Archivado en Comunicados, Salud Laboral

Revisiones m茅dicas


19 04 04 El empresario ha de garantizar a sus trabajadores la vigilancia peri贸dica del estado de salud en funci贸n de los riesgos inherentes del trabajo. (PDF:Cat. / Cast.)


pdf
print
pmail

Revisiones m茅dicas


El empresario ha de garantizar a sus trabajadores la vigilancia peri贸dica del estado de salud en funci贸n de los riesgos inherentes del trabajoHasta el a帽o 2002, todos los trabajadores ten铆amos el derecho a una revisi贸n medica cada dos a帽os. Esta revisi贸n era de car谩cter general y asumida por la mutua patronal que la empresa ten铆a contratada. Pero, a partir del 2002, y en cumplimiento de lo que dice la Ley de Prevenci贸n de Riesgos Laborales esta revisi贸n tiene una modificaci贸n substancial: el empresario ha de garantizar a sus trabajadores la vigilancia peri贸dica del estado de salud en funci贸n de los riesgos inherentes del trabajo.



En el Banco Sabadell, como seguramente sabr茅is, se ha estipulado que las revisiones m茅dicas se hagan con una periodicidad de tres a帽os para las personas m谩s j贸venes de 30 a帽os, de dos a帽os para los trabajadores de 31 a 44 a帽os y anual para los trabajadores de m谩s de 45 a帽os. En un principio, poco podemos decir, s贸lo que resulta parad贸jico esta distribuci贸n por franjas de edad, ya que entendemos que un riesgo laboral tanto incide en una persona de 20 a帽os como en otra de 50.Existe un protocolo elaborado por el Ministerio de Sanidad que establece como pruebas b谩sicas la valoraci贸n de la funci贸n visual, la valoraci贸n 贸steo muscular y la valoraci贸n de la carga mental y que el Banco de Sabadell no lo tiene en cuentaSin embargo, 茅sta premisa coge m谩s fuerza al analizar el tipo de revisi贸n que nos hacen. Existe un protocolo elaborado por el Ministerio de Sanidad que estipula como ha de ser la revisi贸n medica de los trabajadores que su tarea principal es el trabajo con pantallas de visualizaci贸n de datos, como es nuestro caso. Como se puede suponer, en esta empresa se incumple. En este protocolo se establece como pruebas b谩sicas la valoraci贸n de la funci贸n visual, la valoraci贸n 贸steo muscular y la valoraci贸n de la carga mental. En las revisiones m茅dicas contratadas por el Banco no se tienen en cuenta estas pruebas, ya que la empresa ha optado por un sistema m谩s estandarizado y posiblemente m谩s econ贸mico.



Hay otros aspectos a considerar como la uniformidad de la revisi贸n medica a todos los empleados. Consideramos que es tan empleado del Grupo Banco Sabadell una persona que est茅 trabajando en Madrid o en Sabadell o en M谩laga y, en cambio, el tipo de revisi贸n efectuada no siempre es la misma. Otro aspecto a destacar son las condiciones del lugar donde se realiza esta revisi贸n as铆 como el posible desplazamiento. Hay personas que pueden hacer la revisi贸n en el mismo edificio donde trabajan y en cambio otras se han de desplazar m谩s de 100 km sin que la empresa ponga los medios necesarios ni abone el coste que esto supone a los trabajadores, por lo que es totalmente injusto y haremos lo que sea necesario para modificar esta situaci贸n.Hay personas que para hacer la revisi贸n medica se han de desplazar m谩s de 100 km sin que la empresa ponga los medios necesarios ni abone el coste que esto supone a los trabajadoresSi analizamos el porque de este cambio de querer relacionar las revisiones con los riesgos a los que estamos expuestos en nuestro lugar de trabajo, tiene el sentido de que se detecten situaciones an贸malas y corregirlas. Cuesti贸n que en esta empresa de momento tampoco se hace.



Si damos un paso m谩s en nuestra denuncia, observamos que ahora la empresa niega el derecho a hacer la revisi贸n medica a un grupo de personas que en su d铆a no dieron su autorizaci贸n al Servicio de Prevenci贸n para la manipulaci贸n de sus datos m茅dicos.



Por lo tanto, desde CCOO, diga lo que diga la empresa, seguiremos reclamando que todos los empleados, sin excepciones tengan derecho a una revisi贸n m茅dica en condiciones y que esta revisi贸n sea seg煤n lo que se ha estipulado por los organismos oficiales que en definitiva son los que entienden de esta materia.


Sabadell, abril de 2004