Archivado en Empleo, ERE

Juan Jos茅 Giner Mart铆nez Ex-Secretario General de las CCOO del Sector Financiero de la Federaci贸n de Servicios

ERE de los Bancos Popular y Pastor: 0 bajas forzosas


Protestas ERE Banco Popular
Bolet铆n Acci贸n Sindical CCOO  El ERE del Banco Popular (B.Popular + B.Pastor) es el 煤ltimo ejemplo de que el sector financiero sigue en reestructuraci贸n continua. El n煤mero de trabajadores bancarios en Espa帽a a 31 de diciembre de 2008 era de 280.000, mientras que nuestra estimaci贸n para final de 2016 es de 187.000, es decir una disminuci贸n de m谩s de un tercio.


pdf
print
pmail
Se confunde a veces a la opini贸n p煤blica con el n煤mero de oficinas, donde es cierto que a煤n tenemos lo que se viene en llamar "exceso de capacidad instalada" y se intentan justificar as铆 cierres y m谩s cierres, tocando ya a poblaciones donde no hay otra alternativa y profundizando en la exclusi贸n financiera geogr谩fica. La exclusi贸n financiera v铆a comisiones y gastos por mantener y usar los servicios financieros b谩sicos es otra cuesti贸n. El Popular cerrar谩 m谩s de 300 oficinas de las 1.800 que ten铆a, un 17%.

Sin embargo, el dato importante es que Espa帽a es el cuarto pa铆s por la cola de la Eurozona en n煤mero de bancarios en proporci贸n a la poblaci贸n. En concreto, 42,3 por cada 10.000 habitantes cuando la media es de 59. Solo por delante de Finlandia, Eslovaquia y Estonia, porque en estos pa铆ses no tienen su sede bancos multinacionales como el Santander o el BBVA en Espa帽a.

En el Popular se plante贸 de inicio una reducci贸n de 2.894 personas sobre una plantilla de 12.910, un 22%. Necesitamos m谩s bancarios, no menos.

Los avances tecnol贸gicos y de la banca digital tienen que ver con esta reducci贸n, aunque estos avances tambi茅n se hacen en otros pa铆ses de Europa, as铆 como la persistencia de la crisis econ贸mica, porque no hay recuperaci贸n palpable, o el mantenimiento de los tipos cero en el sistema, que lastra los resultados. Pero en Espa帽a, adem谩s, ha aumentado aceleradamente la concentraci贸n de entidades, y esta es tambi茅n una de las claves del ERE del Popular. CCOO defendemos que siga siendo un banco independiente, por la defensa del empleo y por la funci贸n que de servicio a la econom铆a real del pa铆s debe cumplir el sistema financiero.

Necesitamos m谩s bancos, no menos Cuando se anuncia el ERE del Popular, la primera estrategia de CCOO consiste en deslegitimar el n煤mero de salidas, porque el n煤mero anunciado impide que el banco siga funcionando, es de tal calibre que ni siquiera el cierre de oficinas o la simplificaci贸n organizativa permiten pensar que el banco pueda seguir siendo operativo.

Es decir, que una reducci贸n de plantilla en esos n煤meros es una preparaci贸n para integrarlo en otro banco. Con esta visi贸n logramos consenso, de tal forma que se comparte por toda la plantilla, pero tambi茅n por los medios especializados. Lo que obliga al banco a dar una nueva cifra, en este caso de 2.592.

El nuevo objetivo es importante porque en realidad dentro de ese n煤mero hay dos: por un lado la posibilidad de que las salidas para las personas con 57 a帽os o m谩s puedan asimilarse a una prejubilaci贸n, y en ese tramo hay 2.000 personas. Lo que se logra es que las salidas indemnizadas pasen de 894 a 592, una reducci贸n de un tercio.

A partir de ah铆, la negociaci贸n se centra en las condiciones de salida. Se suceden las concentraciones en las puertas de las oficinas, en todas las provincias, a la vez que se multiplican las visitas de explicaci贸n por todo el territorio, para presionar en la negociaci贸n.

Para el desbloqueo final hay que convocar huelga, que finalmente no lleg贸 a ser necesaria. El acuerdo se alcanza con CCOO dos d铆as antes del final de plazo. Se instrumenta, para los asimilados a prejubilaci贸n, mediante un porcentaje sobre salario bruto anual, m谩s el convenio especial de la Seguridad Social, hasta los 63 de edad.

Con una nueva f贸rmula, propuesta por nosotros y ensayada en otros casos, de una excedencia por tres a帽os, con garant铆a de retorno, con c贸mputo de antigu?edad y con una compensaci贸n anual de 15.000 euros.

Y para las bajas indemnizadas se acuerda un sistema de voluntariedad con 35 d铆as de salario, pero a帽adiendo una prima de 500 euros por a帽o y otra prima de voluntariedad que va de 7.500 euros a 25.000 euros.

El acuerdo se suscribe por el 86% de la representaci贸n sindical. CCOO tenemos la mayor铆a de la confianza de los trabajadores con el 45%, firman tambi茅n SEGRUPO, UGT, FITC y AMYC. Solo se quedan fuera los no-firmantes-permanentes: CGT, CIG, ELA y LAB. El liderazgo de CCOO en las propuestas, las movilizaciones y el acuerdo ha sido patente, pero tambi茅n cuidando la imagen del banco, zarandeado en bolsa hasta el extremo, con p茅rdidas para los accionistas de casi el 70% de su valor desde primeros de a帽o, hasta el punto de que el propio banco en su nota de prensa inusualmente destaca "la disposici贸n positiva de la representaci贸n de los trabajadores, que ha demostrado gran profesionalidad y sentido de la responsabilidad en la defensa de los intereses de los empleados".

La demostraci贸n de que el acuerdo, siendo un ERE, es compartido por la plantilla se ve a las dos semanas, cuando el n煤mero de adscripciones voluntarias supera los cupos establecidos, de tal manera que hay que denegar m谩s de doscientas peticiones de salidas v铆a prejubilaci贸n.

El Banco ejecutar谩 las medidas antes de fin de a帽o y todo el coste repercute en las p茅rdidas esperadas en 2016. CCOO hacemos un seguimiento de su correcta aplicaci贸n.

Pero sobre todo vamos a cuidar de los 10.000 trabajadores que quedamos en Popular+Pastor, de su futuro, de su empleo, de su desarrollo profesional, de sus condiciones de trabajo... Vamos a seguir defendiendo, con los medios a nuestro alcance, un Banco Popular independiente, lo que es bueno para el empleo pero tambi茅n es imprescindible para el sector financiero que necesitamos