Archivado en

SALUD LABORAL

El Supremo amplía la enfermedad laboral por inhalar amianto


En su sentencia, el Supremo declara “evidente” que, una vez demostrado que la enfermedad fue provocada por la inhalación prolongada de amianto en el trabajo, el cáncer de laringe no puede quedar excluido de ese catálogo de dolencias de tipo profesional


pdf
print
pmail
El Tribunal Supremo (TS) ha reconocido por primera vez como enfermedad profesional un cáncer de laringe del que murió un estibador del puerto de Barcelona y que le fue provocado por la inhalación continua de amianto en el lugar de trabajo.

La sentencia revoca un fallo anterior del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que había dado la razón al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), y estima el recurso presentado por la viuda del trabajador portuario, a quien concede la pensión correspondiente por muerte provocada por enfermedad laboral, según informa EFE.

La Seguridad Social rechazó las pretensiones de la viuda, representada por los abogados del Colectivo Ronda, porque el cáncer de laringe no está expresamente reconocido como enfermedad laboral en la relación de enfermedades catalogadas como profesionales, aunque sí lo está el de pulmón provocado por inhalación de amianto.

En su sentencia, el Supremo declara “evidente” que, una vez demostrado que la enfermedad fue provocada por la inhalación prolongada de amianto en el trabajo, el cáncer de laringe no puede quedar excluido de ese catálogo de dolencias de tipo profesional. “Si una simple irritación de las vías respiratorias se puede considerar como enfermedad profesional, con mucha más razón ha de encuadrarse en dicho concepto la más grave dolencia del cáncer de laringe producido por la prolongada exposición a la irritación del polvo de amianto”, añade la sentencia.

Este fallo supone un logro para el centenar de trabajadores de los puertos de Tarragona y Barcelona que hace años acuden a los tribunales para que se reconozca que la inhalación continuada de amianto provoca, además del cáncer de pulmón y asbestosis, otros cánceres como el de laringe, estómago y próstata. El Tribunal Supremo dio la razón por primera vez en el año 2004 a tres portuarios de Barcelona afectados de asbestosis y cáncer por haber inhalado polvo de amianto.

Expansion