Archivado en

CCOO Asepeyo

Corbacho anuncia una reforma para evitar jubilaciones a los 48 años


Tras no poder frenar el ERE de Telefónica, Trabajo propondrá hoy un cambio en la ley.



pdf
print
pmail

15-01-2009 - Se acabó el aprovechar los expedientes de regulación de empleo para dejar en la calle a personas con buena parte de su vida laboral por delante. El debate se abrió después de que Telefónica anunciara en octubre su intención de prejubilar a trabajadores a partir de los 48 años.

Entonces, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, dijo estar «totalmente en contra» de decisiones de esa naturaleza. «No me parece serio que una empresa que de momento por los datos que apuntan no está en pérdidas quiera presentar un expediente de regulación de 48 años», añadió.

Trabajo aceptó en noviembre el ERE de Telefónica, a cambio de que desapareciera el límite de edad para acogerse al plan. Pero eso no evita que salgan de la empresa los mismos trabajadores que sin quitar el límite. Fue una mera cuestión cosmética, ya que la legislación no permitía ir más allá.

Por eso, el Gobierno quiere ahora poner coto a esos ERE. Anoche, en declaraciones al programa de TVE 59 segundos, Corbacho afirmó que «mañana (por hoy), voy a anunciar, precisamente, que voy a llevar a la mesa del diálogo social el que reflexionemos y reformemos algunos puntos de los ERE», y uno de esos puntos será el acabar con las prejubilaciones a edades como la que planteó Telefónica. «Yo estaré de acuerdo en reformar, precisamente, el que los 48 años no sea una cultura para sacar a la gente del mercado de trabajo», añadió el ministro.

Corbacho también explicó lo que pretende hacer el Ejecutivo ante el deterioro constante del mercado de trabajo. Después de que el paro haya crecido en un millón de personas en el último año, el titular de Trabajo avanzó que antes de finalizar el mes de enero convocará una reunión de la comisión de seguimiento del diálogo social.

Esa cita, agregó el ministro, servirá para hacer balance de las reuniones de las diferentes mesas de diálogo que se abrieron a principios de septiembre (ninguna ha dado frutos relevantes) y para establecer que habrá una reunión cada dos meses para evaluar el desarrollo de los contactos entre el Gobierno, las patronales y los sindicatos.

Estas reuniones, «a partir de estos momentos, las voy a presidir yo. Vamos a dar un impulso, y yo creo que los agentes sociales también coinciden en ello, que hay que dar un impulso al diálogo social, y he tomado la decisión, que no era habitual, que no era seguramente costumbre, de ponerme al frente para dar ese impulso».

Pero, a renglón seguido, Corbacho echó por tierra la relevancia de esas reuniones. «Tampoco esperemos que el diálogo social vaya a resolver los problemas de la crisis financiera a nivel mundial.Pero sí que hay mucho trabajo por hacer, y seguramente en estos momentos hay necesidad de trabajar mucho». Eso, seguro, es lo que les gustaría a los más de 3,1 millones de parados: trabajar.

JUAN EMILIO MAILLO
El Mundo


 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]