Reformas oficinas

Archivado en Comunicados, Salud Laboral

Reformas oficinas


25 02 04 Se vuelven a reproducir los mismos riesgos detectados anteriormente.La verdad es que parece imposible, pero ésta es la realidad. Han pasado 5 años y nos encontramos en el mismo lugar. (PDF:Cat. / Cast.)



pdf
print
pmail





Reformas oficinas

"mucho ruido y pocas nueces"







Seguramente recordaréis que durante los meses de septiembre y octubre denunciamos el estado deplorable en el que se encontraban una serie de oficinas que las que se estaban haciendo obras, el sufrimiento de los empleados afectados y la poca sensibilidad de la empresa.



Ahora hemos entendido el porque de todo ello. Ilusos de nosotros. Desconocíamos que lo que quería la empresa era hacer pasar a los empleados por unas situaciones límite, seguramente para que adquirieran bagaje y así después valoraran mejor las nuevas condiciones de trabajo. Como si se tratara de un concurso televisivo en que una serie de personajes viven situaciones límite y absurdas.



Nuestra perversidad nos lleva a pensar: ¿Tanto ruido para tan pocas nueces?



Evidentemente, las realidades de las oficinas reformadas han cambiado, ¡solo faltaría! Sin embargo ¿hay una relación equitativa entre el coste humano y el económico de las reformas con el resultado de las mismas? Contundentemente; ¡NO!



Y para argumentarlo utilizaremos las evaluaciones de riesgos. Como sabéis, han pasado por todas las oficinas técnicos de una empresa externa subcontratada por el propio banco, han valorado las condiciones de trabajo y han hecho un informe con los riesgos laborales detectados. Luego la empresa, teóricamente, tendría que haber actuado para aplicar las medidas correctoras pertinentes y eliminar o paliar los riesgos detectados.



En concreto, durante el primer trimestre de 1999 se hicieron las evaluaciones de riesgos de la mayoría de oficinas. De estas evaluaciones se detectaron una serie de riesgos como, por ejemplo: cables eléctricos sueltos, problemas de temperatura y de humedad relativa, problemas de iluminación, problemas de espacio debajo de la mesa de trabajo, sillas no ergonómicas, ubicación inadecuada del PC, impresora, teclado, etc. Éstos eran los riesgos ya conocidos por todos, pero la evaluación de riesgos hizo aflorarlos para el conocimiento de la empresa.



Teóricamente, la empresa tendría que haber aplicado las medidas correctoras adecuadas para solucionar estas situaciones, lo que no hizo. No obstante lo que es más esperpéntico es que encargan a un "iluminado" del diseño el proyecto de una nueva oficina, se hacen las reformas pertinentes para adecuar las oficinas a este nuevo diseño, se hace la correspondiente evaluación de riesgos y ¡el resultado es fantástico! Se vuelven a reproducir los mismos riesgos detectados anteriormente.



La verdad es que parece imposible, pero esta es la realidad. En 5 años hemos dado la vuelta al circulo y nos encontramos en el mismo lugar. Eso es gestionar bien los recursos.



Y ante este panorama, ¿que piensa hacer la empresa de todo ello? Y el Servicio de Prevención, ¿dirá algo al respecto? Como hemos dicho anteriormente se ha mejorado la imagen de la oficina, pero las condiciones de trabajo siguen siendo las mismas, eso sí, ahora somos más modernos. La verdad es que en este mundo en el que vivimos la imagen es la imagen y el resto de cuestiones no tienen importancia. El Grupo Banc Sabadell nos lo recuerda día tras día.





Sabadell, febrero de 2004