Archivado en Comunicados, Prevision Social

Historia personal de una prejubilación


08 02 06 "Te sientes sola, indefensa y coaccionada". Reproducimos íntegramente el escrito que nos ha entregado una empleada prejubilada de Banco Sabadell. (PDF:Cast.)


pdf
print
pmail





Historia personal de una prejubilacion

" Te sientes sola, indefensa y coaccionada"





"Voy a relatar mi breve trayectoria por el todopoderoso Banco Sabadell, con su "arma letal" el Dpto. de Recursos Humanos, perdón me he equivocado, Inhumanos.

Nos aseguraron que no tuviéramos "miedos" que tendríamos trabajo y que seríamos bien acogidos. Mal presagio era este mensaje, ya que desde Banco Atlántico nos habían anunciado, a un grupo de gente, que no teníamos Departamento asignado... mal augurio.



Tras la famosa fusión en diciembre de 2004, me enviaron a un Departamento que me gustó mucho. Fui bien recibida, pues desde hacía tiempo precisaban una persona. Hice múltiples cursos y concretamente dos específicos para el trabajo de ese Departamento. Cuando ya empezaba a dominar el trabajo, tras una comida con la Sección organizada por el Responsable para ratificar mi integración en la misma, una fatídica llamada de Recursos Inhumanos me sacó de mi alegría. Me comunicó que tenía que trasladarme a otra sección. Incrédula de mi, le respondí que debía tratarse de un error y tras consultarlo con la Dirección del Área me confirmó que no era tal, que ya tenía su parte correspondiente de personas provenientes de Banco Atlántico y que no sabía muy bien como había llegado allí, que no necesitaban más personal para esa Sección y que ni siquiera estaba previsto. Nadie entendía nada.



Me personé en el nuevo destino, indicándome con claridad que era "provisional". Después de unos meses volví a recibir una llamada de Recursos Inhumanos, mi destino: otro Departamento "provisional".



Llegué al nuevo puesto en junio, sin mesa ni PC, realizando trabajos poco importantes de archivo y de grabación, indicándome sólo lo imprescindible para realizarlo. Suerte tuve que había gente que estaba de baja por maternidad o enfermedad, por lo que pude ocupar una mesa, siempre "provisional".



Hace unas cuatro o cinco semanas se me enseñó un trabajo y me asignaron un PC, aunque con mesa compartida con un compañero y, claro está, me ilusioné. Creí nuevamente, ilusa de mi, que era una buena señal. Recibí una nueva llamada de los Inhumanos haciéndome una oferta para DESPEDIRME.



Antes hablé con la jefa del Departamento para saber mi situación en el mismo, ya que en ese momento tenía un trabajo asignado. Me recordó que era "provisional" y aunque estaba contenta conmigo, no estaba en sus manos hacer nada... pertenecía a Recursos Inhumanos. Ante tal expectativa fui a escuchar su "oferta" y después de mucho pensarlo, llegué a la conclusión de que ya que no quieren ni les interesa encontrarme un puesto de trabajo, decidí dar el SI a la coacción a la que me tenían sometida.



Te sientes sola e indefensa y además oyes decir que el año próximo la oferta será peor. Cuando te hacen esa propuesta sabes que estás en una LISTA NEGRA, te irán cambiando constantemente de puesto de trabajo... puedes decir NO, pero... este "pero" es de miedo.



Tengo 55 años, soy cara para la empresa y además, repito, no quieren ni se preocupan de que tenga un puesto de trabajo. Buena candidata. Es una tela de araña tejida con premeditación para terminar con tu trayectoria laboral e ir mermándote anímicamente. Repito, te sientes sin protección, incluso por los Comités, que sólo dicen que no pueden hacer nada, que es la política del banco. Lástima, toda la vida sindicada para llegar a este final.



Yo diría que rayan en la ilegalidad y no hay ganas ni fuerza que les impida llevarlo a cabo sin ningún miramiento ni sensibilidad e importándoles muy poco tu situación personal. Su misión es exterminar a gente, cuantos más números mejor, de cualquier forma y manera, les sale barato.



Ya se que no servirá de nada mi historia e incluso algunos creerán que fui "cobarde", pero lo explico a petición de una persona, representante de CCOO, que me rogó lo hiciera y manifestara para expresar que no es verdad la frase de la que la dirección de la empresa siempre se vanagloria: "todos se van contentos". Nos vamos indignados por los pocos escrúpulos que tiene el Banco con su personal. Un Banco que es "líder" en inhumanidad y en condicionar tu futuro a su libre albedrío. Pero, eso sí, con mayúsculos beneficios, distinguidos y premiados por sus actividades e iniciativas, ¿serán éstas los DESPIDOS...?"