras de Induyco protagonizaron una dura lucha en esta empresa que sembr√≥ una cultura sindical de di√°logo y acuerdos que, con las crisis y problemas vividos en el textil, ha representado una referencia positiva para el conjunto de este sector industrial. Una semilla de la que brot√≥, durante d√©cadas, una representaci√≥n sindical que, desde una s√≥lida afiliaci√≥n a los sindicatos, ha sido un ejemplo de activismo por sus conquistas en favor de los derechos de la mujer y de compromiso con todas las luchas sociales. 

M√°s all√° de los actos institucionales que se celebrar√°n el 8 de Marzo, ser√≠a bueno no olvidar que empez√≥ siendo el ?D√≠a de la Mujer Trabajadora?. Y con ello poner luz a las miles de luchas y al sacrificio de millones de mujeres trabajadoras de todo el mundo, protagonistas de la historia del movimiento sindical, que han quedado ocultas en demasiadas ocasiones, como una discriminaci√≥n m√°s hacia la mujer. Es una buena ocasi√≥n para renovar compromisos e impulsar nuevas iniciativas, desde la acci√≥n sindical, social y pol√≠tica, para la defensa de tantos derechos a√ļn pendientes por conquistar en el trabajo y en la sociedad. Por esto, a la vez que hemos querido recordar como un ejemplo m√°s entre muchos la lucha de las trabajadoras de Induyco por los derechos de la mujer, queremos gritar: ?¬°Vivan las obreras del textil! ¬°Viva la lucha de todas las sindicalistas del mundo!